Público
Público

La Junta Electoral entra en campaña

Interviene en los símbolos y los medios ("consellers" y "president" en TV3; lazos amarillos en los colegios electorales; pancartas en el Ayuntamiento de Barcelona), mientras Ciudadanos reclama nuevas limitaciones de lo que considera que vulnera la neutralidad hasta los comicios del 21-D

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Manifestación en Barcelona reclamando la puesta en libertad de los líderes de ANC y Omnium Cultural y de los miembros cesados del Govern en prisión.. REUTERS/Javier Barbancho

La Junta Electoral ha entrado en campaña. Con fuerza. Y a base de prohibiciones. El organismo ha prohibido a TV3 que utilice las expresiones "consellers encarcelados" o "lista del presidente". Anteriormente, ya se había prohibido a la cadena pública catalana hablar del Govern "en el exilio".

También ha prohibido a los miembros de las mesas electorales y interventores lucir lazos amarillos (para pedir la libertad de los presos políticos) en los colegios electorales el 21-D. Igualmente se ha ordenado al Ayuntamiento de Barcelona que descuelgue las pancartas que pedían la libertad de los presos políticos en los edificios de propiedad municipal. Todo ello, a raíz de recursos de los partidos españolistas, que reclaman nuevas prohibiciones.

En una resolución de este lunes, la Junta Electoral Central (JEC) admite parcialmente un recurso de Ciudadanos contra un acuerdo previo de la Junta Electoral de Barcelona, ​​y especifica que el uso de expresiones como "consellers", "consellers encarcelados", "consellers exiliados", "gobierno en el exilio" o "lista del President" puede "favorecer electoralmente a algunas candidaturas". Considera que el uso de estos términos "produce confusión entre la realidad jurídica" y "otra pretendida realidad", y que TV3 ha vulnerado el "principio de neutralidad" que deben seguir los medios públicos en periodo electoral. Por todo ello, insta a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales a que "evite utilizar tratamientos informativos que pueden inducir a confusión".

Ciudadanos consideraba que el acuerdo previo de la Junta Electoral de Barcelona no le satisfacía. En ese acuerdo ya se prohibía a TV3 emplear términos como "en el exilio", refiriéndose a Carles Puigdemont y a los consellers que lo acompañan en Bruselas. Pero admitía el uso "bien contextualizado" de expresiones como "lista del President" o de "consellers del PDeCAT".

La resolución de la Junta Electoral Central, en cambio, precisa que los ex consellers y el ex president sólo reciben el tratamiento protocolario "de honorable" y de "muy honorable", aunque la tradición asentada en Catalunya sea mantener el tratamiento de president cuando éste deja el cargo.

Nada de pancartas

En otra resolución, con fecha del domingo, la Junta Electoral de Zona de Barcelona estimaba otro recurso de Ciudadanos. Esta vez, contra la presencia en fachadas de edificios del Ayuntamiento de Barcelona (incluido el de la plaza de Sant Jaume) de pancartas que piden la libertad de los presos políticos. La resolución interpreta que "el eslogan Libertad presos políticos inexorablemente se identifica con determinados partidos políticos y se confunde con las expresiones que estos partidos están utilizando en este periodo electoral".

La resolución no admite las alegaciones del Ayuntamiento de que la colocación de las pancartas se amparará en el derecho a la libertad de expresión, porque las instituciones públicas "tienen la obligación de mantener la neutralidad" en período electoral. Por otra parte, deniega la pretensión de Ciudadanos de prohibir al consistorio "actuaciones de futuro" en la misma línea, entendiendo que la Junta Electoral "no puede valorar actuaciones que no se han producido".

El Ayuntamiento ya ha retirado las pancartas, y el concejal de Presidencia, Eloi Badia, ha recalcado que el consistorio está obligado a cumplir las resoluciones de la Junta Electoral. A la vez, ha señalado que "la gran anormalidad" de estos comicios no son las pancartas, sino "el hecho de tener candidatos en prisión preventiva".

Lazos amarillos fuera de las mesas

Esta no ha sido la única limitación. En su reunión del viernes, la JEC ya prohibió a los miembros de las mesas electorales del 21-D, así como a los interventores y apoderados de los partidos, que luzcan un lazo amarillo en solidaridad con los presos políticos (quedará a decisión de los presidentes de las mesas si pueden hacerlo los votantes). La Junta Eelectoral recuerda que los miembros de las mesas y los interventores y apoderados deben mantener una posición de "completa neutralidad" política, y que eso les impide llevar símbolos de carácter partidista, como considera que es el lazo amarillo.

La Ley de Régimen Electoral General no especifica nada sobre este tipo de símbolos. En su artículo 93, se limita a decir que no se podrá "realizar propaganda electoral" en los colegios ni en las inmediaciones. No obstante, las juntas electorales siempre han considerado que este artículo también afecta a determinada simbología, y en otros comicios han prohibido en los locales de votación camisetas verdes en defensa de la enseñanza pública o esteladas.

Y sobre las esteladas habrá, con toda seguridad, una nueva prohibición. Ciudadanos ha anunciado que presentaría recursos para exigir su retirada de las fachadas de todos los edificios públicos, así como la de "mensajes sectarios y partidistas", en referencia a las pancartas a favor de los presos políticos. En las últimas elecciones al Parlament, en 2015, las juntas electorales ya ordenaron retirar todas las estrelladas de locales públicos.