Publicado: 29.11.2016 22:01 |Actualizado: 29.11.2016 22:05

La 'ley mordaza' y la pobreza
energética, tercera derrota del
Gobierno en el Congreso

La Cámara baja aprueba, sin el respaldo del PP, dos mociones de los grupos socialista y de Unidos Podemos por las que se insta al Gobierno a derogar la 'ley mordaza' y a promover medidas para impedir los cortes de suministros de energías a personas sin recursos, además de una proposición de ley del PNV para reformar la ley de Secretos Oficiales.

Publicidad
Media: 3.72
Votos: 18
Comentarios:
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando y el diputado de este partido Javier Maroto durante su intervención en el pleno del Congreso de los Diputados. EFE/Sergio Barrenechea

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando y el diputado de este partido Javier Maroto durante su intervención en el pleno del Congreso de los Diputados. EFE/Sergio Barrenechea

MADRID.— El nuevo Gobierno que preside Mariano Rajoy y el grupo que le respalda salen a derrota política por pleno parlamentario celebrado. Este martes ha vuelto a ocurrir. Por tercera vez consecutiva la bancada popular se ha visto superada por los escaños de la izquierda en aspectos muy sensibles para la gestión de los conservadores durante la legislatura en la que tuvieron una mayoría absoluta: la conocida como la ley “mordaza” y el combate contra la denominada pobreza energética que sufren millones de personas en España.

La Cámara baja ha debatido en sesión plenaria estas dos mociones que condensan sendas interpelaciones al Gobierno formuladas por los grupos socialista y el de Podemos la semana pasada. La de la formación morada supuso entonces la primera intervención en una sesión de control del su líder, Pablo Iglesias, aunque en esta tarde le ha sustituido su compañero de grupo Rafael Mayoral.

Pero, además, el Gobierno y su grupo perdieron una tercera votación, también muy significativa. El grupo parlamentario vasco defendió una proposición de ley por la que se modifica parcialmente la vigente ley de secretos Oficiales, una norma que data de 1968 y en la que su exposición de motivos figuran referencias al “Movimiento Nacional” y las leyes “fundamentales” de la dictadura. La reforma propuesta, que será tramitada, se limita a solicitar la desclasificación de documentos secretos en unos plazos mucho más breves, entre 10 y 20 años.

La reforma propuesta, que será tramitada, se limita a solicitar la desclasificación de documentos secretos en unos plazos mucho más breves, entre 10 y 20 años

Esas tres votaciones comportan un nuevo revés político para el Ejecutivo que preside Rajoy cuando apenas lleva menos de un mes en pleno ejercicio. Es la tercera vez consecutiva que sufre una derrota parlamentaria, una circunstancia a la que no está acostumbrado el PP ni su líder. Para maquillar su posición se ha abstenido en la de Unidos Podemos.

En la votación que toma en consideración la reforma de la ley de Secretos Oficiales, la bancada popular se ha quedado en solitario a la hora de oponerse. Ciudadanos, socio de investidura de Rajoy, se ha abstenido mientras que el resto de los grupos han respaldado la iniciativa del grupo vasco. Esta proposición de ley fue votada en la pasada legislatura fallida, pero decayó al convocarse las elecciones generales del 26-J; en aquella ocasión Ciudadanos votó a favor.

En el debate de las dos mociones, que “instan” al Gobierno a actuar en función de los contenidos aprobados pero sin fuerza jurídica, tanto el socialista Antonio Trevín como el portavoz de Unidos Podemos, Rafael Mayoral, han criticado duramente al Gobierno y al PP al defender sus respectivas iniciativas, que han sido secundadas por la mayoría de los grupos de la oposición.

Trevín ha hablado de “la necesaria unión de todos para quitar la mordaza a los españoles, pues eso es lo que supone esa ley”, argumento que ha respaldado con algunas estadísticas. “Solo pedimos tres cosas, cambien la mordaza, las multas y las amenazas por la libertad, sus derechos y los servicios públicos”, ha proclamado para sostener la propuesta de su grupo.

El respaldo de Unidos Podemos ha sido, en cualquier caso, muy crítico al exigir “abrir el foco para abordar una nueva ley con conceptos mucho más abiertos y de defensa de los ciudadanos”, ha dicho el navarro Eduardo Santos, quien ha anunciado el voto contrario al punto final de la moción, el relativo a la reforma de los CIES por entender que deben ser, sencillamente, eliminados.

Es la tercera vez consecutiva que sufre una derrota parlamentaria, una circunstancia a la que no está acostumbrado el PP ni su líder

El grupo popular, para maquillar su derrota en el punto que aludía a derogar la ley “mordaza”, ha votado a favor de tres puntos de la moción, las relativas a los aumentos de plantillas de las fuerzas de seguridad y de instituciones penitenciarias, además de la reforma de los CIES que se plantea en el último apartado de la iniciativa socialista. “Es que el aumento de las plantillas ya se está haciendo”, ha justificado el portavoz conservador, Alberto Martín-Toledano.

En defensa de la moción sobre la pobreza energética planteada por Unido Podemos, Rafael Mayoral, ha exigido que se aclare “sin hacernos trampas en el solitario” cuánto cuesta producir la energía de verdad para un sector “que se ha privatizado” al margen de los ciudadanos. “Debemos estar a la altura de las necesidades de nuestro pueblo porque la energía es un derecho, al tiempo que hay que decirles a las empresas eléctricas que se acabó la ley del salvaje oeste”, ha clamado para concluir su intervención.




Una mayoría de grupos parlamentarios ha respaldado la iniciativa de la formación morada, aunque el apoyo del PNV ha sido parcial por entender que algunos conceptos de la moción son competencia autonómica. La portavoz socialista, Pilar Lucio, ha defendido que “es urgente abordar la reforma del sector energético y establecer una estrategia para afrontar una solución a la pobreza energética”.

Tan solo el PP no ha querido suscribir la iniciativa del grupo Unido Podemos por entender que “comporta una falta de análisis riguroso. Aquí se viene a trabajar, no es un lugar para mítines”, ha dicho su portavoz, Guillermo Mariscal. El parlamentario conservador ha criticado que una enmienda transaccional del grupo proponente “se nos ha entregado fuera de plazo después de haberla negociado con el resto de los grupos”. No obstante, ha anunciado la abstención de la bancada popular para matizar su soledad en la votación.