Publicado: 12.12.2013 18:32 |Actualizado: 12.12.2013 18:32

El juez Silva amenaza con tirar de la manta

El magistrado advierte que si cuenta "todo lo que ha sucedido alrededor del caso Blesa, generaría una situación institucional insostenible"

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez Elpidio José Silva, que encarceló dos veces al exbanquero Miguel Blesa, ha amenazado con contar "todo lo sucedido alrededor del caso" y ha afirmado que dicha información "generaría una situación institucional insostenible". "Los ciudadanos deberían conocer que alianzas hay entre corruptos, medios de comunicación, elementos institucionales y elementos de la casta política. En cualquier momento puede ser mi momento", ha sentenciado.

El que fuera instructor del caso Blesa ha comparecido ante los medios acompañado de sus letrados, Cándido Conde-Pumpido Varela y Gonzalo Boye, para explicar las novedades del procedimiento que se está llevando contra él ante la querella presentada por el Fiscal Superior de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, así como la queja presentada por su defensa a la Inspección de la Fiscalía General del Estado.

"La querella se basa en mentiras e irregularidades donde se dicen falsedades. Tiene carencia de realidad", ha manifestado Conde-Pumpido. Es por ello que han presentado una queja en la que se recoge una petición de apertura de un expediente disciplinario contra el fiscal Moix ya que "se ha atrevido a hacer una querella sin haber conocido la causa y está ejerciendo de abogado defensor de Blesa. Además, su forma de proceder no tiene sentido", ha declarado el letrado.

Silva ha defendido que su instrucción "rozaba la perfección en algunos puntos"

Gonzalo Boye, por su parte, ha informado del recurso que van a presentar este viernes ante la Audiencia Nacional por el auto dictado el pasado 9 de diciembre por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que apreciaba bastantes "indicios racionales" de que Silva "prevaricó"  al abrir una "causa general" y "prospectiva" contra el expresidente de Caja Madrid. En dicho auto, el magistrado Jesús Gavilán transformaba las diligencias previas en procedimiento abreviado, primer paso para sentar en el banquillo de los acusados a Silva por su actuación en la instrucción del caso Blesa.

Silva ha expresado que llegó ante el juez "como culpable" y tiene que "demostrar punto por punto" que es inocente. "Es la primera vez en la historia judicial europea que un juez es sentado como imputado antes de que termine la instrucción por parte del Ministerio Fiscal", ha aclarado.

"En las causas contra gente poderosa, empiezan a caer las víctimas", ha declarado el letrado

Respecto a dicha instrucción sobre el crédito concedido al ex presidente de la CEOE -Gerardo Díaz-Ferrán- y la compra del City National Bank de Florida por parte de Caja Madrid, el magistrado ha defendido que fue "correcta, sin errores" y que incluso "rozaba la perfección en algunos puntos".

El magistrado también ha agradecido el apoyo ciudadano que está recibiendo así como el "movimiento de indignación de un sector muy amplio de la ciudadanía". "El respaldo que siento de los ciudadanos, que no pueden entender que está sucediendo, me anima y me estimula mucho más de lo que recibo de las Administraciones", ha destacado.

Por ello,  la queja también se ha presentado ante la Defensora del Pueblo e incluso pondrán la iniciativa "a través de Internet en plataformas como Change.org" para que se sumen a la queja porque "los españoles tienen derecho a saber qué ha ocurrido con las entidades financieras". "Cuando un barco se hunde, en este caso un banco, hay que preguntarle al capitán que estaba al mando del barco qué ha pasado con él", ha aclarado Silva.

"El problema", ha declarado Boye, "es que cuando se llevan a cabo causas contra gente poderosa, empiezan a caer las víctimas. Si se empieza a investigar a poderosos, acabas como Silva y la actuación en su contra es un acto atentatorio contra la independencia judicial", ha sentenciado. Por su parte, el titular del Juzgado de instrucción número 9 de Madrid se ha mostrado "feliz" por haber vuelto a su cargo del que, según él, "nunca" deberían haberle apartado.