Publicado: 25.09.2015 17:40 |Actualizado: 26.09.2015 10:10

La jueza que investiga los crímenes del franquismo: "Tengo la sensación de que me ponen palos en las ruedas"

La magistrada María Servini de Cubría confirma su intención de viajar a España "a finales de este año o principios del año próximo" para tomar declaraciones indagatorias a los 17 altos cargos del franquismo y la Transición imputados en la Justicia de Argentina, entre los que se encuentran Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina.

Publicidad
Media: 4.63
Votos: 19
Comentarios:
La jueza María Servini de Cubría el pasado miércoles en el Parlamento Europeo.- IRENE LINGUA/DISOPRESS

La jueza María Servini de Cubría el pasado miércoles en el Parlamento Europeo.- IRENE LINGUA/DISOPRESS

BRUSELAS.- La llegada de la magistrada María Servini de Cubría, jueza que investiga los crímenes del franquismo en la Justicia de Argentina, a las jornadas por la Memoria Histórica organizadas en el Parlamento Europeo está rodeada de polémica. Tanto la prensa argentina como la española se han hecho eco de los 5.000 euros que le fueron sustraídos a la jueza mientras pasaba el control de seguridad en el aeropuerto Barajas-Adolfo Suárez.

El robo provocó que la jueza perdiera su vuelo y, por tanto, no pudiera acudir el martes a las Jornadas de Memoria Histórica, tal y como tenía previsto. Finalmente, la Guardia Civil consiguió recuperar el dinero de la magistrada y se lo devolvió en mano antes de tomar el avión para Bruselas y acudir a la mesa redonda organizada por este periódico en el Parlamento Europeo. "No sé si hubiese pudido recuperarlo si no hubiese sido jueza", señala en declaraciones a este periódico. 

La jueza María Servini de Cubría es prudente. Consciente de la gran responsabilidad que conlleva su cargo y del eco que pueden generar sus palabras  trata de no dar grandes titulares ni opinar en exceso. En conversación con Público, la jueza confirma su intención de acudir a España "a finales de este año o principios del año próximo" para "tomar declaraciones indagatorias a los 17 imputados" en la causa argentina por sus responsabilidades durante el franquismo y la Transición, entre quienes se encuentran José Utrera Molina, suegro de Gallardón, y Rodolfo Martín Villa.



La jueza espera poder venir a España a finales de este año o a inicios del próximo para tomar declaración a los 17 altos cargos del franquismo imputados

La llegada de la jueza a España, no obstante, depende de cuando se produzca "la autorización de la Justicia de Argentina". Tras ser preguntada si el Estado puede bloquear su llegada para tomar declaraciones indagatorias, la jueza responde con un escueto: "Todo puede pasar. Siempre hay un imprevisto". De hecho, Servini aprovecha la ocasión para señalar que "lo mejor" es que sea la Justicia de España la que investigue los crímenes de la dictadura. "Siempre es más rápido y más fácil", apostilla. 

De hecho, la magistrada señala que le "encantaría" poder dejar la investigación en manos de la Justicia española. "Si consigo dejarla en manos de jueces españoles, me voy a sentir muy satisfecha. Significaría que hemos logrado que se investigue en el propio país. Ese sería el objetivo final", explica Servini de Cubría a Público desde el Parlamento Europeo. 

De esta manera, asegura, se evitarían la larga lista de "inconvenientes" que ha ido sufriendo a lo largo de la investigación: las videoconferencias con testigos de los crímenes franquistas a los que "se opuso la Cancillería argentina", los retrasos en su anterior viaje a España porque no le permitían contar con su "personal de confianza", el "rechazo de España a extraditar a los imputados" y "la negativa de una jueza en España para exhumar una fosa".  "Tengo la sensación de que me ponen palos en las ruedas para investigar", prosigue la jueza, que, no obstante, rechaza poner sujeto a la frase. 

"No fueron delitos aislados"

La jueza sí que descartó la teoría del Gobierno español de que las torturas de Juan Antonio González Pacheco, Billy el Niño, están prescritas porque no se tratan de un delito de lesa humanidad "al no constar que fueran parte de un ataque sistemático y organizado a un grupo de población". La doctora María Servini considera que estos hechos "no fueron delitos aislados" ya que se produjeron en "el contexto de un Gobierno con apoyo del Estado".

"Hay hechos que investigar hasta 1977 porque hasta esa fecha hay muertos. Los hechos que ocurrieron en España entre 1936 y 1977 fueron muy lamentables. Que un país se divida de esa forma... que se actúe de esta forma... son hechos desagradables que hay que investigar", prosigue Servini, que apunta que las declaraciones de víctimas de la dictadura que ha tomado hasta la fecha son "conmovedoras". "Esta gente ha sufrido mucho y son heridas que aún están abiertas. La sociedad necesita que se termine con todos esos ilícitos ocurridos, que son aberrantes", concluye la juez.