Público
Público

'Jordi', uno de los agentes captadores de confidentes o "la bestia negra de los movimientos sociales"

Los supuestos agentes de los cuerpos de seguridad del Estado que intentaron reclutar a Quim Gimeno buscaban información del Ateneu La Base, en el Poble-Sec de Barcelona.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Portada de 'La Directa'

BARCELONA.- Uno de los dos miembros del "cuerpo de seguridad del Estado" que intentaron captar al activista Quim Gimeno como confidente es, según publica este miércoles la revista La Directa, un histórico inspector del Grupo VI de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional española. Según el testimonio de ocho personas, que lo identifican como Jordi, este supuesto inspector se convirtió en "la bestia negra de los movimientos sociales" hace una década. Relacionado con interrogatorios y seguimientos a activistas que habían sufrido represión, el libro Crónicas del 6 (Editorial Virus), de David Fernández (ex diputado de la CUP y ex periodista de La Directa), recoge los episodios donde participó el Grupo VI de la Brigada Provincial de Información comandada por Jordi. Por ejemplo, la revista señala que este supuesto inspector y sus hombres esgrimieron las pistolas para generar pánico en un desalojo de una casa okupa del barrio de Sants en 1998.

La captación de confidentes parece que viene de lejos. La Directa ha recogido el testimonio de una activista que también fue presionada por Jordi desde 1998 —cuando fue detenida por negarse a entregar una cámara de fotos a los agentes en una protesta antifascista— y de un joven detenido en 2004 junto con otros chicos: "Se presentó como Jordi, me sacó un dossier y me dijo que sabía quién era y cuánto tiempo llevaba haciendo cosas", relata el joven. "El jefe del Grupo VI pasó un número de teléfono escrito en un pedazo de papel a uno de los chicos que se encontraba en la celda. Un tiempo después, Jordi le llamó para proponerle que colaborara con ellos. Se negó. Los detenidos denunciaron los agentes por coacciones y amenazas y lograron sentarles en el banquillo de los acusados ​​durante un juicio que se celebró en 2008", relata La Directa.

La revista ha contactado con seis testigos de esa época —tres detenidos, dos abogados y un periodista— y todos ellos manifestaron su convicción de que el hombre fotografiado durante los encuentros con Gimeno es Jordi.

Objetivo: Ateneu La Base

La Directa también publica este miércoles que la principal misión que los dos supuestos miembros de la "seguridad del Estado" encargaron a Gimeno se centraba en el Ateneu La Base, en el barrio de Poble Sec de Barcelona. El objetivo de la investigación era cualquiera de las personas que pasaran por ese espacio: "Si tiene llave y abre y cierra, si es de los que va a menudo o no, si es de los que está detrás de una campaña o no, si es activo o no es activo, si va a tomar cervezas o se lo curra... Estas consideraciones que tú conoces de primera mano".

Uno de los supuestos agentes recomendó a Gimeno que sacara información de terceras personas: "Personas que conozcas, amigos que ya tengas. Aprovechar una campaña (...), una formación, un concierto, una cafeta, una cena vegana...", señala La Directa.

El Ateneu La Base ha denunciado que "este tipo de maniobras demuestran que hay un interés por reprimir y criminalizar personas que se organizan para atacar este mundo abocado a la miseria y construir uno nuevo". En un comunicado, defiende que "los poderes del Estado y los medios de comunicación utilizan el discurso del terrorismo para justificar cualquier intervención policial y represiva" y afirma que hace años que conoce la existencia de ficheros ilegales de todas las personas que "se organizan al margen del Estado".

"El interés por reprimir y criminalizarnos no nos detiene", continúa el comunicado. "Seguiremos extendiendo el poder popular desde un pensamiento determinado, con una práctica cada vez más valiente. La Base no son cuatro paredes. No busquéis detrás de la barra, no busquéis amas de llaves, ni líderes de campañas"