Público
Público

La jueza afirma que el PP podía destrozar los discos duros de Bárcenas porque eran suyos

Acepta el criterio de la Fiscalía y archiva provisionalmente la causa mientras no se prueben delitos en el caso de los papeles del extesorero. Otro Juzgado mantiene vivo el caso al considerar que los hechos sí presentan caracteres de del

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

La titular del Juzgado número 32 de Madrid, María Esperanza Collazos Chamorro, ha seguido a pies juntillas el criterio de la Fiscalía y ha dado carpetazo, si bien de forma provisional, al caso de la destrucción de los discos duros de los ordenadores de Luis Bárcenas, que el Partido Popular confesó haber llevado a cabo después de que el extesorero dejase de usar un despacho en la sede de Génova.

La magistrada archiva provisionalmente las actuaciones pero no cierra la puerta a una reapertura futura de la causa, siempre que se probasen delitos en la investigación que se sigue en la Audiencia Nacional en el caso de los denominados 'papeles de Bárcenas', lo que permitiría sostener una acusación por delito de encubrimiento. La jueza despacha el asunto en un auto de tres folios, donde analiza si la manipulacion, alteración o destrucción de los dos ordenadores y discos duros que Bárcenas utilizó en la sede del PP pueden ser constitutivos de delitos de daños o de encubrimiento.

En relación al delito de daños, la magistrada recuerda que para que se produzca deben causarse en bienes de propiedad ajena, lo que no concurre en este caso. El propio Bárcenas, subraya el auto, reconoció que los ordenadores pertenecían al PP, mientras que el abogado del partido señaló que en la sede de Génova no había ningún equipo informático que perteneciese a su extesorero. Lo hicieron en otra causa, que se abrió y también se archivó en los juzgados de Madrid, por el delito de robo de sus pertenencias denunciado por Bárcenas.

En cuanto al contenido de los ordenadores, la jueza indica que Bárcenas entregó al juez Pablo Ruz un pen-drive con la información de uno de ellos, el de marca Toshiba (aunque el aparato carecía de USB), mientras que en el caso del Apple, 'ha desaparecido cualquier información, habiendo procedido el Partido Popular a destruir lo en ellos contenido cuando el empleado sr. Bárcenas dejó de prestar los servicios de la empresa, en este caso el PP, y lo hace según el protocolo que se acompaña, y como tal empleador titular de los bienes de equipo'. Luego también descarta el delito de daños a los discos duros.

Y respecto al delito de encubrimiento, la jueza señala que 'no existe si no se encubre un delito', y considera que en la causa que se sigue en la Audiencia Nacional por los denominados 'papeles de Bárcenas' --que reflejan una contabilidad B del PP durante años-- todavía no se ha probado ningún delito. Luego a fecha de hoy no puede determinarse que nadie los ha encubierto.

Por ello archiva provisionalmente las actuaciones, 'sin perjuicio de lo que resulte acreditado en el procedimiento del que éste deriva', es decir, de la investigación de los 'papeles de Bárcenas' por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. Se entiende así, aunque la jueza no lo diga, que si se prueban delitos en ese asunto, podrá reabrirse la investigación por delito de encubrimiento de los mismos.

El auto de la jueza no es firme y podrá ser recurrido ante ella misma en reforma, o en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid. Ante el mismo Juzgado está personado mediante una querella Izquierda Unida, quien pidió la imputación de la actual gerente y tesorera del PP, Carmen Navarro, y del propio partido como persona jurídica.

Por su parte, el Observatori Desc , otra de las acusaciones populares en el caso de los papeles de Bárcenas, tiene planteada otra querella por delitos de encubrimiento por la destrucción no sólo de los discos duros de los ordenadores, sino también del libro de visitas a la sede del PP en la madrileña calle Génova y de la agenda de Bárcenas. Por ello acusa al jefe de informática del partido, Javier Barrero, al exjefe de seguridad y cuñado de Bárcenas, Antonio de la Fuente, y a la secretaria del extesorero, Estrella Domínguez.

La juez en la que ha recaído esa querella, Josefa Bustos Manjón, titular del Juzgado número 49 de Madrid, cree que los hechos sí 'presentan características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal', por lo que ha abierto unas diligencias previas y, como primera medida,y antes de admitir a trámite la querella, le ha pedido a su colega del Juzgado 32 que le certifique los hechos que ha investigado ella y las personas intervinientes en los mismos.