Publicado: 02.04.2015 14:31 |Actualizado: 03.04.2015 12:36

Monago pretendía que la juez ordenara a los activistas que se alejaran de él en todo momento

- Pidió en su denuncia que las personas que protestan frente a su casa no pudieran acercarse a menos de un kilómetro de él, incluyendo desplazamientos y actos públicos

- La instructora del caso entiende que esto "dañaría gravemente su derecho a la libre circulación, a la libertad de expresión y al derecho de reivindicación y queja"

- "A Monago no le preocupa que dos personas estén en su puerta, lo que le preocupa es el proceso de erosión social que está sufriendo", denuncian los activistas

Publicidad
Media: 4
Votos: 10
Comentarios:
Isabel Rodríguez, izquierda, e Isabel Pintado, derecha, las dos mujeres que mantienen una protesta frente a la casa del presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago.

Isabel Rodríguez, izquierda, e Isabel Pintado, derecha, las dos mujeres que mantienen una protesta frente a la casa del presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago.

MADRID.- José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura, solicitó en su denuncia inicial contra las personas que protestan frente a su casa la imposición de medidas cautelares que incluyeran una orden de alejamiento de mil metros de su persona contra cinco de los activistas. El fiscal recogió la petición en su escrito de denuncia trasladado a la juez instructora del caso, que ha desestimado la solicitud de Monago y el fiscal.

Fuentes cercanas al caso han informado a Público que la instructora argumenta que la medida "dañaría gravemente su derecho a la libre circulación, a la libertad de expresión y al derecho de reivindicación y queja". De haber logrado su objetivo, Monago habría evitado que los activistas se mantuvieran a una distancia mínima de mil metros no solo de su casa, sino de cualquiera de sus apariciones o actos públicos.

Estas mismas fuentes, con acceso al auto de la juez, adelantan que Monago utilizó "argumentos muy sentimentales, como explicar que el día del cumpleaños de su hijo, él y sus amigos no pudieron salir a la calle". Actualmente solo dos mujeres llevan a cabo una protesta frente a la casa del presidente de la Junta, aunque hasta siete familias llegaron a acampar frente a la urbanización para reclamar su derecho a una vivienda digna

En su denuncia, el presidente de la Junta hizo a su vez una relación de las personas que pasaron en algún momento por el lugar donde protestan las dos mujeres para incluirlas en su denuncia y conseguir la orden de alejamiento. Monago llegó a reflejar que "una de ellas fue multada hace años por conducir bajo los efectos del alcohol, e incluyó una foto subida Facebook de otro de ellos en la que posa con un arma de caza en su casa", relatan fuentes conocedoras del proceso. 

Tras esta desestimación, los abogados de Monago procedieron a ampliar la denuncia en repetidas ocasiones pidiendo la imputación de los acusados por coacción.



"Denota un nerviosismo enorme"

Para Manuel Cañada, miembro del Campamento Dignidad de Extremadura, la verdadera intención de Monago no era alejar de su vivienda a las dos mujeres que actualmente pernoctan frente a ella, sino evitar que este movimiento social, uno de los más activos de la región, siga con sus protestas: "A él no le preocupa que dos personas estén en su puerta, lo que le preocupa es el proceso de erosión social que está sufriendo".

"Lo que le rompe los esquemas es que aunque está invirtiendo mucho dinero en comprar publicidad institucional, toda está historia está saliendo a la luz"

"Pretende criminalizar la respuesta social cuando esta es completamente pacífica, como reconoce la Policía en sus diligencias sobre el movimiento", afirma Cañada sobre el presidente de la Junta de Extremadura. "Denota un nerviosismo enorme, como cuando denunció que los policías que le escoltan filtraban su agenda, cuando todo el mundo puede verla en la página del Gobierno de Extremadura", destaca el activista.

Cañada asegura que las denuncias de Monago no van a amedrentar al movimiento Campamento Dignidad, que efectúa acciones reivindicativas relacionadas con la reclamación de la renta básica y con la paralización de los desahucios. "Lo que le rompe los esquemas es que aunque está invirtiendo mucho dinero en comprar publicidad institucional, toda está historia está saliendo a la luz y se está cayendo su imagen de barón rojo del PP", asevera.