Público
Público

Jordi Pujol Ferrusola ha escondido a la Justicia 14 millones de euros

Un informe de la Udef revela que el primogénito de la familia del expresident y su exesposa realizan una “despatrimonialización insistente y continuada” desde que son investigados a base de desviar su fortuna al extranjero.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:

Jordi Pujol Ferrusola, en una imagen de archivo a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente catalán, ha ocultado a la Justicia 14 millones de euros en otros países por medio de una serie de operaciones encaminadas a despatrimonializarse que realiza desde que se le investiga en el año 2012.

Así lo asegura un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía que ha sido dirigido al juez central de instrucción 5, José de la Mata, y que está fechado el 7 de marzo de 2017.

La Policía señala que Pujol júnior y su exmujer Mercé Gironés realizan "una estrategia insistente y continuada de despatrimonialización en España" desde que se les abrió una investigación judicial a base de desvío de capitales e inversiones en el extranjero ocultas a los investigadores.

“Esta Instrucción Policial calcula, realizando un cálculo aritmético que se han evadido 9.461.861,11 dólares USA y 5.242.607,68 euros”, sostiene la Udef, “considerando exclusivamente el periodo que discurre desde el comienzo de la investigación judicial que V.l. dirige”, dice el informe al juez De la Mata.

Esta cuantía es fruto de la suma de los siguientes conceptos: “capitales que estaban en España y se han desviado fuera de nuestras fronteras; capitales que estaban en Andorra evadidos en julio de 2014 con destino México”, así como “derechos de cobro en el extranjero, fundamentalmente en México, por préstamos que tenían las sociedades pantalla de JPF y Mercé GIRONES (sic), y que en buena lógica económica debieran haberse reintegrado a España”, sostiene el informe de la Udef.

Estas operaciones tienen como destino, según la Udef, ocultar dicha fortuna ante futuros embargos judiciales por diversos delitos relacionados con la corrupción, blanqueo de capitales y delitos conexos. Estos delitos son "atribuibles fundamentalmente a Jordi Pujol Ferrusola y Mercé Gironés Riera, además de un amplio abanico de personas físicas y jurídicas que coadyudan para cada uno de los diferentes negocios analizados", por lo que la Policía solicita del juez una serie de diligencias para ahondar en estas operaciones.

La Policía eleva a dos millones de dólares la transferencia que Jordi Pujol realizó en junio de 2015 a la entidad mexicana Banco Monex para "Plantaciones Forestales SA de CV". Ese mismo día, la constructora FCC transfirió 500.000 euros "a la misma persona jurídica". Por ello, la Udef solicita continuar con la investigación para encontrar la "lógica racional económica" a ambas operaciones "o en su caso desentrañar los potenciales ilícitos cometidos".

El documento suma también otros "mecanismos espurios" descritos en informes anteriores. Son operaciones ya publicadas y que están relacionadas con un ciudadano mexicano, transacciones cruzadas con su mercantil en México Ecrem, unos presuntos falsos préstamos a un ciudadano francés, la donación de bienes a la hija de Jordi Pujol y Mercé Gironés y posterior compra por parte de ésta de un bien inmueble a la empresa de su padre, así como las citadas transferencias a las sociedades mexicanas Plantaciones Forestales y Anzuelos Soluciones SA de CV y unos préstamos notariales.

Otros negocio incluidos en este cálculo de dinero evadido son operaciones a partir de la fortuna que tenía en Andorra, que apareció detallado en extractos del banco Andbank pedidos a esta entidad por el despacho que asesoraba a la familia Pujol, Cet Consultores.

Organización criminal

En los registros a ese despacho se incautaron varios archivos electrónicos de la cuenta de Júnior en Andorra, entre los que se encuentran documentos de Cet Consultores, que se habría hecho cargo del costo de unas solicitudes a AndBank por importe total de 36.135 euros, "si bien no consta el receptor de las mismas, que se sufragaron por transferencia bancaria, sin poder determinar quién y cómo se hizo cargo de esos importes, dejándonos no obstante de nuevo la idea del funcionamiento de la familia Pujol Ferrusola como una organización criminal".

En otro punto del informe, la Policía da credibilidad a las primeras declaraciones que hizo en 2013 el empresario argentino Gustavo Shanahan -luego se desdijo ante notario-  cuando aseguró que Jordi Pujol Ferrusola inyectó en el negocio del puerto de Ciudad Rosario, en el que ambos eran socios, al menos 12 millones de dólares de dinero negro procedentes de paraísos fiscales como Andorra, Panamá o Suiza.

El mismo día que Shanahan se desdijo, en 2015, recibió una transferencia de 110.000 dólares desde una cuenta del hijo mayor de los Pujol como supuesto resarcimiento por sus gestiones en la venta de dos empresas. Más adelante también lo negó ante el juez.

La Udef analiza el acuerdo privado entre Pujol Junior y Shanahan, donde "se establece una condición suspensiva, asociada al archivo de la causa penal" en la que está inmerso el primogénito de los Pujol y a la sanción de la Agencia Tributaria a la empresa vendida Ínter Rosario Port Services. Este acuerdo delimita también la posibilidad de que el empresario argentino sea llamado a declarar, pudiendo utilizar Jordi Pujol el acta Notarial que suscribió en Argentina, y que además fue entregado el mismo día de la firma del documento privado.

La Udef cree que la versión inicial de Shanahan era cierta y advierte de que pudo incurrir en un delito de falso testimonio: "Valoramos que existen indicios más que suficientes para que se exijan responsabilidades penales por estos hechos a los implicados", concluye antes de describir la estrategia de despatrimonialización con la que se han desviado 14 millones de euros.