Público
Público

La Justicia admite a trámite la querella de la Fundación Franco por la retirada de una estatua en Ciudad Real

La Fundación del dictador acusa al Consistorio de la ciudad de un delito de prevaricación y daños sobre el Patrimonio por la retirada "irregular" de la estatua del Alférez Provisional

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Monumento al Alférez Provisional en Cuenca

El Juzgado de Instrucción número 3 de Ciudad Real ha admitido a trámite la querella presentada por la Fundación Francisco Franco por prevaricación y daños sobre el Patrimonio por la retirada "irregular" de la estatua del Alférez Provisional, y que se dirige tanto contra la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, como contra el concejal de Cultura, José Luis Herrera.

Según ha informado la Fundación en nota de prensa, el auto del juzgado señala que la querella reúne los requisitos que establece la Ley y que los hechos presentan características que podrían conllevar la posible existencia de delito de prevaricación administrativa, por lo que se han abierto diligencias previas "para determinar las personas participantes e investigar las circunstancias de los hechos".

La Fundación ya anunció esta querella cuando la estatua se retiró el pasado mes de junio al considerar que se cometió un delito contra el patrimonio

La Fundación ya anunció esta querella cuando la estatua se retiró el pasado mes de junio al considerar que se cometió un delito contra el patrimonio tipificado en el artículo 323 del Código penal y un delito de prevaricación del artículo 404 del Código penal "de manera arbitraria y sin seguir el más mínimo procedimiento administrativo".

Además de la presunta prevaricación por prescindir de cualquier garantía jurídica en la retirada de la estatua, continúan desde la Fundación Francisco Franco, creen que al ser la estatua de Marino Amaya un elemento cultural registrado por el Ayuntamiento de Ciudad Real como 'Mueble de Carácter Histórico Artístico', no cumple con lo requerido por la Ley de Memoria Histórica que en su artículo 15.2 señala que "lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley".