Público
Público

La juez Lamela envía a prisión a un hacker ruso, acusado de pirateo en favor de Trump

Estados Unidos reclama la extradición de Pyotr Levashov, detenido la semana pasada en Barcelona, por su supuesta participación en ataques informáticos destinados a influir en la campaña presidencial.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

Imagen de la detención del hacker ruso Listov, realizada el pasado 13 de enero, cuya extradición solicita EEUU por ser supuesto  autor de un virus troyano bancario / GUARDIA CIVIL

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha acordado el ingreso en prisión provisional de Pyotr Levashov, supuesto hacker ruso detenido la semana pasada en Barcelona donde había llegado de vacaciones y que está acusado por EEUU de haber participado en pirateos informáticos a favor del actual presidente norteamericano, Donald Trump, durante la pasada campaña electoral con la que logró la victoria.

El hacker ruso ya es el segundo detenido en España por su supuesta participación en una serie de ataques informáticos al equipo de la rival Hillary Clinton.

Estos pirateos a los correos electrónicos del partido demócrata habrían estado orquestados por el propio presidente ruso Vladimir Putin, según ha acusado formalmente Estados Unidos, lo que niega el dirigente ruso. El Congreso norteamericano examina ahora los vínculos entre Rusia y Trump.

Pyotr Levashov, de 36 años y residente de San Petersburgo, se encontraba en un hotel de Barcelona de vacaciones, cuando fue arrestado el pasado viernes por una orden de detención internacional cursada por Estados Unidos.

Al parecer Levashov sería la persona que está detrás del alias de Internet Peter Severa (Pedro del Norte, en ruso), conocido por ser uno de los más activos hackers relacionados con los spams (correos electrónicos no solicitados).

Durante años, Severa habría infectado ordenadores de todo el mundo por medio de software malicioso, para luego vender estos acceso a ordenadores secuestrados con troyanos.

Su esposa, Maria Levashova, ha pedido el apoyo de abogados de derechos humanos y del vicepresidente ruso para defender al hacker detenido.

El pasado 13 de enero, la policía española detuvo a otro programador de informática ruso, Stanislav Lisov, también buscado por EEUU, bajo una orden de arresto internacional.

Lisov, que está pendiente de que se decida sobre su extradición, es investigado en Estados Unidos por desarrollar, distribuir y utilizar, junto con otras personas, el troyano bancario NeverQuest, que roba información financiera confidencial, identidad y dinero.