Publicado: 11.11.2015 11:17 |Actualizado: 11.11.2015 11:35

Lluís Llach: "La CUP quiere que 62 diputados cambien de opinión, nosotros que cambien sólo dos"

El diputado de Junts Pel Sí no ve otra opción posible para presidir la Generalitat catalana que la de Artur Mas y pronostica que "a la larga" las cosas caerán "por su propio peso".

Publicidad
Media: 1
Votos: 3
Comentarios:
Los diputados de Junts pel Sí, Raül Romeva y Lluis Llach, en el hemiciclo del Parlament de Catalunya./ EFE

Los diputados de Junts pel Sí, Raül Romeva y Lluis Llach, en el hemiciclo del Parlament de Catalunya./ EFE

MADRID.-El diputado de Junts Pel Sí Lluís Llach ha defendido la posición de su coalición en una entrevista y ha asegurado que "la CUP quiere que 62 diputados cambien de opinión, nosotros pedimos que cambien sólo dos". En declaraciones a Rac1, se ha mostrado optimista y convencido de que las cosas "a la larga" deberían caer "por su propio peso".  

Sobre quién debe encabezar el Gobierno y todo el proceso, Llach no ve otra opción posible que no sea la del líder conservador. "Nuestro presidente es Mas, con todas las contradicciones que para algunos de nosotros, incluso, comporta. Lo asumimos. Se ha acabado". Y añade. "A veces perdemos de vista que [Mas] hizo el discurso de investidura de JxSí, no de Convergència. lo digo para dar pistas", ha sentenciado.  

Además ha añadido que la CUP no son, como se ha trasladado a la opinión pública, dice, los vigilantes del comportamiento. "Los encargados de vigilar el comportamiento de nuestros políticos somos los diputados de JxSí.




Llach ha defendido a Mas y ha insistido en que no es el candidato de Convergència. "Es el candidato de JxSí. Estoy seguro que sabe que tiene que defender posiciones que antes no defendía".

Llach: "Las conversaciones no van tan mal como parece"

El músico reconvertido a político defiende que las conversaciones "no van tan mal como parece". "Lo digo en serio", ha insistido el diputado. Asimismo, se muestra seguro de que ninguno de los 72 parlamentarios apuesta por la opción de las elecciones anticipadas. Dicho esto, tampoco descarta ningún escenario posible. En caso de que hubieran de nuevo comicios en marzo, duda de que se volviera a presentar. "Es una posibilidad muy remota".

Por último, ha vuelto a culpar al Estado español de no estar facilitando las cosas y de agravar el conflicto. "Sabe tensionar muy bien. Y puede ser que eso no pese. Nos crea una especie de emergencia institucional y política". Por ello, entiende que la gente está intranquila y que los plazos deben acortarse.