Público
Público

El juez embargará el palacio de Pedralbes para cubrir la fianza de Urdangarin

El edificio, valorado en 9,8 millones de euros, está a la venta. Castro pretende así hacer efectiva la caución civil de 6,4 millones de euros que le impuso al duque y a su exsocio Diego Torres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez José Castro va a embargar el palacete de Pedralbes, la mansión de 1.000 metros cuadrados que la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin tienen en Barcelona, como medida para cubrir los 6,4 millones de euros que se le impuso al duque y a su socio en el Instituto Nóos, Diego Torres, como fianza por el caso Nóos.

El edificio, que está a la venta y tiene un valor de 9,8 millones de euros, no será el único que quede en manos de la justicia. Castro también embargará otros tres pisos de la pareja en Palma y Terrassa.

Según informa el diario El País, el embargo afectará también al patrimonio de Torres ya que ni él ni el duque pagaron las cantidades reclamadas por el juez pese a haber presentado su declaración de bienes. 

Se cierra así una semana negra para la infanta y Urdangarin. El jueves, Castro incorporó a la causa la información remitida por Caixa Bank según la cual fueron traspasados desde la mercantil Aizoon, integrante del entramado Nóos, hasta un total de 150.000 euros a una cuenta bancaria cuyo titular es Urdangarin y en la que la infanta figura como autorizada. Según las investigaciones, el matrimonio se habría beneficiado a través de Aizoon de los ingresos procedentes del Instituto Nóos así como del dinero supuestamente defraudado a Hacienda por parte de la mercantil de la que ambos son copropietarios. En concreto, de acuerdo a la documentación aportada al procedimiento judicial por La Caixa, el traspaso se produjo el 27 de diciembre de 2006.

Ayer mismo, Castro informó de que investigará si las salidas de fondos de seis cuentas de Aizoon corrían a cargo de la hija del rey para sus gastos personales. Para ello, autorizó a la Agencia Tributaria (AEAT) a solicitar a tres entidades bancarias información sobre los movimientos registrados en esas cuentas. Así lo acordó el jueves mediante una providencia con la que da respuesta a una solicitud de Hacienda, que requiere de estos datos para poder determinar el destino exacto que se dio a los fondos de Aizoon.

Más en concreto, si estos fueron a parar a las obras de rehabilitación del propio palacete de Pedralbes o a otras atenciones personales y familiares de la infanta.