Publicado: 22.12.2014 12:36 |Actualizado: 22.12.2014 18:07

La defensa recurrirá el auto que sienta a la infanta en el banquillo, aunque no es recurrible

El juez Castro, instructor del caso Nóos, afirma que "recurrir se puede recurrir, otra cosa es que se admita". Y la acusación popular considera que sería un fraude procesal.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El juez instructor del caso Nóos, José Castro, en los juzgados de Palma de Mallorca. EFE

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, llegando a los juzgados de Palma de Mallorca. EFE

BARCELONA/ PALMA.- La defensa de la infanta Cristina recurrirá ante la Audiencia de Palma la decisión del juez José Castro de enviarla a juicio porque, aunque es firme, su argumentación "va más allá de lo que sería un auto propio de apertura de juicio oral", según el abogado Miquel Roca.

En declaraciones a los periodistas a las puertas de su despacho, Roca ha anunciado que recurrirá el auto del juez instructor José Castro, en lo referente a su argumentación sobre la "legitimidad" de la acusación popular para enviar a juicio a la infanta Cristina en contra de la opinión de la Fiscalía, informa Efe.



En España, un auto de apertura de juicio oral es firme y cualquier argumento tiene que exponerse al comienzo del juicio oral, en las cuestiones previas.

Pero Roca lo cree recurrible y solicitará a la Audiencia de Palma que aplique para la infanta la llamada doctrina Botín del Tribunal Supremo, que establece que la acusación popular no está legitimada a enviar un imputado a juicio contra el criterio de la Fiscalía y la Abogacía del Estado. 

 

No cabe recurso

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, abordado por periodistas, ha dicho que considera que no cabe recurso al auto de apertura de juicio oral que ha dictado hoy para esta causa, aunque ha precisado:

El juez entiende que como no ha acordado ninguna medida de carácter personal limitativa de la libertad, no es posible recurrir contra el auto

El juez ha respondido de manera escueta a la salida del juzgado preguntado por los periodistas, a los que ha señalado que desconoce qué hará el fiscal del caso, Pedro Horrach.

El instructor del caso Nóos entiende que como no ha acordado ninguna medida de carácter personal limitativa de la libertad de los acusados, no es posible recurrir contra el auto en el que señala quiénes serán juzgados por la Audiencia de Palma por su presunta participación en la trama de corrupción liderada por Iñaki Urdangarin y Diego Torres. "Contra esta resolución no cabe recurso alguno, pudiendo los interesados reproducir ante el órgano de enjuiciamiento las peticiones no atendidas", concluye la resolución del juez.

 

Castro también ha comentado que espera que la instrucción haya concluido con el auto de 150 páginas que se ha hecho público este lunes y que "todo lo que tenía que decir" sobre esta causa lo ha puesto por escrito

"A pesar de los muchos obstáculos"

La abogada de Manos Limpias, Virginia López-Negrete, que ejerce la acusación popular ha incidido en que es una resolución firme,  y que pedir su nulidad sería "fraude procesal" y, además, no sería aplicable a este caso.

En un debate en La Sexta,  López-Negrete ha resaltado que, hoy, "se ha hecho justicia". "Es un gran día para la Justicia española" porque "a pesar de los muchos obstáculos" del proceso la infanta "como cualquier ciudadano se va a sentar en el banquillo" porque hay "pruebas documentales" contra ella.

López-Negrete ha recordado que el auto sólo es recurrible en lo relativo a la situación personal de algún imputado; es decir, en el caso de alguno estuviese en la cárcel. A su juicio, Roca está intentando "a la desesperada" que la infanta no se siente en el banquillo.

El artículo 783.3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que contra el auto de apertura de juicio oral no cabe recurso alguno salvo si hay un imputado en prisión.

López-Negrete explica que, con frecuencia se recurre a pedir la nulidad del auto, pero sería "fraude procesal". En todo caso, no sería aplicable en este caso, porque sólo cabe pedir la nulidad si se han vulnerado derechos fundamentales del acusado en el procedimiento. Y, en su opinión, ese no es el caso en la instrucción de Castro, que ha calificado de "impecable".

También ha explicado que la infanta deberá abonar la fianza de responsabilidad civil en cuanto le sea requerida, y que si no lo hace podría ser embargada.