Público
Público

Corrupción El juez Castro: "La justicia iría más rápida si la corrupción del PP no nos diera tanto trabajo"

El magistrado del caso Nóos responde, en una entrevista con Europa Press, a 

Publicidad
Media: 4.64
Votos: 11
Comentarios:
El juez Castro, en una de sus llegadas a los juzgados de Madrid. - EFE

El juez Castro, en una de sus llegadas a los juzgados de Madrid. - EFE

El juez instructor del 'caso Nóos', José Castro, ha explicado que las causas de que la instrucción durase el tiempo que duró (casi cuatro años, desde julio de 2010 a junio de 2014), se deben, entre otras cosas, a la corrupción que hay en el Partido Popular.

"Se habla de retraso en la instrucción", ha dicho, "el presidente y diputados del PP han hablado de muchos años" que "las cosas deberían ir más rápido". "Y sí, las cosas irían más rápidas si no hubiera tanta corrupción en el PP, si no nos dieran tanto trabajo", ha dicho Castro en una entrevista concedida a Europa Press.

El juez ha añadido que, de hecho, la causa estuvo detenida todo un año en el Tribunal Superior de Valencia a la espera de si se imputaba o no al expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. 

Además ha denunciado "las condiciones de auténtica vergüenza" con las que trabajan "debido a la carencia de medios", la demora en los informes de Hacienda o "los cientos de recursos interpuestos", algunos de ellos, ha añadido, "no presentados de manera correcta".

"No he conocido jueces vagos", continúa el juez que considera que "los que hablan" de este tema "tendrían que limpiarse la boca" ya que, según asegura, no conoce a ningún juez "que no venga a trabajar por la tarde o no se lleve trabajo a casa". "No hay un solo día en el que no se haya trabajado en este caso", asevera.

"Si yo digo", explica, "ofíciese a la Agencia Tributaria y esta tarda seis o siete meses, es un retraso imputable al juzgado pero que materialmente no lo es". "Así", dice, "hablamos también del caso del Tribunal Superior de Justicia de Valencia y de los cientos de recursos, que se han interpuesto, y no todos perfectamente fundamentados ni justificados, y aparte sin contar la carencia de medios".

Para Castro, este es uno de los grandes problemas de la justicia y pone como ejemplo el estado en el que trabajan los peritos. "Si mandas una cosa a peritaje, prescribe", resume. "Así que", confiesa, "hemos dejado de pedirles peritación, prescindimos de ellos en la medida de lo posible y los peritajes los hacemos nosotros, comparando los precios en Internet".

De esta manera, resume que puede haber "retrasos imputables al juzgado pero no se le puede responsabilziar por ellos por que en la causa intervienen muchos factores: fiscales, abogados, recursos, etcétera". "Los que hablan que tardamos mucho, que vengan aquí y vean cómo está la justicia que ellos han creado o mantenido", termina.