Público
Público

Atentados en Barcelona y Cambrils El juez envía a prisión a dos de los cuatro detenidos por los atentados en Catalunya

El magistrado decreta prisión sin fianza para Mohammed Houli Chemlal, que resultó herido en la explosión de Alcanar, y a Driss Oukabir. Prorroga la detención durante 72 horas a Salah El Karib y deja en libertad provisional a Mohamed Aallaa.

Publicidad
Media: 3.22
Votos: 9
Comentarios:

De izq. a der., los cuatro detenidos en relación con los atentados yihadistas cometidos el jueves pasado en Barcelona y Cambrils, en su traslado hacia la Audiencia Nacional desde Tres Cantos (Madrid): Mohamed Houli Chemlal, Mohamed Alla, Dris Oukabir y Salah El Karib. EFE/J. J. Guillén

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha enviado a prisión sin fianza e incomunicada a dos de los cuatro detenidos la semana pasada por los atentados de Catalunya tras tomarles declaración durante todo el día.

En el auto de prisión, el magistrado manda a prisión a Mohammed Houli Chemlal, el presunto terrorista de 21 años que resultó herido en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona), y a Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló una furgoneta usada por los terroristas. Andreu les acusa de los delitos de integración en organización terrorista, asesinato y lesiones de carácter terrorista, aunque en el caso de Houli le suma también el delito de depósito de explosivos y estragos. Según fuentes jurídicas, Houli será conducido a la prisión de Alcalá Meco, mientras Oukabir será trasladado a la cárcel de Soto del Real. 

Para Salah El Karib, de 34 años y que regenta un locutorio, ha prorrogado su detención durante 72 horas más en dependencias judiciales hasta que se aclare su participación en los hechos con la práctica de más diligencias. En concreto, según han indicado jurídicas, el juez está analizando el contenido del ordenador del locutorio que regenta para intentar aclarar quién compró billetes de avión a Driss Oukabir y para el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty.

Finalmente, ha dejado en libertad provisional a Mohamed Aallaa, de 27 años, detenido en Ripoll y hermano de Sadi Aallaa, abatido en Cambrils, "ya que los indicios existentes sobre su presunta colaboración con el grupo investigado no son lo suficientemente sólidos". Andreu explica en su auto que los indicios se limitan a "aparecer como titular del vehículo Audi A3" con el que se cometió el atentado en la localidad tarraconense, si bien todos los datos hasta la fecha recopilados indican que "el verdadero propietario del mismo era su hermano". Aallaa tendrá que comparecer todos los lunes ante el juzgado.

La Fiscalía había pedido el ingreso en prisión incondicional de los cuatro detenidos y finalmente el juez sólo lo ha acordado para dos. Los presuntos miembros de la célula terrorista que perpetró los atentados que acabaron con la vida de 15 personas han responsabilizado en su comparecencia ante el juez al iman Abdelbaki Es Satty de los ataques. Durante el interrogatorio, han precisado que el religioso, fallecido en la explosión que tuvo lugar en la casa de Alcanar, les dijo que se quería inmolar con explosivos, según han informado fuentes jurídicas.

El primero en prestar declaración ha sido Mohammed Houli Chemlal, que según fuentes presentes en la declaración ha confirmado que la célula preparaba atentados con bombas en "monumentos" de Barcelona. Por su parte, Oukabir ha achacado el alquiler de la furgoneta a que se lo pidieron para hacer una mudanza.
Es hermano de Moussa Oukabir, quien murió en Cambrils (Tarragona) junto a otros cuatro yihadistas abatidos por los mossos que los interceptaron cuando se lanzaron con un vehículo al paseo marítimo de esta localidad costera.

La célula que perpetró los atentados estaba formada, según las pesquisas llevadas a cabo hasta ahora, por al menos doce terroristas. De ellos, cinco fueron abatidos en Cambrils, al menos dos murieron en la explosión del miércoles en la vivienda de Alcanar y el último, Younes Abouyaaqoub, fue abatido este lunes por los Mossos tras llevar huido desde el jueves, cuando se dio a la fuga tras haber conducido la furgoneta que protagonizó el atropello masivo en Barcelona.