Publicado: 17.01.2014 07:00 |Actualizado: 17.01.2014 07:00

Los límites que impone el PSOE a las primarias "favorecen" a Rubalcaba

Grupos de base del partido se suman a los seguidores de Chacón al denunciar que el reglamento coarta la participación. Los barones mantienen su respaldo a los requisitos del censo previo y la exigencia mínima de habitantes para que ha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la semana en la que el PSOE tiene previsto poner en marcha las primarias para elegir a sus candidatos de cara a las elecciones autonómicas y generales previstas para 2015, fijando el calendario durante el Comité Federal del sábado, la dirección del partido sigue sin despejar una de las principales incógnitas del proceso. ¿Intentará el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ser de nuevo el candidato del partido a la Presidencia del Gobierno? En distintas comparecencias públicas y entrevistas el líder de los socialistas insiste en que hará "lo que sea mejor" para el partido y que desvelará su opción cuando toque.

La Ejecutiva ya ha asegurado que todos los candidatos deberán ser escogidos antes de que finalice 2014, por lo que la decisión deberá llegar en los próximos meses. Hasta entonces, diferentes grupos de base y sectores críticos del partido consideran que el reglamento de primarias que prepara Ferraz y que el máximo órgano entre congresos aprobará mañana, pone a Rubalcaba las cosas más fáciles por si finalmente decide luchar en la batalla por recuperar La Moncloa.

Se trata de una denuncia que, tal y como explicó Público, ya han hecho esta semana desde el entorno de la que fuera la rival del hoy líder del PSOE en el 38 Congreso, la exministra de Defensa Carme Chacón. A esa crítica se sumaban ayer desde el colectivo Foro Ético —grupo del que forman parte, entre otros, el diputado Odón Elorza y la dirigente de Juventudes Socialistas, Beatriz Talegón—, cuya portavoz, Otilia Armiñana, explicaba en declaraciones a este diario que "todo" lo que está haciendo la dirección del partido en la organización de las primarias "favorece al aparato y perjudica a la ciudadanía". 

Y estas mismas tesis son las que se defienden desde el colectivo Gana Madrid, plataforma que respalda la candidatura del sociólogo Enrique del Olmo a las en principio no previstas primarias para la Alcaldía de Madrid. Este último consideraba ayer que "la pasión por las primarias de la dirección del PSOE es inexistente", e insistía en el hecho de que "cuanto más se acote la participación más control habrá del aparato y de los equipos directivos". El grupo ha puesto en marcha una iniciativa a través de change.org reclamando "primarias realmente abiertas" dentro del partido, que al cierre de esta edición contaba con varios cientos de firmas de apoyo.

Todos esos colectivos utilizan los mismos argumentos basados en el borrador del reglamento del proceso con el que se trabaja en Ferraz, y que la semana pasada salió a la luz en diferentes medios, entre otros éste. Sus quejas se refieren a los requisitos que establece la dirección. El primero es el que se refiere a la exigencia de que todo aquel que quiera votar en las primarias que sean abiertas a la ciudadanía —las normas internas prevén este tipo de procesos en el caso de la elección del candidato a La Moncloa y en el de los aspirantes a los ejecutivos regionales cuyas federaciones lo pidan— deba inscribirse en un censo previo antes de la votación.

Las organizaciones consultadas insisten en que este aspecto "cercena la participación" dado que aquellos no militantes que quieran participar tendrán que ir al menos en dos ocasiones —una para inscribirse y la otra para votar— a las sedes del partido dispuestas para el proceso. La baja afluencia de votantes, apuntan, beneficiaría a los intereses de Rubalcaba, cuyas cotas de popularidad no consiguen remontar, y a los propios aparatos internos, que en cambio sí conseguirían movilizar a los suyos.

El rechazo de estas plataformas de base y de los diputados y socialistas críticos con Ferraz se extiende también al hecho de que la dirección haya descartado la celebración de una segunda vuelta en las primarias. Consideran que la elección de un candidato en una sola votación podría hacer que el ganador lo hiciera sin apenas llegar al 30% del respaldo en función del número de aspirantes que se presenten. 

Añaden, asimismo, que el suelo mínimo de población exigido para avalar la celebración de las primarias en las federaciones autonómicas, y que fuentes de la Ejecutiva explicaban ayer que se situará finalmente en el millón y medio de habitantes, supone otro impedimento a la participación que beneficiaría a Rubalcaba, ya que las comunidades en las que no habría votaciones —La Rioja, Cantabria, Navarra, Illes Balears y Murcia— son afines a la dirección federal.

Desde Foro Ético denuncian, además, que Ferraz prevea que sólo los militantes puedan avalar a los aspirantes. Armiñana explica que los apoyos deberían ser también de simpatizantes, y respalda que todos ellos puedan avalar a más de un candidato. 

Pero todas estas críticas se topan de frente con el incuestionable respaldo orgánico con el que cuentan el secretario general y su equipo a la hora de aprobar el mencionado reglamento. La mayoría de las direcciones territoriales consultadas, incluídas algunas de las más importantes como Andalucía o el País Valencià, suscriben a pies juntillas los requisitos que piensa exigir Ferraz en las primarias.

La única nota discordante vuelve a ser la de la federación madrileña que lidera Tomás Gómez que, si bien no se ha mostrado en contra del censo previo o del suelo de población, sí ha reclamado un cambio de planteamiento en la elección de los candidatos a raíz de la polémica que el miércoles provocaron unas declaraciones de la número dos del PSM, Maru Menéndez. Esta descartó la convocatoria de unas primarias para elegir al próximo candidato socialista para presidir la Comunidad de Madrid por entender que el liderazgo de  Gómez estaba "consolidado".

Ayer, un día después, el propio secretario general de los socialistas madrileños matizaba estas palabras. "Lo que vale para Madrid vale para todos los territorios y, por lo tanto, creo que en todos los territorios debería hacerse lo mismo. Abiertas o cerradas", aseguraba Gómez. Siempre según su planteamiento, si finalmente el partido opta por las primarias abiertas, su propuesta para el Comité Federal será que se produzcan al mismo tiempo las primarias territoriales y las nacionales. "Para que de esa manera podamos sumar esfuerzos para que se produzca la máxima movilización y participación ciudadana", remachaba.

Sin entrar en detalles sobre los requisitos exigidos por Ferraz, desde Izquierda Socialista uno de sus integrantes, José Antonio Pérez Tapias, explicaba ayer que lo que defiende su organización es que se pongan "las mayores facilidades" para permitir la "máxima participación" en las primarias.