Publicado: 27.06.2013 10:40 |Actualizado: 27.06.2013 10:40

El juez dicta prisión sin fianza para Bárcenas

El juez aprecia un elevado riesgo de fuga en el extesorero del PP, y también quiere evitar que altere pruebas, como cree que hizo al falsear documentos de compraventa de cuadros. Bárcenas tacha de "enajenada mental" a la march

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha dictado prisión provisional sin fianza para Luis Bárcenas, para conjurar el elevado riesgo de fuga que aprecia en el extesorero del PP. El magistrado ha adoptado esta decisión a petición de la Fiscalía, valorando la alta condena que puede serle impuesta por el "ingente acervo indiciario" que ha reunido contra él en las investigaciones del 'caso Gürtel'. Asimismo, cree que estar en la cárcel evitará que altere pruebas, como entiende que ha hecho al falsear un documento de compraventa de cuadros para justificar un ingreso de 500.000 euros en efectivo de su esposa.

Al término de su novena comparecencia ante la justicia, el juez Ruz ha decidido que procede meter en prisión provisional al extesorero, cuya presunta implicación en delitos fue agravándose desde que, el pasado mes de enero, trascendiese que tenía una cuenta en Suiza con 22 millones de euros, una fortuna que fue agigantándose a medida que las autoridades helvéticas daban más información, y que ya se calcula que ascendió a más de 48 millones de euros en enero de 2008.

Pasadas las 20 horas de este miércoles, Bárcenas ingresó en la cárcel de Soto del Real (Madrid) donde llegó en un furgón policial que media ahora antes había partido de la sede de la Audiencia Nacional, en la calle Prim, de Madrid. 

El instructor señala que la explicación dada este jueves por Bárcenas en sede judicial es "parcial, inconsistente y manifiestamente insuficiente sobre el conjunto de actividades y operaciones patrimoniales en las que interviene a través de sus cuentas en Suiza", y en muchas ocasiones contradictoria hasta con las anotaciones de los gestores bancarios suizos de sus cuentas, o con la declaración prestada hoy también por su bróker y testaferro Iván Yáñez.

Tras la declaración, y a petición de una de las acusaciones populares, la que representa a la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE), se celebró una vistilla de medidas cautelares a imponer a Bárcenas, que desde el pasado 25 de febrero y hasta este jueves sólo consistían en acudir cada 15 días a firmar a la Audiencia, y en la retirada de su pasaporte.

ADADE pidió para el extesorero prisión eludible con una fianza a fijar por el juez, pero la Fiscalía dió la sorpresa al manifestar que no sólo no se oponía a la prisión sino que interesaba que fuese acordada de forma incondicional, es decir, sin fianza. Las fiscales Anticorrupción del caso defendieron que ha aumentado el riesto de fuga y de alteración de pruebas, tras constatarse que había enviado dinero a Estados Unidos y Uruguay desde cuentas no bloqueadas judicialmente.

El PSOE valenciano, que ejerce otra acusación popular, ha apoyado las medidas pedidas por ADADE y la Fiscalía, el abogado del Estado no se ha pronunciado, y el letrado de la Comunidad de Madrid manifestó que se sometería al criterio del juez. La defensa rechazó la prisión.

El juez ha atendido la petición de las acusaciones y resalta que los últimos informes de Hacienda y de la UDEF que se han conocido sobre Bárcenas han agravado los hechos que se le imputan, por lo que solicita que se endurezcan las medidas cautelares.

El juez Ruz concluye que existe un alto riesgo de que Bárcenas se fugue atendiendo a cinco circunstancias: la alta condena que puede serle impuesta por delitos de blanqueo de capitales, cohecho, estafa procesal, falsedad documental y varios delitos fiscales; la fianza civil de 28,1 millones de euros que ha pedido el fiscal contra él; el avanzado estado de la instrucción de la causa (y consiguiente juicio en breve plazo); el hecho de estar encausado además en la pieza de los llamados 'papeles de Bárcenas'; y la presunción de que cuenta con un patrimonio en el extranjero de difícil control e incautacion judicial, que le facilitaría la acción de sustraerse a la justicia.

