Publicado: 10.02.2016 20:13 |Actualizado: 10.02.2016 20:21

El líder de C's en León, último expulsado del partido tras tuitear
que la violencia machista no existe

El partido de Albert Rivera ha eliminado de sus filas a 59 cargos públicos entre los que se encuentran tres ediles de Jaén que se subieron el sueldo o el portavoz de Leganés, que pudo haber financiado irregularmente la campaña electoral de las municipales. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 10
Comentarios:
El cabeza de lista por León, Sarat Maraña y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Facebook

El cabeza de lista por León, Sarat Maraña y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Facebook

MADRID.- "La violencia machista no existe. Es de género; indistintamente mujer-hombre, hombre-mujer". Esta es una de las 'perlas' que el coordinador de Ciudadanos en León escribió en su cuenta de Twitter entre los años 2011 y 2013 y que incluyen otras expresiones machistas como "no hay mujer fea, hay copas de menos" o la difusión del mito de las denuncias falsas: "Lo dicen los propios guardias civiles: la mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas", escribió también.

Después de que El diario de León destapara el pasado en las redes de Sadat Maraña -ex de UPyD y que ya fue retirado como cabeza de lista de su provincia al Congreso por haber mentido en su currículum-, él se apresuró a borrar los tuits de la polémica, pero no fue suficiente. Ante el descontento de la dirección del partido, tuvo que presentar su dimisión, que este mismo miércoles fue aceptada por el delegado territorial de C's en Castilla y León; Miguel Ángel González. 




Pero Maraña no es el único que ha abandonado el partido -forzosamente o no- en las últimas semanas. De hecho, ya son 59 los cargos públicos que han dejado de pertenecer a las filas de Albert Rivera desde las elecciones autonómicas y municipales, tal y como ha adelantado El Mundo. Los últimos, tres ediles de Jaén que se subieron el sueldo y el portavoz de Leganés, sobre quien existen dudas de una posible financiación irregular de la campaña de esos comicios. 

En el primer caso, Salud Anguita, Iván Martínez y Víctor Santiago aumentaron su salario en más de 10.000 euros brutos al año con el apoyo de los votos del PP, el partido que tiene el mando del Ayuntamiento de Jaén con mayoría simple. Los tres han pedido su paso al grupo de concejales no adscritos y la baja en la formación, después de que la dirección nacional les abriera un expediente de expulsión esta misma semana. 

Según Ciudadanos, sus (ya ex) concejales habían realizado acciones en contra de las directrices del partido y la subida de sueldo sólo fue "la gota que colmó el vaso". Los propios afectados han reconocido también que recibían presiones sobre a quién debían votar y han denunciado que la formación es poco democrática y usa herramientas propias de "regímenes totalitarios y sectarios", según adelantó ABC

En el caso del municipio madrileño, Jorge Pérez, uno de los dos ediles con los que cuenta C's en el Ayuntamiento ha sido expulsado por haber financiado con donaciones de particulares la campaña de los comicios de mayo. Un grupo de afiliados del partido denunció ante el Comité de Garantías que Pérez, portavoz de C's en Leganés, y Gema Martín Díaz (la secretaria tesorera del partido, que también ha sido expulsada) habían elaborado un dossier en el que les explicaban que habían aceptado donaciones de los afiliados para hacer frente a la "campaña low cost" que quería llevar a cabo el núcleo duro de Rivera. 

Para Ciudadanos, ése es "un hecho contrario a lo que se recoge en los Estatutos del partido y las propias leyes" internas; una actuación que la formación "no tolera" porque, dicen en un comunicado, "no cabe en una organización sólida, coherente y transparente". 

Denuncia a la tesorera de Logroño

Esta 'limpieza' del partido ha afectado también a una de sus cuatro concejales de Logroño que sin duda, se ha convertido en el caso de 'garbanzo negro' más grave dentro del partido. Nazareth Quijano fue denunciada a la dirección nacional por C's La Rioja tras conocer el testimonio de una vecina que afirmaba haber recibido un puesto de trabajo que nunca llegó. Ello suponía, al parecer, "suplantación de identidad y falsedad" pero sirvió a los de Rivera para descubrir algo peor: como tesorera de la agrupación local, había desviado más de 18.000 euros desde las cuentas del partido hacia una suya. Y en tan sólo tres meses. 

La dirección pidió a Quijano no sólo el acta de concejal, sino el reingreso del dinero. Aunque ella respondió como le pedían (dimitió forzosamente y devolvió el dinero) Ciudadanos Logroño decidió igualmente denunciarla ante la Fiscalía por el desvío de fondos del grupo.