Público
Público

Podemos lleva al Parlamento andaluz los convenios de Susana Díaz con el Ibex 35

La formación morada dice que la sede de la Presidencia de la Junta "no debe usarse como 'photocall' para dar coba al capitalismo de amiguetes"

Publicidad
Media: 4.56
Votos: 9
Comentarios:

De izquierda a derecha y de arriba a abajo, la presidenta de la Junta de Andalucía con los presidentes de las grandes empresas y bancos con los que firmó acuerdos al principio de su mandato: BBVA, Francisco González, Endesa, Borja Prado, de Telefónica, César Alierta, y Caixabank, Isidre Fainé (los dos últimos ya no están en la presidencia).

Podemos Andalucía ha registrado en el Parlamento andaluz una solicitud de comparecencia por la que reclama que directivos de cinco grandes empresas y bancos del Ibex 35 (concretamente, BBVA, Endesa, Banco Santander, Caixabank y Telefónica) informen sobre la ejecución y desarrollo de los convenios que firmaron con el Gobierno andaluz cuando Susana Díaz asumió la Presidencia de la Junta.

En rueda de prensa, la presidenta del grupo parlamentario de Podemos Andalucía, Carmen Lizárraga, ha explicado que dichas comparecencias deben desarrollarse en la Comisión parlamentaria de Presidencia y que confían en que "no las bloqueen" en la Mesa de este órgano parlamentario. Podemos, concretamente, reclama que asistan a fiscalizar estos convenios a la Cámara andaluza "por su dudoso funcionamiento", el presidente del BBVA, Francisco González, el de Endesa, Borja Prado, por el Grupo Santander, Ana Patricia Botín, el presidente de Caixabank, Jordi Gual Solé, y su homólogo en Telefónica, José María Álvarez Pallete.

Como ha recordado Lizárraga, la presidenta de la Junta, en los primeros meses en el cargo, presentó "como medida estrella" la firma de una serie de convenios con empresas del Ibex 35, y dijo "que venían a dar liquidez a la administración andaluza, a las pymes o que venían a ofrecer puestos de trabajo a Andalucía", algo que, a juicio de Podemos, no ha ocurrido pues hay "un abismo entre lo anunciado y lo ejecutado".

La diputada autonómica ha censurado que "los pactos por arriba jamás llegan abajo" y que San Telmo (la sede de la Presidencia de la Junta) "no debe usarse como photocall para dar coba a ese capitalismo de amiguetes, como decía Stiglitz, que es el que le gusta a Susana Díaz".

Entre enero y abril de 2014, apenas cuatro meses después de tomar posesión como presidenta de Andalucía, Susana Díaz invitó al Palacio de San Telmo a los principales banqueros y empresarios del país. Fruto de aquellos encuentros, el Gobierno andaluz firmó cinco convenios de colaboración con el Santander, el BBVA, Caixabank, Telefónica y Endesa.

Por aquel entonces, Díaz había emergido en la esfera política nacional como una figura a tener en cuenta, no sólo dentro del PSOE, sino como “futura mujer de Estado”. A esta imagen contribuyó, seguramente, el hecho de que Susana Díaz se fotografiase con los principales empresarios del país al poco de ser investida presidenta de Andalucía. La sevillana ya se había reunido con algunos de estos banqueros en Madrid, gracias a la intermediación del presidente de la Fundación La Caixa, Antonio Pulido (persona muy próxima a la presidenta), y no le costó convencerles de que vinieran a Sevilla y firmaran varios convenios millonarios con su Administración, todos ellos con el objetivo de crear empleo y reducir la alarmante tasa de paro de la comunidad.

El Santander firmó un crédito de 500 millones de euros para la Junta, más una inversión de 900.000 euros mil becas para prácticas en empresas dirigidas a jóvenes de entre 18 y 30 años, y 750.000 euros más para investigación de enfermedades raras. La Consejería de Empleo sostiene que se han resuelto ya 990 becas, y se ha financiado una segunda convocatoria por otras mil.

Con Caixabank se firmó un acuerdo por 2.000 millones de euros en créditos para pymes, que aún no se ha concretado, y con el BBVA se pactó una inyección de 500 millones de los que sólo se han entregado un 2,5%.

En el caso de Telefónica (8,9 millones para 1.000 becas en dos años) el convenio se ha prorrogado sin que se hayan logrado los objetivos comprometidos, igual que los 15 millones de Endesa para 1.200 becas de investigación.