Publicado: 29.09.2015 17:16 |Actualizado: 29.09.2015 17:16

Juncker, sobre Catalunya: "¿Quién soy yo para inmiscuirme en la intimidad española?"

El presidente de la Comisión Europea ha querido salir así al paso de la polémica por su declaración corregida sobre Catalunya días antes de las elecciones y ha eludido pronunciarse de nuevo sobre las consecuencias de la hipotética independencia.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Jean Claude Juncker y el presidente Francois Hollande./ REUTERS/Stephane de Sakutin/Pool

Jean Claude Juncker y el presidente Francois Hollande./ REUTERS/Stephane de Sakutin/Pool

PARÍS.- El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha eludido este martes pronunciarse de nuevo sobre las consecuencias de una hipotética independencia de Catalunya, al preguntarse quién es él para "inmiscuirse en la intimidad española".

Juncker, que ha querido salir así al paso de la polémica por su declaración corregida sobre Catalunya días antes de las elecciones, ha empleado la palabra "referéndum" cuando ha sido preguntado por las elecciones catalanas, en una rueda de prensa en París.



"¿Quién soy yo para querer, después del referéndum, pero sobre todo antes del referéndum, inmiscuirme en la intimidad española?"


"¿Quién soy yo para querer, después del referéndum, pero sobre todo antes del referéndum, inmiscuirme en la intimidad española?", ha declarado el jefe del Ejecutivo comunitario en su comparecencia junto al primer ministro francés, Manuel Valls.

Juncker ha recordado que se ha pronunciado en "muchas ocasiones" sobre este asunto y que siempre lo ha hecho recordando la posición defendida por sus predecesores en el cargo, el italiano Romano Prodi y el portugués Jose Manuel Durao Barroso; y en línea con lo marcado por la Constitución española y el Tribunal Constitucional.

Desde 2004, la Comisión Europea sostiene el mismo discurso, en cuanto a que si un territorio de un Estado miembro se independiza de dicho Estado miembro, automáticamente quedaría fuera de la Unión Europea y debería solicitar su ingreso.

En cualquier caso, el político luxemburgués ha reiterado que su intención no es entrometerse en un debate "profundo" y que "agita a todas las partes que componen España".

"Corresponde a los españoles decidir" sobre su organización interna.

Por su parte, Valls ha querido dejar claro que el Gobierno galo "no tiene que comentar o inmiscuirse" en los debates políticos que afectan al futuro de España y ha considerado que "corresponde a los españoles decidir" sobre su organización interna.

Con todo, el primer ministro francés ha destacado que España es "uno de los grandes países de la Unión Europea" y ha considerado que "todo lo que debilitase a España, debilitaría a Europa".