Publicado: 28.09.2016 13:36 |Actualizado: 28.09.2016 13:36

El juez Pedraz rechaza retirar el pasaporte a la abogada de Manos Limpias López Negrete

Considera que no existe riesgo de fuga, en contra del criterio del fiscal y de las acusaciones que ejercen Podemos y el BBVA, entidad que habría sido presionada por Ausbanc con ayuda de la letrada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete, tras su primera declaración como investigada en la Audiencia Nacional por supuestas presiones al BBVA. EFE/Mariscal

La abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete, tras su primera declaración como investigada en la Audiencia Nacional por supuestas presiones al BBVA. EFE/Mariscal

MADRID.- Tiene arraigo en España y no existe base para sospechar que huya del país. Así se tajante se muestra el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz en un auto en el que rechaza adoptar medida cautelar alguna sobre la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete por su presunta implicación en una supuesta extorsión al BBVA.

La Fiscalía, la acusación particular ejercida por la entidad financiera y Podemos como acusación popular pidieron este martes al juez que retirara el pasaporte y prohibiera salir del país a la letrada, por riesgo de fuga.

La petición fue formulada tras una primera comparecencia de la letrada en el juzgado central de instrucción 1 como investigada (imputada). Pedraz responde que no ve riesgo alguno, sin perjuicio de lo declarado por López Negrete en su descargo, “aun cuando pueden subsistir motivos bastantes para creerla responsable de los delitos que se le imputan”.

“No hay base para apreciar ese riesgo –expone el juez-, teniendo en cuenta ya no sólo el arraigo en España, sino que la investigada compareció desde un primer momento al llamamiento judicial”, prestó declaración y contestó a todas las preguntas de las acusaciones además de mostrar su disposición a declarar de nuevo.

La abogada, que fue interrogada cerca de dos horas, no contestó a las preguntas de las defensas de los líderes de Manos Limpias y Ausbanc, Luis Pineda y Miguel Bernad.

Víctima de la trama

Durante el interrogatorio, se presentó como una víctima manipulada por ambos y se definió como una letrada externa contratada para dos casos: la acusación en el caso Nóos –con la que sentó en el banquillo a la infanta Cristina- y Afinsa.

López Negrete rechazó haber recibido oferta económica alguna a cambio de retirar la acusación contra Cristina de Borbón, al tiempo que negó toda participación un intento de extorsión al BBVA.

En concreto, López Negrete es investigada en esta causa por su participación en supuestas presiones al BBVA en las que se habría amenazado con pedir la imputación de un directivo en el 'caso Nóos', Antonio Ballabriga, quien previamente había trabajado para la organización de Iñaki Urdangarin y Diego Torres.

Casualidades

Respecto al supuesto chantaje al BBVA y a Ballabriga, López Negrete fue preguntada por qué primero no se opuso a que el juez instructor de Nóos, José Castro, archivara el caso para este directivo y meses después ella pidió que se le imputara de nuevo. Petición que presenta al día siguiente de la celebración de la junta de accionistas del BBVA a la que ella asistió junto con Pineda y en la que habló en público de este tema.

Acudió por petición de su cliente a dicha junta de accionistas. Fue un "error", reconoció mientras tildó de "casualidad" que viajara a Bilbao en el mismo avión que Pineda, que se alojara en el mismo hotel y que la petición de imputación de Ballabriga se realizara tras la junta del BBVA.

Negó haber tenido negocios con Pineda, pero no tuvo una respuesta clara respecto a su cruce de correos con el presidente de Ausbanc sobre el borrador del escrito de imputación de Ballabriga: “No los reconozco”, fue su respuesta a preguntas del fiscal Daniel Campos, según fuentes presentes en su declaración.

López Negrete sostiene que no tiene nada que ocultar y denuncia que haya sido citada como investigada (imputada) a partir de unos informes policiales basados en "conjeturas" y "correos electrónicos aislados".

"Aquí lo que se pretende es hacer una conexión. Quizá tenga algo que ver que estamos a 20 días de que se difunda la sentencia del caso Noos", destacó la letrada en un intento de vincular su imputación con el hecho de que Manos Limpias siguiera adelante con la acusación popular contra Cristina de Borbón.