Publicado: 15.07.2015 21:14 |Actualizado: 16.07.2015 23:01

José Luis Olivas, el conseller de Economía de Zaplana que se llevó 
siete millones de dólares a Suiza

Un informe de una agencia de detectives al que ha tenido acceso 'Público' atribuía en 2011 tres cuentas en Suiza al político y banquero, ex president de la Generalitat valenciana y responsable de la quiebra de Bancaja y Banco de Valencia. Olivas conoce la existencia del informe desde hace tres años y no se ha querellado contra los autores

Publicidad
Media: 4
Votos: 19
Comentarios:
José Luis Olivas, de conseller de Economía de Zaplana a llevarse siete millones de dólares a Suiza

José Luis Olivas y Eduardo Zaplana, en una imagen de archivo. 

VALENCIA/MADRID.- José Luis Olivas (Motilla del Palancar, Cuenca, 1952) personifica un capítulo de la historia de España. Abogado de formación, su figura es clave para entender cómo se saquearon las cajas de ahorro manejadas por la clase política española de las puertas giratorias. Ex concejal de Valencia y ex conseller de Economía, ex videpresident y ex president de la Generalitat, desde la década de los 90 fue la mano derecha de Eduardo Zaplana. En sus 20 años en el Govern se encargó de aumentar el poder político en las cajas de ahorro de la Comunidad, para pasar más tarde a dirigirlas gracias a las leyes que él mismo redactó. Puso dos de las tres principales instituciones financieras valencianas al servicio de la Generalitat del PP, dejando un agujero de más de 200 millones de euros.

La semana pasada la Audiencia Nacional ordenó su detención, así como la de otros seis ex directivos de entidades valencianas por apropiación indebida de 250 millones de euros, blanqueo, corrupción y falsedad documental en la operación Coral. El nombre de Olivas, que tiene otras tres causas abierta por la salida a bolsa de Bankia, la quiebra de Bancaja y Banco de Valencia y la ampliación de capital del Valencia, pertenece así a la lista de 114 ex cargos públicos valencianos imputados por delitos de corrupción. No es la única lista de la vergüenza donde aparecerá el nombre del ex president de la Generalitat, puesto que gracias a un informe criminológico al que ha tenido acceso Público, a partir de ahora se sumará al índice de políticos españoles con cuentas millonarias secretas en Suiza. 

Dicha documentación, que según ha podido averiguar este medio fue elaborada en 2011 por encargo de un grupo de perjudicados por la gestión de Olivas en las ya extintas Bancaja y Banco de Valencia, le adjudica 6,9 millones de dólares —6,2 millones de euros— en tres cuentas en el banco HSBC. Esta entidad saltó a todas las portadas a principios de 2015, cuando una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) reveló que este banco había ayudado a numerosos clientes a ocultar sus depósitos en el país helvético y, por tanto, evadir el pago de impuestos en sus países de origen. 

El informe refleja que una de las cuentas suizas de Olivas se abrió poco más de un año después de que Zaplana lo nombrara conseller de Economía, en agosto de 1996. También incluye información sobre otras tres cuentas a nombre del que fuera además vicepresidente de Bankia y consejero de buen número de empresas privadas. Una de ellas se encontraría en el banco Citifinancial, con un saldo de unos 129.000 dólares, y otras dos estaban en el Banco de Valencia, con unos 100.000 y 25.000 euros cada una. Los investigadores especifican en el texto que no pudieron encontrar "ninguna cuenta a su nombre en Bancaja", donde en 2011 Olivas ejercía de presidente. 

Extracto del informe criminológico sobre José Luis Olivas

Extracto del informe criminológico sobre José Luis Olivas



El informe de los detectives 

El informe sobre José Luis Olivas que obra en manos de Público consta de más de cien páginas y fue elaborado por los detectives privados de la agencia Distrito 46 con el apoyo de una agencia de Barcelona experta en blanqueo de capitales. Está formado por tres bloques de información diferenciados: sus vínculos societarios y patrimoniales; su patrimonio económico —que incluye la información con sus cuentas bancarias en paraísos fiscales como Suiza— y, por último, un tercer bloque que analiza a los promotores y los proyectos turísticos planificados en el extranjero por empresas españolas o mixtas financiados por Bancaja, presidida en aquel entonces por Olivas. En este último capítulo se incluye información sobre el proyecto Grand Coral, núcleo de la operación Coral en cuyo marco fue detenido el ex president de la Generalitat, que ya se encuentra en libertad.

El texto corrió como la pólvora en los círculos políticos y financieros poco después de su elaboración, llegando a las manos de los investigadores judiciales. En aquel momento los tribunales ya trabajaban en las denuncias de perjudicados por la gestión de Bancaja y las víctimas de la quiebra y ruina que supuso a los tenedores de acciones del Banco de Valencia, que perdieron todas sus inversiones en acciones por la nefasta y presuntamente delictiva gestión de los directivos de ambas entidades, con Olivas a la cabeza.

El propio ex presidente de Bancaja tuvo conocimiento del contenido de este informe por medios desconocidos. El 16 de julio de 2012 sus abogados presentaron una demanda de conciliación “previa a la interposición de querella por la comisión de delitos de calumnias e injurias”, dirigida contra un detective y su agencia, a quienes atribuía la autoría del mismo. El investigador demandado, a la sazón criminólogo y profesor asociado del Departamento de Derecho Penal de la Universitat de València, Juan de Dios Vargas, se acogió a su derecho a no declarar apelando al secreto profesional ante el titular del juzgado de Primera Instancia 7 de Valencia. De este modo quedó expedita la vía para las acciones legales anunciadas por los abogados del ex presidente de Bancaja.

Extracto del informe criminológico sobre José Luis Olivas

Extracto del informe criminológico sobre José Luis Olivas, que refleja sus cuentas en Suiza. 

Sin noticias de los abogados de Olivas

Han pasado tres años desde la demanda de conciliación y José Luis Olivas no ha presentado querella alguna, ni contra el detective ni contra su agencia, en relación al contenido del documento de investigación. De esta forma el ex president de la Generalitat confirmó la existencia del informe con su primera denuncia, pero no ha dado el paso de querellarse contra los autores. El texto que atribuye a Olivas las cuentas en Suiza, amén de otra serie de detalles sobre su persona que serán desgranados por Público, está originariamente redactado en inglés y cuenta con una copia adjunta en castellano.

Según ha podido saber este diario, la petición a los detectives de investigar el patrimonio económico y societario de José Luis Olivas, en tanto que cabeza visible y máximo responsable de la gestión de las cajas públicas valencianas saqueadas, obedecía a la creencia de la ley física de Lavoisier: la materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Si el dinero había desaparecido de los bancos era porque alguien se lo había llevado a otro sitio, o porque lo había convertido en otra cosa. Pero desde luego en algún sitio tenía que estar y había que tirar del hilo. Así se empezó pidiendo un informe sobre las cuentas bancarias de Olivas, opacas o no, en España o en el extranjero.