Público
Público

La Justicia condena a 18 años de cárcel a un grupo de antifascistas

Tras la sentencia de cuatro años de prisión para 'Alfon', los 18 condenados aceptan un acuerdo por el que evitan el ingreso en la cárcel. La Fiscalía pedía un total de 81 años para el grupo. 

Publicidad
Media: 3.06
Votos: 17
Comentarios:

El grupo de antifascistas ocupó una sede del PSOE en Vallecas como respuesta a la permisividad policial con la marcha del Movimiento Patriota Socialista y la agresividad con los jóvenes antifascistas.- EFE

MADRID.- Semana negra para los activistas antifascistas. Si Alfonso Fernández Ortega, conocido como 'Alfon', fue condenado este jueves a cuatro años de cárcel por la tenencia de un artefacto explosivo, este viernes le ha tocado el turno a dieciocho ‘antifascistas’, que han sido condenados mediante una sentencia de conformidad a un total de dieciocho años de cárcel y a pagar una multa de 4.860 euros, 270 por persona. 

La condena, no obstante, podía haber sido mucho peor. Los dieciocho condenados llegaban este viernes al juicio en el Juzgado de lo Penal 21 de Madrid con una petición de la Fiscalía de 81 años de prisión para el grupo, que estaban acusados de desórdenes públicos, atentado a la autoridad, daños y lesiones tras los disturbios que se produjeron en marzo de 2009 cuando el grupo se enfrentó con una marcha del Movimiento Patriota Socialista, de carácter neonazi.

"El grupo ha aceptado la oferta viendo cómo se desarrolla la dinámica judicial. Era la palabra de ellos contra la de los policías, que disfrutan de presunción de veracidad", señala el abogado Ibarrondo

La Fiscalía, sin embargo, ha ofrecido un pacto al grupo: aceptar una sentencia de conformidad, donde todos ellos se declaran culpables de las acusaciones del Fiscal con una pena de dos años de prisión o inferior, que supone que ninguno de los dieciocho jóvenes entra en prisión ya que no tienen antecedentes penales. Los dieciocho han aceptado la propuesta.

De esta manera, los siete jóvenes para los que la Fiscalía pedía siete años de cárcel han sido condenados a dos años; los cuatro jóvenes sobre los que pesaba una petición de cuatro años han sido condenados a nueve meses; y, los seis jóvenes que tenían una petición de la Fiscalía de dos años de prisión han sido condenados a tres meses de prisión. En total, 18 años y medio de condena. Asimismo, todos ellos tendrán que pagar una sanción de 270 euros. 

No reconocen responsabilidad 

A pesar de haberse declarado culpables de los hechos que se les imputan, los jóvenes consideran que no son responsables de lo sucedido. "El grupo ha aceptado la oferta viendo cómo se desarrolla la dinámica judicial. Era la palabra de ellos contra la de los policías, que disfrutan de presunción de veracidad. De esta manera, eran los imputados los que tenían que demostrar su inocencia y no la Fiscalía la que tiene que probar las acusaciones", ha señalado a Público Erlantz Ibarrondo, letrado que ha defendido a ocho a los 18 condenados. 

En opinión de Ibarrondo, que también representa a 'Alfon', el gran problema al que se enfrentaba el grupo en caso de entrar a juicio es la ya señalada presunción de veracidad de los agentes policiales y el principio de coautoría que está aplicando la Justicia, mediante el cual atribuyen la autoría de las acusaciones a todo el grupo y no de manera individualizada a la persona que lo haya.

El abogado Servando Rocha, que ha representado a uno de los jóvenes, ha señalado a este medio que los condenados niegan la responsabilidad de los hechos que se le imputan pero que han decidido "aceptar los hechos" como un "mal menor". "Como abogado sales insatisfecho, pero también sabes que se ha evitado un mal mucho menor viendo la dinámica de la Justicia", ha asegurado a Público

"Lo más sorprendente fue que la Policía permitiera a la marcha neonazi desplazarse de su recorrido autorizado hasta Vallecas", denuncia Ibarrondo

El origen: una manifestación nazi

Los hechos por los que han sido imputados los dieciocho jóvenes sucedieron en marzo de 2009 cuando el grupo se enfrentó a una manifestación del Movimiento Patriota Socialista, una asociación de carácter neonazi.

Según relatan el abogado Erlantz Ibarrondo y el joven H. García a este medio, un numeroso grupo de vecinos de Vallecas, entre los que se encontraban los dieciocho condenados, asociaciones de víctimas del franquismo y la madre del joven Carlos Palomino, asesinado un año y medio antes, se encontraban concentrados en el Puente de Vallecas como protesta por la autorización de Delegación del Gobierno a la marcha neonazi.

"La manifestación neonazi se saltó dos kilómetros el recorrido autorizado y llegó hasta el Puente de Vallecas, escoltada por la Policía, donde se produjeron los disturbios entre los neonazis y el grupo de antifascistas", denuncia Herrondo, que considera que "lo más sorprende"fue que la Policía permitiera a la marcha fascista saltarse su recorrido y que los escoltara hasta el lugar donde se concentraban los vecinos de Vallecas. "Fue en ese momento cuando la Policía cargó. No antes", asegura Herrondo. 

Por su parte, H. García, condenado a dos años de prisión, denuncia que la Policía no utilizó "la mínima fuerza necesaria" para su detención y que un agente le partió el labio y le provocó un corte, tal y como atestigua el parte de lesiones del joven de 27 años. García fue acusado por la Policía de haber grabado con su móvil a un agente de Policía para lanzar, después, el dispositivo móvil al agente. 

"He demostrado que en aquella época ni siquiera tenía un teléfono con cámara. Siempre que muestras un parte de lesiones causadas por un agente, ellos responden con una imputación por atentado. Y su palabra vale más que la suya. Así es imposible defenderse. Tengo la sensación de que nosotros no podemos disfrutar de la presunción de inocencia", sentencia H. García, en conversación con este medio, que finalmente ha sido condenado a dos años de prisión.