Por la mañana declararon ante el juez, además de Bárcenas, su esposa Rosalía Iglesias, y su testaferro, Iván Yáñez, a quienes el juez citó para que declarasen sobre unos contratos de compraventa de cuadros y sobre las cuentas suizas del extesorero. Contra estas dos personas el juez no adoptó ninguna medida, ni ninguna acusación lo pidió. 

El abogado de Bárcenas, que salió en furgón policial desde la Audiencia Nacional hacia la cárcel de Soto del Real (Madrid) a las 19.30 horas, anunció que presentará recurso contra el auto de prisión, y añadió que su cliente se mostró 'sorprendido' con la decisión del instructor.

 

El exreponsable de las finanzas del PP llegó a las 09.47 horas a la Audiencia Nacional para comparecer ante el juez Pablo Ruz. Bárcenas llegó en un Alfa Romeo negro con las lunas de la parte de atrás tintadas vistiendo un traje azul, y acompañado de su abogado, Alfonso Trallero. Entró en la sala del tribunal sin mirar a las cámaras y bajo una lluvia de abucheos de un grupo de personas que esperaban su llegada y que le gritaron "golfo" y "sinvergüenza".

Bárcenas estuvo declarando durante dos horas a las preguntas del magistrado y la Fiscalía Anticorrupción. Luego, ha permanecido en las dependencias judiciales a la espera de lo que determinase el juez, que comunicó su decisión poco antes de las siete de la tarde.

Su esposa estaba citada a las 11.00 horas, también para dar explicaciones sobre unos contratos de compraventa de cuadros, supuestamente de su propiedad y valorados en 560.000 euros, que el juez cree que son ficticios. A su llegada a la Audiencia, también tuvo que escuchar gritos de "¡Ladrones!". "Tu fortuna es mi desgracia" y "Que entre en el furgón a prisión" son los cánticos que coreó un grupo de personas que portaban una bandera republicana en la puerta de la sede judicial.

A las 12:00 horas estaba citado el presunto testaferro de Bárcenas, Iván Yáñez, que fue llamado a declarar tras recibir el juez la comisión rogatoria de Suiza con las cuentas del extesorero en la entidad Lombard Odier, con la que se ha sabido que su fortuna llegó a ser de 48,2 millones de euros.

El juez sospecha que Bárcenas ha podido blanquear 560.000 con la supuesta compreventa de cuadros

Bárcenas ha respondido por nuevos delitos de falsedad documental y estafa procesal en grado de tentativa, y más indicios de blanqueo de capitales. Estas imputaciones se produjeron tras las declaraciones de Isabel Mackinley, la pintora argentina que admitió ante el juez que recibió un total de 1.500 dólares por figurar como intermediaria en la venta de varios cuadros por parte de Rosalía Iglesias, transacción que no se produjo y que pretendía servir para probar un ingreso en efectivo en la cuenta de Iglesias por 500.000 euros.

En un auto dictado el pasado 10 de junio, el instructor explicaba que los supuestos contratos de mediación, fechados en Madrid en noviembre de 2004 y en enero de 2006, "no reflejarían operaciones reales" sino que se habrían elaborado para "inducir a error a los órganos jurisdiccionales y obtener el archivo de la causa respecto al delito fiscal" que se imputaba a Iglesias. Así se deduce, según el magistrado instructor, del hecho de que las fechas en las que se elaboraron los contratos fueran "presuntamente alteradas", según la declaración de Isabel Mackinlay (antes llamada Ardanaz), y se estampara una firma que ella "niega rotundamente haber realizado".

El juez ha visto reforzadas las pruebas contra Bárcenas en informes policiales de esta misma semana, que señalaban que en junio de 2011 viajó a Argentina supuestamente para la confección de los falsos contratos de compraventa de cuadros. En su declaración, el extesorero no dió explicaciones convincentes de por qué fue a Buenos Aires, diciendo que se reunió con directivos de una gran empresa cuyo nombre, sin embargo, no recordaba.

Además, Bárcenas ha dicho que Mackinlay, la testigo que ha destrozado su coartada sobre el ingreso sospechoso de su mujer, padece "una enajenación mental", por lo que ha propuesto que se la practique una prueba psiquiátrica, y además ha anunciado que emprenderá acciones legales contra ella.

En cuanto a la comparecencia de Rosalía Iglesias, fuentes jurídicas han destacado que ha descargado las posibles responsabilidades en su marido, al decir que ella firmaba lo que él le ponía delante.