Público
Público

La Justicia niega la prescripción en un caso de bebés robados y confirma el procesamiento del doctor Vela 

El doctor queda a un paso de sentarse en el banquillo en el que será el primer juicio por el robo de bebés en España. Está acusado de los delitos de sustracción de menores, suposición de parto y falsedad en documento público.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Pancarta durante una concentración de asociaciones de bebés robados

MADRID.- La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado el procesamiento del doctor Eduardo Vela por firmar un certificado de nacimiento de una niña cuya supuesta madre biológica era estéril, al considerar que los hechos en cuestión no han prescrito. La Sección Segunda de la Audiencia ha rechazado el recurso presentado por Vela, que de este modo queda a un paso de sentarse en el banquillo de los acusados en el que será el primer juicio por el robo de bebés en España.

La Fiscalía había urgido a la resolución de ese recurso para acelerar la causa, dado que el doctor tiene 84 años y la otra imputada, Inés Pérez -que reconoció ante el juez no ser la madre biológica de la denunciante Inés Madrigal- tiene 93 años. Se trata de evitar un caso similar al de la monja María Gómez Valbuena, conocida como sor María, que fue la primera persona a la que un juez abrió diligencias por un caso de "niños robados" por presuntamente haberle arrebatado a una mujer la hija que tuvo en la clínica madrileña Santa Cristina pero que falleció antes de ser juzgada.

En esta trama, los recién nacidos eran sustraídos en diversas clínicas y a los padres se les decía que habían muerto al nacer o a las pocas horas, víctimas de alguna infección, tras lo cual aceleraban los trámites de enterramiento sin la participación de la familia. Los bebés eran entregados a otras parejas previa falsificación de los documentos, tanto del certificado de defunción como de la nueva inscripción como nacidos con otra identidad y otros padres, que pagaban por ello.

Uno de los presuntos implicados en la trama, el doctor Eduardo Vela, será ahora el primero en sentarse en un banquillo, acusado de los delitos de sustracción de menores, suposición de parto y falsedad en documento público. Vela ya declaró como imputado en diciembre de 2013 en relación con la denuncia de uno de esos bebés robados, Inés Madrigal, aunque el doctor se desvinculó de esta supuesta trama y negó su participación en los hechos.

El ginecólogo reconoció su firma en el certificado de nacimiento de Inés Madrigal porque "firmaba cosas sin mirarlas", aunque dijo que no se explica este hecho porque no conoce a Inés Pérez, una mujer estéril que figura como la madre biológica de la denunciante, pero que en realidad era la madre adoptiva.