Publicado: 23.05.2014 18:33 |Actualizado: 23.05.2014 18:33

El Juzgado aprueba el convenio de Pescanova y confirma su salida del concurso de acreedores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra ha aprobado este viernes el convenio de Pescanova, con lo que se produce la salida de concurso de acreedores de la compañía, más de un año después de acogerse a éste.

En un auto, el Juzgado señala que aprueba judicialmente, "en los términos en que ha sido admitido a trámite, el convenio propuesto por la representación procesal de la concursada Pescanova".

Así, se produce "la cesación de los efectos de la declaración de concurso y su sustitución por los establecidos en el convenio, así como el cese de la administración concursal en los términos del actual artículo 133.3 y 133.4 de la Ley Concursal", indica.

El pasado miércoles el Tribunal Superior de Xusticia de Galicia ya informó de que no existían alegaciones en contra de los convenios de Pescanova y Pescafina, lo que daba vía libre a la salida del concurso de acreedores de ambas compañías, una vez que se había agotado el plazo estipulado para la presentación de oposiciones al convenio, y permitía a la banca empezar a trabajar para lograr la viabilidad de la pesquera.

Tras la aprobación del convenio presentado por la banca acreedora, la multinacional pesquera queda como una empresa capitalizada, viva y con todos sus empleados cobrando, según informaron fuentes conocedoras de la situación de la firma.

Además, los acreedores con un crédito inferior a 100.000 euros cobrarán todo su dinero en un plazo de un año, mientras que al ser la quita muy grande, se repone el neto patrimonial y con ello los accionistas no sólo mantienen sus acciones sino también que conserva su valor.

Por otro lado, el juez Roberto de la Cruz ha decidido no abrir pieza de calificación y por tanto no exigir responsabilidades personales a los miembros que formaban parte del consejo de administración cuando se declaró el concurso de acreedores.

Este jueves, el consejo de administración de Pescanova, que presentó concurso de acreedores en abril de 2013, aceptó la dimisión de Juan Manuel Urgoiti como consejero y presidente de la pesquera, tras tomar el control la banca acreedora y después de permanecer en el cargo durante ocho meses.

Asimismo, el consejo decidió designar consejero, en sustitución de Luis Sánchez Merlo, a César Mata Moretón, que unirá su cargo al de secretario del consejo de administración, que viene desempañando desde el 21 de septiembre de 2001.

Tras la reciente salida de Damm y Luxempart a finales de abril y la ya oficializada de Urgoiti, el consejo de administración queda integrado por cuatro miembros: el representante de Iberfomento, Fernando Herce, Yago Méndez, procedente del consejo de administración presidido por Manuel Fernandez Sousa, Alejandro Legarda y el recién nombrado César Mata.

De esta forma, según fuentes, el máximo órgano de dirección de la pesquera tendrá quórum suficiente para adoptar decisiones, entre ellas dar el visto bueno al convenio de acreedores como paso previo a la celebración de la junta de accionistas antes de que termine el próximo mes de junio.

Ante la salida de Urgoiti, el consejo de administración de Pescanova podrá nombrar a su sustituto de entre sus integrantes, por lo que el futuro presidente del consejo de administración y máximo responsable de la firma, con tareas ejecutivas o no, deberá ser antes nombrado consejero.

Para este cargo se barajan varios nombres, entre ellos el presidente del consejo asesor internacional del Banco Popular, Jacobo González Robatto, que se perfila como principal candidato a situarse al frente de la Nueva Pescanova.

Pese a que existen otras alternativas, González Robatto es el candidato de consenso que cuenta con más apoyo por parte de la banca acreedora, ya que presenta un perfil internacional adecuado de cara a la gestión de la futura Pescanova.

Robatto tiene un perfil de profesional dialogante, con amplio conocimiento del mundo financiero y empresarial, capaz de asumir el reto de reflotar una empresa tan compleja como Pescanova.

Otras fuentes no descartan que la figura de presidente pueda complementarse con la de consejero delegado, cargo para el que se baraja desde hace un tiempo el nombre de Senén Touza, administrador concursal.

Las mismas fuentes han apuntado que Pescanova contará con una Comisión de Vigilancia, que velará por la marcha de la firma ante el inminente levantamiento del concurso de acreedores. Dicho órgano estará integrado previsiblemente por un representante de Deloitte, uno de la banca y otro del consejo de administración.