Publicado: 12.05.2014 10:41 |Actualizado: 12.05.2014 10:41

Juncker alaba las políticas de Rajoy y asegura que el proyecto del PPE no es de austeridad sino de "rigor presupuestario"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alabando la "rapidez" con la que el Gobierno "ha terminado con la crisis del sector bancario", la "gran inspiración de Rajoy" con sus reformas estructurares que han conseguido que "el comercio exterior, la balanza de pagos y el mercado de empleo empiecen a respirar" y la recuperación de la "confianza" europea en el país. Así ha irrumpido en campaña electoral el candidato del Partido Popular Europeo (PPE) a la Presidencia de la Comisión, que ha protagonizado un desayuno informativo organizado por el Forum Nueva Economía, al que también han acudido el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el número uno de la lista del PP, Miguel Arias Cañete, entre otros.

"De las cuatro economías más importantes en Europa, España será la que más se va a enriquecer en 2015. ¿Quién hubiese creído hace dos años que la vuelta al crecimiento sería tan rápida y mayor que la de Italia, Alemania o Francia?", se ha preguntado Jean Claude Juncker, que, no obstante, ha abogado por que el país continúe aplicando las "reformas estructurales" iniciadas desde el comienzo de la presente legislatura.  "Soy un gran admirador de Mariano Rajoy, porque con mucho valor ha salido de la crisis introduciendo las reformas necesarias", confesó, al tiempo que le mostró su apoyo "al 100%" en su postura contra el soberanismo catalán.

"Si España sigue implantando reformas estructurales [no ha especificado cuáles] no creemos que se pongan condiciones severas desde Europa porque hay que tener en cuenta lo conseguido hasta la fecha", explicó el presidente del Eurogrupo. Aun así, ha negado que su presencia en Madrid se deba a su intención de querer "dar una lección al Gobierno". "Siempre me he negado a ser en Europa el que dice a los demás lo que tienen que hacer", ha sentenciado. 

Rajoy: "Los españoles nos hemos rescatado a nosotros mismos"

Rajoy, en su presentación, ratificó en cierto modo sus palabras. "Los españoles nos hemos rescatado a nosotros mismos, con gran sacrificio, pero ningún esfuerzo ha sido inútil", mitineó, incidiendo en el "vuelco" que ha dado el país gracias a las políticas del PP. "Empezamos a crecer y a crear empleo y nuestro futuro ya no está definido por la incertidumbre", afirmó el presidente. En cuanto a su proyecto para salir de la crisis, Rajoy dijo tener claro -como Juncker y Cañete, opinó- que "el camino pasa por 'más Europa'". 

Más Europa fue también el lema utilizado por Juncker, que apuesta por reforzar la "libre circulación de trabajadores" luchando contra los "abusos", crear un "mercado digital único", una "central de compras única" que permita abaratar los costes de la energía y disminuir la dependencia europea de países como Rusia, reforzar el mercado único, así como la unión bancaria y fiscal. 

Juncker: "Yo no voy a crear un solo empleo en Europa"

En cuanto a política económica, Juncker  -que como ex primer ministro de Luxemburgo se afanó en defender que su país "no es un paraíso fiscal"- prefirió utilizar un eufemismo para definir sus propuestas. "Yo no tengo un proyecto de austeridad, tengo un proyecto de rigor presupuestario", matizó, criticando los "proyectos de austeridad sin límites" paro también los basados en "la economía del déficit". "Yo soy tan generoso como mis amigos socialistas, pero no podemos ampliar la deuda año tras año, pasando la pelota a las generaciones futuras", defendió. En este sentido, apostó por unos "servicios sociales mínimos, un salario social mínimo y una flexibilidad razonable". 

Con el paro, especialmente el juvenil, fue más rotundo. "Yo no voy a crear un solo empleo en Europa", advirtió. "La Comisión Europea puede ayudar proponiendo buenas políticas a los Estados miembro para que ellos pongan las condiciones necesaria para que los mercados puedan crear empleo, pero la UE, la Comisión Europea y los políticos en general no crean empleo", explicó después.

En cuanto a la política de buena vecindad y de inmigración, Juncker tampoco optó por la moderación con sus palabras: "Yo no estoy a favor de la adhesión de Ucrania ni en la OTAN ni en la UE", espetó. "No se dan las condiciones necesarias para ello; Ucrania necesita reformas estructurales en profundidad", agregó. El presidente del Eurogrupo aventuró que "en los próximos cinco años la Unión Europea seguirá con 28 países" y se mostró pesimista con respecto a los progresos diplómaticos de la UE con países como Rusia: "Hay que reformular las estrategias de relación con nuestros socios en el mundo, pero no creo que en los próximos cinco años vayamos a tener muchos progresos".

Juncker: "La Europa del Norte debe respetar mejor a la del Sur"

De otro lado, Juncker exigió más "solidaridad" entre los países miembros en temas como el de la inmigración. "La Europa del Norte debe respetar mejor a la Europa del Sur", defendió, criticando a su vez dicha separación norte-sur y abogando por una "Europa unida dentro de la diversidad". Contra la inmigración ilegal, el candidato a presidir la Comisión Europea instó a los países miembros a ser "solidarios" con quienes reciben más inmigrantes, a reforzar las fronteras y a instaurar una política de "defensa común". 

Más solidaridad pidió también en otros ámbitos. Por ejemplo, a la hora de cargar entre todos con las consecuencias que tendrán en algunos países las sanciones impuestas por la UE a Rusia tras el referendum de Crimea. "La UE se basa en valores fuertes que tiene que expresar cuando los derechos no se respetan como ha ocurrido en Crimea o en el Sureste ucraniano por parte del Gobierno de Putin. No podíamos no reaccionar. No queremos una guerra en Europa, pero teníamos que imponer sanciones", justificó. "Esas sanciones afectarán a países que tienen relaciones con Rusia, por lo que tendremos que organizar la solidaridad intraeuropea para que el impacto no afecte a unos más que a otros", concluyó.

Entre los asistentes al desayuno informativo de Jean Claude Juncker se encontraba el exdirigente del PP Aleix Vidal-Quadras, ahora candidato de VOX, el partido ultra formado por antiguos dirigentes conservadores. Vidal-Quadras, que fue vicepresidente del Parlamento Europeo. declaró a su llegada que acudía a escuchar al candidato de su "familia política". En el coloquio posterior a la intervención de Juncker, el candidato de VOX realizó una pregunta que el candidato del PPE no llegó a contestar por problemas con la traducción simultánea.