Publicado: 23.10.2015 22:47 |Actualizado: 24.10.2015 08:00

La legislatura del adiós
para históricos parlamentarios

La incertidumbre de los resultados de los próximos comicios ha provocado que muchos diputados se descartasen antes de que sus partidos hubiesen cerrado las listas electorales

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El hemiciclo del Congreso de los Diputados tras la última sesión de control al Ejecutivo con la que la Cámara Baja puso fin a la X legislatura. EFE/Ballesteros

El hemiciclo del Congreso tras la última sesión, con la que puso fin a la X legislatura. EFE/Ballesteros

MADRID.- Todo el mundo es consciente de que la próxima legislatura parlamentaria que surgirá tras las elecciones generales del 20 de diciembre aportará numerosas caras nuevas tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado. Pero otra de las consecuencias, sin duda llamativa, consistirá en la ausencia de no pocas caras conocidas en la escena parlamentaria y la desaparición de históricos diputados.

De entrada, en la bancada de la derecha la incertidumbre todavía se mantiene ya que el cierre de las listas electorales, cuya supervisión final pasa por el propio Mariano Rajoy y sus estrechos colaboradores, no se producirá hasta mediados de la primera semana de noviembre. Pero algunos descartes ya se han anunciado.

La cara más conocida, hasta ahora, del grupo parlamentario popular que desaparece de escena es la de Vicente Martínez-Pujalte, diputado durante las seis últimas legislaturas que anunció hace semanas que renunciaba a revalidar su acta parlamentaria, que tenía ininterrumpidamente desde 1993.



Martínez-Pujalte ha sido el único diputado expulsado del hemiciclo desde 1977 tras ser llamado al orden por tres veces por el presidente de la cámara, Manuel Marín. Ocurrió el 11 de mayo de 2006 durante una bronca sesión parlamentaria en la que el diputado popular increpó a voces al entonces ministro de Defensa a cuenta de un incidente en una manifestación en la que militantes del PP intentaron agredir a José Bono.

Otra parlamentaria que no seguirá es Cayetana Álvarez de Toledo, un fichaje estrella del entorno de Aznar en 2008 que ha renunciado a seguir, en el caso de que ese fuera el caso, mediante la publicación en prensa de una carta en la criticaba duramente a Rajoy. Su caso pone de relieve las tensiones internas en el PP entre diversas familias, especialmente entre el círculo de Aznar en torno a FAES y el entorno marianista que protege al actual líder de los populares.

Vicente Martínez Pujalte. EFE

El diputado del PP Vicente Martínez Pujalte. EFE

Otros nombres históricos como Eugenio Nasarre y Juan Manuel Albendea, el defensor de las partidas presupuestarias de la Casa del Rey en los presupuestos generales del estado, diputado por Sevilla desde 1996. Otros muchos veteranos parlamentarios son conscientes de que no repetirán por la merma de escaños que sufrirá el PP y la colocación de fieles en puestos de salida en las listas, muy caros especialmente tras la pérdida de poder en municipios y comunidades tras el 24 de mayo.

En el grupo parlamentario socialista –acaso también en todo el arco parlamentario-, la ausencia más significativa ha sido la de Alfonso Guerra, el único diputado que ha mantenido tal condición desde la legislatura constituyente hasta la actual, siempre electo por Sevilla. Anunció su retirada a finales del pasado año y abandonó el escaño a mediados de enero.

Su iniciativa fue secundada por otros, como la exministra de Asuntos Exteriores Trinidad Jiménez, diputada por Málaga durante las dos últimas legislaturas, o el ex secretario de Estado de Infraestructuras Victor Morlán, un histórico diputado por Huesca desde la III Legislatura que arrancó en 1986. Otros históricos de la bancada socialista como Jesús Caldera, diputado desde 1982 por Salamanca, o el canario José Segura, con cinco legislaturas a cuestas, tampoco volverán a pisar los pasillos de la Cámara baja. No son las únicas víctimas de la renovación de Pedro Sánchez.

En el grupo de La Izquierda Plural también hay bajas notables de caras conocidas. La más llamativa es la de Gaspar Llamazares, con una experiencia de cuatro legislaturas, que abandonó su escaño en primavera para optar a las elecciones autonómicas en Asturias. Cayo Lara, líder de IU, y el portavoz del grupo, José Luis Centella, secretario general del PCE, tampoco optan a renovar su escaño en medio del debate sobre qué alianzas electorales conformará la coalición de izquierdas.

Alfonso Guerra. EFE

El diputado del PSOE Alfonso Guerra. EFE

En las formaciones nacionalistas conservadoras las ausencias también son notables. El portavoz de CiU, Pere Macías, anunció entre reconocimientos de propios y extraños que no optaba a repetir acta parlamentaria. Su compañera de Unió, Concepció Tarruella, también hizo lo mismo en una emocionada intervención durante el último pleno. El portavoz adjunto de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, diputado durante seis legislaturas desde 1982, que será candidato por su partido, Unió Democrática de Catalunya, mantiene serias dudas sobre si logrará acta de diputado el 20 de diciembre.

Otro referente parlamentario, el nacionalista vasco Emilio Olabarría, diputado desde 1986, tampoco repetirá y en los días de la última sesión plenaria recibió el reconocimiento de todo el arco parlamentario. También los periodistas parlamentarios le hicieron un pequeño homenaje, algo que también sucedió con Llamazares y Guerra, pero que es un hecho inusual.

En el grupo mixto, especialmente entre los diputados catalanes de ERC e ICV, se mantiene la incógnita de qué coaliciones electorales se conformarán de cara a loas comicios generales, de modo que se ignora si diputados como Joan Tardá y Joan Coscubiela, referentes de la izquierda en esta legislatura, regresarán a la Carrera de San Jerónimo.

Quien no lo hará es Rosa Díez, carismática portavoz de UPyD, que no será candidata por el partido que fundó. Es posible que lo hagan dos ex compañeros suyos, Toni Cantó e Irene Lozano, pero por partidos diferentes: el primero como número dos de Ciudadanos por Valencia – tras abandonar su grupo parlamentario en abril - y la segunda como fichaje estrella de Pedro Sánchez en la lista socialista por Madrid tras renunciar a su escaño diez días antes de la disolución de la actual legislatura.

En los dos plenos que ha celebrado el Congreso de los Diputados este mes de octubre han sido varios los diputados –al margen de algunos ya citados - que han aprovechado sus intervenciones para despedirse. Otros lo han hecho en las escasas reuniones de comisiones convocadas, la última el pasado jueves.

Incluso el propio presidente de la cámara, el popular Jesús Posada, que pretende repetir como candidato por Soria, no evitó la tentación. “Antes de disolverse la legislatura he de decir que ha sido un honor presidirles. Se levanta la sesión”, dijo al concluir el último pleno de la legislatura. La mayoría de diputados y diputadas se dedicaron a continuación a realizar fotos y selfies como si se tratase de un final de curso de bachiller. La mayoría no volverá a encontrarse en el futuro.

Etiquetas