Publicado: 14.12.2013 07:00 |Actualizado: 14.12.2013 07:00

Juez Silva: "En cualquier país del mundo Blesa estaría en prisión"

El magistrado declaró en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que los correos electrónicos del expresidente de Cajamadrid probaban su gestión delictiva de la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"En cualquier país del mundo este señor estaría en prisión". La frase es del juez Elpidio José Silva y se refiere al expresidente de Cajamadrid Miguel Blesa. Fue pronunciada en el interrogatorio al que fue sometido el pasado 21 de noviembre en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, dentro de la instrucción de la querella formulada contra él por la Fiscalía por delitos de prevaricación, retardo malicioso en la administración de justicia y dos delitos contra la libertad (por decretar por dos veces prisión para Blesa).

En la transcripción de su declaración en calidad de imputado, a la que ha tenido acceso Público, el juez Silva insiste en la importancia de los correos electrónicos  intervenidos a Miguel Blesa como fuente de prueba de la gestión delictiva que hizo en la entidad de ahorros que presidió durante 13 años (1996-2009), y se queja de no poder referirse pormenorizadamente a cada uno de ellos por el veto del instructor de su querella, el magistrado Jesús Gavilán, a dar acceso a las partes de esos e-mails, por considerarlos de contenido íntimo.

"No hay más de un 10% de correos personales y de esos realmente personales sólo hay uno", declaró Silva al juez Gavilán. A preguntas de su abogado, el juez del 'caso Blesa' también contestó a si había indicios de que el expresidente de Cajamadrid hubiera condonado alguna hipoteca.

"El sr. Blesa captaba señoritas casadas o solteras --dijo el juez Silva-- y hay un correo en el que el marido de una de esas señoritas le dice a Blesa que ya que está con su mujer que le condone una hipoteca".

La comparecencia del juez Silva estuvo marcada por las constantes interrupciones y protestas del fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, y el abogado de Blesa, Carlos Aguilar, que consideraban que las preguntas de los letrados del querellado eran impertinentes. Entre las frases más destacadas de la declaración que prestó el juez Silva están las siguientes:

(El juez Silva declara) "que no conoce personalmente al sr.Blesa hasta que va a declarar al Juzgado, que antes no lo conocía ni por nombre. Que tampoco tiene relación con el señor Bernard (secretario general de Manos Limpias, denunciante contra Blesa), que no supo su nombre hasta hace tres semanas. Que no ha tenido ninguna relación comercial con Caja Madrid, y que no tiene ningún interés en la causa, (...) que tampoco tuvo en cuenta si esa causa le podía traer algún perjuicio, que no lo pensó, de hecho al principio lo archivó y no pensó tampoco si eso le perjudicaría".

"No era imprescindible reproducir los correos en el auto de prisión, pues la prisión estaba totalmente justificada. Le consta que había correos entre el sr. Blesa y el sr. Díaz Ferrán en los que éste pedía a Blesa su intervención para la concesión de los créditos, que había una clara conciencia de que cuando Díaz Ferrán pedía dinero no lo iba a devolver, que se lo estaba dejando a un amigo".

"Como ya estaban en una tesitura tan grave, la pena se incrementaba de forma considerable o bien se utilizaba ese banco como instrumento para cometer el delito o bien habría perjuicio económico considerable y por tanto ahí el riesgo de fuga sí saltaba, y le impone una fianza de 2 millones de euros, porque además del riesgo de fuga la clave era la posible destrucción de elementos de prueba".

"La causa de Banco de Miami (en el marco de la cual encarceló dos veces a Blesa) está viva y no se puede desconectar. Considera que la Fiscalía no se interesó por esta causa. Ningún fiscal apareció por el Juzgado para examinar esta causa".

Declara que "cuando lee la denuncia de Manos Limpias vio que había noticia criminis, vio que había una estrategia delictiva por parte de un estafador que podría ser el señor Díaz Ferrán, y la Audiencia avaló su decisión de instruir diligencias respecto de esa denuncia".

"Consta en los correos corporativos como sistemáticamente el sr. Blesa intoxicaba a los medios de comunicación, consta en una carpeta llamada Aguirre de las que están en los correos electrónicos y que pudo examinar junto a la Secretaria Judicial".

"Cualquier conocedor mínimo de la materia sabe que las Cajas no se hunden sin más, y que el hundimiento de una entidad como ésta enciende todas las alarmas, que el hundimiento de una entidad bancaria sin explicación alguna e un hecho gravísimo, que no es algo que a él se le ocurra. Que esos mismos hechos notorios han servido de base a otros órganos judiciales en decisiones similares, y de hecho la causa Blesa está reaperturada por la Audiencia Nacional".

"Al examinar los correos salieron cuestiones delictivas más graves que el crédito a Díaz Ferrán".

"El correo corporativo era necesario para adoptar las decisiones (...). No era particular (...) Lo estaba usando para otras cosas a través del banco. Lo que mostraba eran actividades realizadas a través de Caja Madrid. No hay más de un 10% de correos personales y de ésos realmente personales sólo hay uno".

"Intento que Manos Limpias no tuviera acceso a los correos y por esto los encapsuló y los metió en la caja fuerte y fue analizando uno por uno, y sólo uno era de una señora en la playa y era íntimo".

"La Policía Judicial consideró esos correos como una fuente necesaria para probar algunas cuestiones, lo que más claramente dicen los correos es que el régimen de comisión delictual era de gestión criminalizada, que en cualquier país del mundo este señor estaría en prisión, pero cuando dictó el primer auto (prisión con fianza de 2 millones de euros) no tenía conocimiento de los correos".

Señala que "ha examinado y analizado todos los correos y los tiene clasificados, y que la Guardia Civil examinó prácticamente todos, que hay algún correo que constituye prueba plena y del que había que dar traslado a las partes".

Dice que "hasta ahora no ha detallado el número tan grande de aletas criminógenas en que incurren los imputados, que le constaba que el comité financiero se atribuía competencias que no le correspondían, que hay varios correos que hablan de la 'trampita', que además engañaron al Banco de España, que no todos los correos de los que extrae esas conclusiones constan en el informe de la Guardia Civil, que las cajas tienen un control político pero el gestor debería encargarse de salvaguardar la caja, y que había correos en los que el presidente se dedicaba a enfrentar a diferentes corrientes de partidos políticos, que para su derecho de defensa sería fundamental señalar ese correo".

"Siempre salvaguardo los derechos del imputado y cuando la Sección 30 de la Audiencia de Madrid revocó la resolución (de reapertura del caso) acordó la libertad inmediatamente de oficio, que no se trataba de una causa general sino de unos hechos muy concretos". "Nunca manifestó que quería investigar toda la gestión del sr.BLesa y Caja Madrid y sus efectos en la crisis en general, que ésa nunca fue su intención, que aquí no había causa general, había delitos muy concretos".