Publicado: 23.01.2014 10:55 |Actualizado: 23.01.2014 10:55

El juez Silva se querella contra su instructor por condenarle "de antemano"

El magistrado denuncia la "inusitada velocidad" de su caso y cuestiona que Gavilán se leyera los 8.777 correos electrónicos de Blesa en una semana.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez Elpidio José Silva presentará en el Tribunal Supremo una querella por un presunto delito de prevaricación contra el magistrado Jesús Gavilán por haberle condenado "de antemano" a través de "injustas" y "apresuradas" resoluciones dictadas contra él con el objetivo de apartarle de la carrera judicial.

Así lo recoge en la querella, en la que denuncia la "parcialidad" del magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ha instruido la querella que presentó en su contra la Fiscalía, a la que se adhirió el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y el exjefe de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán.

En su escrito, el juez Silva denuncia la "urgencia" y la "precipitación" que ha seguido la causa abierta en su contra. A su juicio, denota que es más importante expulsarle de la carrera que averiguar la verdad de lo sucedido.

"Lo que se está atacando no es otra cosa que la independencia judicial de aquellos destinados legalmente a investigar a los poderosos", expone Silva, para criticar la "inusitada velocidad" que han seguido los trámites finales del proceso haciéndolos coincidir con su vuelta al juzgado.

Las resoluciones de Gavilán han estado acompañadas por "valoraciones personalísimas, de corte inquisitivo, asumiendo burdamente la tesis de la acusación con un único fin: perjudicar a mi representado injustamente, condenándole de antemano, con claro abuso de autoridad", según añade la defensa.

En este sentido, remarca que el querellado ha dictado resoluciones injustas carentes de "toda explicación razonable y son, a todas luces, contrarias a Derecho", lo cual constituye un presunto delito de prevaricación penado con hasta 20 años de inhabilitación.

Denuncia así que Gavilán asumió la tesis de Blesa y ve "absolutamente incompatible" con una instrucción imparcial la "compasión" que sintió cuando habló del "sentimiento personal de muerte civil y ciudadana" de Blesa por su ingreso en prisión.

"Por cierto, también existe un gran número de personas que habiendo sufrido la prisión provisional por mucho más tiempo que el padecido por Blesa, finalmente vieron su caso sobreseído o fueron absueltas. Es más, a prácticamente todas se les niega el acceso a cualquier compensación económica", ilustra la defensa de Silva, que recuerda el caso de Dolores Vázquez, acusada y luego exonerada de la muerte de Rocío Wanninkhof.

Finalmente, cuestiona los cambios de criterio del instructor respecto a la petición de la defensa de Silva de acceder a los correos de Blesa y muestra su sorpresa por que finalmente la denegara y declarara su carácter íntimo tras supuestamente haber leído 8.777 emails en una semana, a 1.242 correos diarios.

Pone en duda así que el instructor calificara de personales unos correos que, según los medios de comunicación, revelan que la gestión de la caja estuvo presidida por el "enchufismo, los créditos a dedo o los extraños favores" concedidos al expresidente del Gobierno José María Aznar, amigo personal de Blesa. Silva adhiere las miles de firmas recogidas en su apoyo, entre ellas la de Miguel Angel Revilla, promotor de la iniciativa y secretario general del Partido Regionalista de Cantabria.