Publicado: 25.01.2014 08:58 |Actualizado: 25.01.2014 08:58

El juez Castro interroga a los peritos de Hacienda que no apreciaron delito fiscal de la infanta

También cita a declarar a un perito propuesto por Manos Limpias, a siete empresarios que pagaron a Urdangarin y la jefa del grupo de Delincuencia Económica.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, interroga este sábado, a partir de las 9.30 horas, a los tres inspectores de la Agencia Tributaria (AEAT) que exoneraron a la Infanta Cristina de defraudar a Hacienda a través de la empresa Aizoon, cuya titularidad comparte al 50% con Iñaki Urdangarin, al alegar que no se le puede considerar partícipe o cooperadora necesaria de los supuestos delitos cometidos por su marido al frente de la mercantil.

Junto a estos peritos, el magistrado también tomará declaración al propuesto por el sindicato Manos Limpias para rebatir las consideraciones del fisco, a la inspectora jefe del Grupo de Delincuencia de la Policía Nacional en Baleares, y a los representantes de siete empresas para las que Urdangarin realizó asesorías que facturó a través de Aizoon, y por las que ingresó 645.453 euros en 2007 y 494.156 un año después.

Finalmente, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma interrogará a un nuevo imputado en el marco del caso Over Marketing, cuyas pesquisas constituyen una ramificación del caso Gürtel en Baleares. Se trata del productor publicitario Alejandro Pedroche, quien había solicitado comparecer de forma voluntaria ante el magistrado.

En lo que a los inspectores de Hacienda se refiere, éstos pusieron de manifiesto en un informe que no existe "un sólo indicio incriminatorio" respecto a la hija del rey "más allá de ser titular en un 50% de la sociedad Aizoon". La AEAT sostiene que ni siquiera al inspeccionar la actuación "fraudulenta y evasora" de Urdangarin, a quien Hacienda atribuye el impago de más de 240.000 euros entre 2007 y 2008 del IRPF, se desprenden indicios de cooperación o complicidad por parte de su mujer.

Sin embargo, a juicio de la Audiencia Provincial de Baleares, que en mayo de 2013 abrió la vía para que la Infanta fuese investigada por delito fiscal y de blanqueo de capitales, tanto Urdangarin como su mujer se habrían beneficiado, como socios de Aizoon, de los ingresos procedentes del Instituto Nóos -que a su vez percibió, de forma presuntamente irregular, ingentes cantidades de dinero público- así como de los fondos supuestamente defraudados a Hacienda a través de la empresa de la que ambos son cotitulares.

Los peritos de la AEAT, citados a petición de la Fiscalía Anticorrupción a fin de que puedan someter a ratificación o contradicción sus informes, deberán arrojar luz asimismo en torno a los 69.990 euros que Aizoon pagó en 2007 a Intuit, una de las sociedades instrumentales del exsocio de Urdangarin Diego Torres, a través de tres facturas que, de resultar falsas, permitiría imputar un delito fiscal a la infanta puesto que el importe no habría sido declarado en el impuesto de sociedades.

De hecho, en el auto por el que Castro citó como imputada a la duquesa de Palma, cuya comparecencia está prevista el próximo 8 de febrero, el juez recoge las afirmaciones efectuadas por la propia Agencia Tributaria en el sentido de que tanto Intuit como Aizoon carecían de la estructura empresarial necesaria para poder acometer y ejecutar los trabajos que constan como concepto en las facturas -servicios de asesoramiento y consultoría-, formaban una única empresa sometida a unidad de decisión y eran "instrumentos para drenar y distribuir los recursos obtenidos".

Tanto es así que el magistrado asevera no poder calificar como deducibles, a efectos de la liquidación del Impuesto de Sociedades correspondiente a 2007, gastos que "sólo vienen pretendidamente amparados por documentos en los que concurren tan serias y graves irregularidades indiciarias de delito". Así, partiendo de que los 69.900 euros no son deducibles como gastos generados para que Aizoon pudiera obtener los ingresos que fueron declarados ese año, la liquidación arroja una cuota superior a 120.000 euros "y, por ende, indiciaria de la comisión de un delito fiscal".

Hacienda, sin embargo, sí apunta a que Urdangarin utilizó Aizoon como pantalla para defraudar a Hacienda, si bien desvincula a su mujer de las presuntas irregularidades. En uno de sus informes, la AEAT desgrana los servicios que por 1,6 millones de euros facturó el Duque a través de la anterior sociedad a pesar de estar "íntima e indisolublemente vinculados a la personalidad del señor Iñaki Urdangarin", sin mencionar a la hija del Rey entre las operaciones llevadas a cabo para poder beneficiarse de un tipo impositivo inferior en la declaración del IRPF.

Precisamente, en relación a esta línea de investigación serán interrogados los administradores de las empresas que pagaron al Duque por presuntos servicios de asesoría. La AEAT incide en que únicamente fue Urdangarin quien, a través de Aizoon, percibió retribuciones procedentes de entidades privadas por su condición de consejero asesor que, sin embargo, eran facturadas a través de la mercantil cuya titularidad comparte con su mujer con el fin de tributar menos en su declaración de la renta.

El fisco cuantifica en un total de 699.720 euros los ingresos netos obtenidos por la prestación de este tipo de servicios en 2007; en 451.888 en 2008; 378.734 en 2009 y 106.463 en 2010, cantidades que, según los técnicos de la Agencia Tributaria, deben ser consideradas rentas de Urdangarin e integrarse en su IRPF. Así, hasta un total de 1,6 millones de euros de los 1,7 que ingresó Aizoon durante esos años -el resto de rendimientos corresponden a financieros y de alquiler-.

En concreto, los ingresos los percibió de las mercantiles Motorpress Ibérica, Aceros Bergara, Mixta África, Pernod Ricard (Francia), Havas Sports France y Seeliger y Conde, cuyos responsables están citados este sábado. Unos fondos que quería "ocultar" a la hora de pagar el IRPF y que, de acuerdo con los datos obtenidos por Hacienda, "resulta claro" que "deben imputarse a la persona física [en relación al Duque de Palma] y no a la persona jurídica [Aizoon]". La AEAT subraya así que Urdangarin utilizó Aizoon como "pantalla" para tributar gastos que nada tenían que ver con esta mercantil.