Publicado: 27.02.2014 22:05 |Actualizado: 27.02.2014 22:05

Julio Anguita: "La recuperación es una tomadura de pelo del Gobierno"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Las marchas pueden marcar un hito si se realizan con un plan continuado. Si son como las últimas huelga generales, de un día, en las que el Gobierno aguanta 48 horas y prosigue con sus medidas, no pasará nada, no tendrán sentido", aseguraba un serio Julio Anguita a Público momentos antes de dirigirse a alrededor de mil personas. El exsecretario general de Izquierda Unida y fundador del Frente Cívico "Somos Mayoría" (FCSM) ha sido el encargado de apoyar, en nombre de su plataforma, las Marchas de la Dignidad que el próximo 22 de marzo llegarán a Madrid desde varios puntos de España contra la precariedad, el paro, los recortes y la represión.

En un auditorio Marcelino Camacho casi lleno, y arropado por Irene Montero, activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH); Ismael González, miembro de la Red de Solidaridad Popular; Agustín Moreno, activista de la Marea Verde y Araceli Ortíz, activista de la Marea Blanca; presentado por Ginés Fernández, coordinador de la Mesa Estatal del FCSM, Aguinta no ha querido pronunciar un discurso "de fábula", sino practicar un "realismo severo". Tan severo que su intervención comenzaba asegurando que "se ha perdido la guerra". "Cuando la clase dirigente ha violado todas las leyes, la Constitución y los Derechos Humanos, se ha perdido la guerra. Pero algunos inician otras, con otros métodos, otros armamentos y otras alianzas", explicaba. Esa guerra eran las Marchas de la Diginidad.

Unas marchas que llevan gestándose medio año en un clima en el que la movilización social ha ido decayendo fruto del desánimo y que llegarán a la capital justo cuando el Gobierno hace más suyas que nunca las mieles del éxito de los recortes, que han permitido -afirma- reducir la prima de riesgo, recuperar la confianza en la economía y salir de la recesión. Pero Anguita, como muchos ciudadanos que no aprecian la mejoría que se predica en su día a día, es bastante más que escéptico: "La recuperación económica es una cretinez, una tomadura de pelo del Gobierno", ha dicho. "Este país no existe, está agotado, se acabó esa España. La economía no puede producir empleo y ellos lo saben, pero nos distraen con bajadas de cotizaciones y otras medidas que no servirán para nada porque el cáncer sigue ahí", ha criticado.

"La economía no puede producir empleo y ellos lo saben" "Se habla mucho de proceso constituyente, de Tercera República, de contrapoder; pero primero hay que saber qué se quiere. ¿Qué queréis?", ha preguntado al auditorio. El veterano político es consciente de la importancia de esta movilización que ha logrado conectar a los sectores más afectados por la crisis y las políticas aplicadas para intentar salir de ella. Sin embargo pide ir más allá, "no quedarse en las palabras. La gente tiene que tomar conciencia de lo que es la toma del poder. Eso es la ruptura y no hay otra salida", ha advertido. Para Anguita, cauto y atemperado, hay que "completar esta democracia incompleta" y eso no es otra cosa que "hacer que la economía obedezca al poder político y no al contrario. La política tiene que representar al pueblo y éste tiene que darle órdenes a la economía. Eso es la ruptura y lo demás es sueño de una noche de verano".

"Hablan de proceso constituyente y de Tercera República, pero hay que saber qué se quiere"  Sabe que no es nada sencillo, que hay que  ser paciente, "explicar que va a ser largo y lento" el proceso por el que se rompa con la deuda pública "que supone al Estado 105 millones de euros diarios en intereses", por el que se consiga la renta básica, se persiga la corrupción, se detengan los recortes y se inicie un proceso constituyente.

Pero hay ejemplos de pequeñas victorias sobre las intenciones del Gobierno, como han demostrado los representantes de la PAH, la Marea Verde y la Blanca.

"Hemos ganado la batalla contra la privatización de los hospitales, pero continúa esta guerra que empezó hace mucho tiempo, cuando se construyeron sólo para que Esperanza Aguirre (expresidenta de la Comunidad de Madrid) ganara votos en sectores de la izquierda", ha dicho Araceli Ortíz de la Marea Blanca, quien ha instado a continuar para "recuperar todo lo que hemos perdido los últimos años". Agustín Moreno, de la Marea Verde ha cargado contra la Ley Wert y los recortes en Educación. "Lo que se pierde en Educación se acaba perdiendo en la democracia y eso es lo que le interesa al poder", afirmaba.

"Esta no es una movilización más, significa la voluntad de unidad de los desposeídos" "No hacen falta grandes palabras para explicar la situación actual, podemos verla a diario en los desahucios, en los tres millones de pobres que hay en el país según Cáritas mientras las empresas del IBEX 35 han ganado 20.000 millones de euros en 2013. Se ve en las continuas violaciones de Derechos Humanos", ha criticado Irene Montero, de la PAH, que ha advertido de que "no es momento de pedir ni de delegar", sino de "hacer y de trabajar" para recuperar "los pilares que sustentan la vida digna y que están siendo atacados". "Esta no es una movilización más, significa la voluntad de unidad de los desposeídos y de tomar el poder político", ha concluido la activista.

Un fuerte "Sí se puede" ha retumbado en el auditorio, en el que también se han escuchado algunos abucheos contra CCOO por cobrar el alquiler de la sala al Frente Cívico. Aunque, según ha explicado CCOO, únicamente cobrará los gastos de iluminación, limpieza, seguridad y personal técnico a IU, entidad a la que cedió el Auditorio Marcelino Camacho.