Publicado: 22.04.2014 11:03 |Actualizado: 22.04.2014 11:03

El juez Silva recusa al tribunal del caso Blesa por rechazar la renuncia de su abogado defensor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez Elpidio José Silva ha recusado a los miembros del tribunal que le juzgan por el llamado caso Blesa (que llevó a la cárcel por dos veces al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa), después de que rechazasen la pretensión del abogado del magistrado de renunciar a la defensa. Además, el tribunal se han negado a suspender el juicio; es más, el presidente del tribunal, Arturo Beltrán, ha apercibido al abogado defensor, Cándido Conde-Pumpido, de que podría incurrir en un delito y en dos faltas disciplinarias.

El delito citado ha sido el contemplado en el artículo 467.2 del Código Penal. Este artículo establece que el abogado que, por acción u omisión, "perjudique de forma manifiesta los intereses que le fueren encomendados será castigado con las penas de multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo, cargo
público, profesión u oficio de uno a cuatro años".

Además, podía incurrir en una infracción disciplinaria "sancionable con la multa equiparable a la más alta de las previstas" y en otra falta castigada ante su colegio de abogados.

Visto lo cual, Conde-Pumpido ha seguido en el estrado y ha denunciado que el tribunal está obligándole a seguir con la defensa, en contra de su voluntad y de la voluntad de su defendido, "lo que puede suponer una vulneración del derecho de defensa y de las libertades".

Conde-Pumpido no quería seguir con la defensa, al igual que un cirujano no quiere operar a un paciente si en el quirófano no hay la higiene adecuada. Y con ese símil ha traído a colación la supuesta formación ad hoc del tribunal que juzga a Silva, cuando éste ya había anunciado que se presentaría a las elecciones europeas. Este asunto ya quedó zanjado ayer por Beltrán, al recordar que el juicio se había fijado antes de dicho anuncio.

El abogado ha pedido la palabra para su defendido, Elpidio José Silva. Pero el presidente, Arturo Beltrán, se ha negado. Y, al ser interrumpido por el juez juzgado, ha replicado: "No va a hablar. No, y no va a tener la última palabra, ni la primera" en este juicio que se sigue contra él por prevaricación continuada a raíz de la doble detención de Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid.

Así ha comenzado la trifulca entre Silva y Beltrán, un minuto cargado de réplicas y contrarréplicas entre ambos. Uno, el presidente Beltrán, negándose a conceder la palabra, y el otro, el juez juzgado, empeñado
en denunciar el juicio "ilegal" al que está siendo sometido y con "falta de garantías".

La trifulca ha subido de tono. Silva ha vuelto a tomar la palabra, para intentar explicar que quería renunciar a su abogado, pero Beltrán le ha interrumpido: "Es irrelevante su voluntad. Usted no suspende el juicio", ha apostillado mientras incidía que juicio sólo se suspende si lo establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Silva ha vuelto a la carga, para denunciar este "juicio ilegal". "Es irrelevante", repetía Beltrán, "es fraudulenta su postura", ha remachado el presidente del tribunal, mientras le apercibía de que depusiera su actitud.

En un nuevo giro, su abogado ha solicitado 30 minutos de receso ya que no había tenido tiempo de preparar la defensa: estaba convencido de que el tribunal aceptaría su renuncia y no tenía preparada "ningún tipo de estrategia" respecto a la declaración de Silva prevista para hoy.

El Fiscal Manuel Moix ha replicado que sí que han tenido tiempo para preparar el juicio, desde que en enero se dictó el auto de apertura de juicio oral contra Elpidio José Silva y en marzo se fijó la fecha de la vista oral. Su intervención ha sido recibida con comentarios del público asistente -simpatizantes del juez ahora candidato a las europeas-, lo que ha provocado una nueva intervención de Beltrán, apercibiendo al público con la expulsión: "Es importante que el juicio sea público. Ahora, también es importante mantener las formas. Esto es un juicio, no un teatro".

El fiscal ha retomado la palabra para acceder a esos 30 minutos de receso "y evitar trasladar a la opinión pública" el mensaje de que es un tribunal que no impartirá justicia, como pretende la defensa de Silva. Eso sí, "siempre que ese tiempo sea utilizado para asesorar a su defendido y no para una rueda de prensa".

Entonces Beltrán se ha venido arriba, ha sacado sus años de presidir tribunales penales y ha anunciado: "Tendrán no 30 minutos, sino 45 minutos. Pero permanecerán en esta sala ustedes solos y todos nosotros nos vamos".

Y así ha sido: los tres jueces de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la secretaria judicial, el fiscal, las dos acusaciones, el público y el personal técnico han salido de la sala y han dejado solos a Elpidio José Silva con su abogado, Cándido Conde Pumpido.

La vista ha comenzado esta mañana media hora tarde, porque el abogado defensor ha llegado diez minutos tarde a cuenta de una entrevista que tenía.

Beltrán ha abierto la vista aclarando que el tribunal se había formado cumpliendo estrictamente la ley, "lo que ha sido una preocupación de este tribunal y lo quería decir públicamente". A partir de ahí, ha ido anunciando las razones por las cuales se rechazaban las nulidades
solicitadas por la defensa, así como la personación de la compañías de seguros y la petición de nuevos testigos.

Entonces ha llegado el punto más esperado: la renuncia anunciada ayer por el abogado defensor, Cándido Conde-Pumpido. Si se aceptaba, el juicio quedaría suspendido hasta la designación de un nuevo abogado.

Beltrán ha explicado que no es una renuncia admisible porque el Tribunal Supremo tiene establecido que sólo puede ser aceptada cuando objetivamente haya una causa plenamente justificable. Y, aquí, Beltrán ha intentado desmontar la estrategia de Silva ante la sociedad.

La razón "latente" de la defensa es que, como no ha conseguido la suspensión del juicio a través de la nulidad, ahora se intenta conseguirlo a través de la renuncia. Y la razón "expresada" es la conformación del tribunal, y su pretendida ilegalidad. Dicho lo cual, ha apercibido al abogado defensor del delito y de las dos faltas disciplinarias en las que podía incurrir en caso de proseguir con su actitud y ha anunciado: "el juicio continúa".

Tras el receso, la sesión se ha reuniciado con la declaración del juez Silva.  Pero su abogado ha renunciado a formularle preguntas y el magistrado se ha acogido a su derecho de no contestar a las preguntas de la acusación. Así las cosas, y visto que no estaban previstas más declaraciones, el tribunal ha levantado la sesión hasta mañana.

La del miércoles será otra jornada destacada. Está prevista la comparecencia de Miguel Blesa, además de la de tres guardias civiles y dos empleados de la consultora KPMG. Los días siguientes han sido citados fiscales, funcionarios y jueces de Madrid, así como abogados de Manos Limpias.