Público
Público

Libertad de expresión Uno de los jueces a favor de la querella contra Wyoming y Dani Mateo fue senador del PP 

Vicente Magro fue elegido para representar a los conservadores en la Cámara Alta en las elecciones generales de 1996.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4
Comentarios:

Momento del programa del 10 de mayo de 2016 por el que la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos denuncia al Gran Wyoming y a Dani Mateo.

Vicente Magro, uno de los jueces de la Audiencia Provincial de Madrid que admitió la denuncia contra el Gran Wyoming y Dani Mateo, fue senador independiente del PP por la provincia de Alicante entre 1996 y 1997, según ha desvelado La Sexta Noche.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid ordenó al juez de Instrucción número 4 de Alcorcón que admitiera a trámite la querella interpuesta por la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos contra los dos humoristas del programa de El Intermedio. La Sala consideró que uno de los chistes pronunciados en el sketch constituyen un delito contra los sentimientos religiosos.

En el espacio emitido el pasado 10 de marzo, el actor Dani Mateo manifestó que "el Valle de los caídos alberga la cruz cristiana más grande del mundo, con doscientas mil toneladas de peso y ciento cincuenta metros de altura, el triple de lo que mide la Torre de Pisa. Y eso es porque Franco quería que esa Cruz se viera de lejos, normal, porque quien va a querer ver esa mierda cerca".

Los magistrados Vicente Magro e Isabel Maria Huesa consideraron que la decisión del juez de Alcorcón de archivar en primera instancia el asunto "conlleva una merma del derecho a la tutela judicial efectiva" de los querellantes y que los hechos "pueden determinar la existencia de un delito que está proliferando en los últimos tiempos como es el de odio", según recoge Europa Press.

El juez Magro fue elegido para representar al partido conservador en el Senado en las elecciones generales de 1996. Ejerció como primer secretario de la Comisión de Justicia en el Senado, además de ocupar un puesto como vocal en la Comisión de Interior y Función Pública del mismo.

En 1997 abandonó la Cámara Alta al ser nombrado presidente de la Audiencia Provincial alicantina. Años después, se trasladó a la Audiencia Provincial de Madrid y, a finales de 2016, pasó a formar parte del Consejo General del Poder Judicial.