Público
Público

Juicio de la trama Pretoria Y Prenafeta resolvió su dilema

El hombre fuerte de Pujol pacta con la Fiscalía en el último instante para no entrar en la cárcel

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

El exsecretario de Presidencia de la Generalitat Lluís Prenafeta a su llegada a la Audiencia Nacional donde declara en el juicio a la trama Pretoria. EFE/Emilio Naranjo

Ocurrió la víspera de su declaración. El lunes 17 de abril, el otrora todopoderoso Lluís Prenafeta resolvió su dilema y alcanzó un acuerdo in extremis con la Fiscalía para eludir la cárcel. Y para rebajar la multa consiguiente en el juicio del caso Pretoria.

El pacto del hombre fuerte de Jordi Pujol al frente de la Generalitat comenzó a negociarse el miércoles 12 de abril, miércoles de ceniza, después de que el exconsejero de Economía Macià Alavedra reconociera el cobro de comisiones en esta trama de corrupción ante el tribunal de la Audiencia Nacional. Ese día se produjo la primera llamada de su abogado a la fiscal del caso, Ana Cuenca, y las primeras negociaciones.

El exsecretario de Presidencia de la Generalitat de Pujol en la década de los años 80 se resistía al pacto. Y eso que afrontaba una petición de 6 años y 10 meses de cárcel y al pago de una multa de 13,7 millones de euros por dos delitos de tráfico de influencias y uno de blanqueo de capitales. Además, su esposa, María Lluisa Mas Crusells, afrontaba una petición fiscal de 3 años y 6 meses y 9,5 millones de euros de multa.

Pero Prenafeta no tenía salida. O aceptaba el acuerdo o iba a ir a la cárcel. La confesión de Alavedra, el otro hombre de confianza de Pujol procesado en este caso, no le había dejado salida. A su vez, Alavedra se había visto abocado a pactar ante la confesión de otros procesados.

Este martes, 18 de abril, el acuerdo de Prenafeta con la Fiscalía para eludir la cárcel se ha materializado. . "Reconozco los hechos y los acepto tal como están" en el escrito de acusación, ha dicho Prenafeta ante el tribunal.

El hombre fuerte de Convergència ha reconocido el cobro de comisiones en operaciones urbanísticas, cómo repartía este dinero con Macià Alavedra y con el principal acusado del caso Pretoria, Luis Andrés García "Luigi"…

También ha reconocido que utilizaba el nombre de Jordi Pujol como referencia ante las grandes empresas. O que mediaba ante Artur Mas, ya presidente de Catalunya, para presentarle empresarios.

La Fiscalía ha intentado que reconociera los vínculos de Mas y de Pujol con sus negocios, pero no lo ha reconocido. También ha intentado vincular al exconsejero de Justicia Germà Godó con el cobro de comisiones, pero tampoco lo ha reconocido.

Eso sí, el ministerio público ha logrado que quede fijada la idea de una vinculación de Godó con estos manejos, no en vano ha pedido que se escuche una conversación interceptada entre Prenafeta y Artur Mas en la que hablan sobre él y acuerdan desayunar con un empresario cuyo nombre no ha sido aclarado.

Con el pacto, el matrimonio Prenafeta consigue ver reducida de manera considerable la multa, que queda en 8 millones y pico en lugar de los 23,2 millones que pedía la fiscalía. La razón: es la cuantía legal del dinero evadido –cerca de 5 millones de euros- y el tercio legal que impone de multa, pero no el triple que es lo que se solicita en estos casos.

La nota de color la ha dado su esposa, María Lluisa Mas, cuando ha comenzado a reconocer los hechos de los que se le acusa. Al ser preguntada por la fiscal si estaba dispuesta a poner todo su patrimonio para hacer frente a la multa que se luego concrete, ha dado un respingo y ha preguntado: “Esto ya está previsto, ¿no?”

A la salida, se oyó a uno de los procesados hablar por teléfono mientras decía: "Aquí estoy, con esta putada".

Se refería al juicio del caso Pretoria que juzga la Audiencia Nacional y que mantiene en el banquillo a Prenafeta, Alavedra y Luigi, entre otros procesados. Ahora, tras el reconocimiento, los Prenafeta están exentos de acudir a las vistas.

El caso Pretoria fue una trama de corrupción que operaba en tres ayuntamientos de Barcelona durante los años 200 y 2009. En concreto, se juzgan las operaciones Pallaresa, en Santa Coloma de Gramenet; la operación Niesma, en Sant Andreu de Llavaneres y la recalificación de unos terrenos del puerto deportivo de Badalona.

Las dos operaciones con ”Luigi” fueron la venta de los terrenos junto al puerto deportivo de Badalona y de dos fincas en San Andrés de Llavaneres. El reparto era a partes iguales entre Prenafeta, Alavedra y García.