Publicado: 11.03.2016 23:18 |Actualizado: 11.03.2016 23:41

Las llamadas de López Madrid con Granados y González revelan que la guerra del PP no afectaba al empresario

El consejero de OHL está siendo investigado en la Operación Púnica por financiar a los conservadores madrileños, encabezados por expresidenta regional, Esperanza Aguirre.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
Javier López Madrid./ EFE

El consejero delegado de OHL, Javier López Madrid./ EFE

MADRID.- A los grandes empresarios como el consejero de OHL Javier López Madrid no les afectan ni las guerras de partido ni las relaciones de amistad cuando presuntamente se trata, según la investigación de la Guardia Civil en la Operación Púnica, de financiar a partidos políticos afines a cambio de concesiones públicas. Francisco Granados, Ignacio González y la mujer de este, Lourdes Cavero, tienen una dinámica relación telefónica con el yerno del exministro franquista Juan Miguel Villar Mir, que parece sortear a la perfección las discrepancias entre los exvicepresidentes y hombres de confianza de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid.

Ahora todos ellos están imputados en diferentes procedimientos. López Madrid en la trama Púnica, las tarjetas black y el presunto acoso a la doctora Pinto. Granados lleva un año en la prisión de Estremera después de que la Guardia Civil le descubriese dinero escondido en Suiza. Por su parte, González y su esposa acaban de ser declarados oficialmente investigados por el juzgado de Estepona (Málaga) que indaga sobre la compra por parte del matrimonio de un ático pagado con dinero procedente de un soborno, por una recalificación de terrenos en Arganda del Rey. Además, al expresidente el PP acaba de abrirle un expediente para aclarar esta acusación.

El primero en caer fue el amigo y ex compañero de trabajo de López Madrid en Societé Generale, Francisco Granados, detenido a finales de octubre de 2014 por la Guardia Civil. La operación se veía venir y, a pesar de haber compartido fiestas y un yate con el exvicepresidente de Esperanza Aguirre y ex secretario general del PP de Madrid, Javier López Madrid no dudo en alimentar la relación con su mayor opositor, el entonces presidente de la Comunidad Ignacio González.



El cruce de llamadas entre González y López Madrid es habitual en los meses posteriores al verano de 2014, justo antes de la detención de Francisco Granados en octubre de ese año. Según los documentos a los que ha tenido acceso Público y que forman parte de uno de los sumarios por acoso sexual relacionados con la doctora Elisa Pinto, hay tanto llamadas entrantes como salientes entre el político y el empresario en septiembre y octubre, incluso también con la mujer de González, Lourdes Cavero, que en abril de ese año había dimitido de su puesto en la Confederación de Empresarios Madrileños (CEIM).

Espiando a amigos

Fuentes cercanas a ambos aseguran a Público “que la amistad entre ellos siempre había sido estrecha a pesar de la guerra entre Francisco Granados y González para hacerse con el PP de Madrid. Una vez perdida la batalla, el negocio tiene que seguir adelante”. Sin embargo, según información desvelada recientemente en el caso del ático por otro conocido de ambos -el comisario José Villarejo-, sería la constructora OHL quien pagó a la agencia de detectives Mira para que siguiera a Ignacio González a Colombia. Este iba acompañado del gerente del Canal de Isabel II, Ildefonso de Miguel, que también aparece entre los contactos con los que se comunica López Madrid a los largo de 2014.

Pero aunque la relación telefónica con Granados se redujo en extremo, al menos según los mensajes que se han podido recuperar del teléfono del ejecutivo después de que este le proporcionara el dispositivo al informático de OHL para que le eliminara la información delicada, seguían teniendo un nexo en común: el imputado Alejandro de Pedro, conocido como “informático” de la trama Púnica y al que el PP le contrataba servicios de limpieza de imagen a políticos, entre otros servicios.

Lo cierto es que el listín de contactos del consejero delegado de OHL está repleto de imputados tanto en Púnica como en otros procedimientos, como las tarjetas black. Destacan en este caso el empresario David Hatchuell y Arturo Fernández.

También deja constancia este listado de contactos de las buenas relaciones con todos los ex secretarios generales que el PP de Madrid ha tenido en las últimas décadas. Además de Granados y González, en su agenda aparece el controvertido Ricardo Romero de Tejada, vinculado al tamayazo que ascendió a Esperanza Aguirre a la Presidencia de la Comunidad gracias a dos tránsfugas presuntamente pagados por empresarios afines al PP.