Publicado: 04.01.2016 21:36 |Actualizado: 05.01.2016 09:12

Lluís Rabell: “Ha estallado la burbuja del 27-S”

El presidente del grupo parlamentario de Catalunya Sí que es Pot no concede credibilidad alguna a la última toma de posición del máximo dirigente de ERC, Oriol Junqueras, y afirma que ya es demasiado tarde para que Artur Mas se eche a un lado y evite de esta manera la convocatoria de nuevas elecciones en Catalunya para el mes de marzo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
Lluís Rabell, durante la entrevista./ M. F.

El presidente del grupo de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell. M. F.

Este martes empieza una ronda de contactos entre las fuerzas que hicieron posible la candidatura de En Comú Podem en las pasadas elecciones del 20-D para crear un espacio político de izquierdas que vaya más allá de lo que representa Catalunya Sí que es Pot en la cámara legislativa catalana. Así lo explica el presidente de este grupo parlamentario, Lluís Rabell, que considera que, tras la decisión de la CUP de no facilitar la investidura de Artur Mas, Catalunya está abocada a la celebración de nuevas elecciones.

“Es demasiado tarde ya para que Artur Mas se aparte y se eche a un lado, tal como ha defendido el diputado de ERC Joan Tardà” en redes sociales, afirma Rabell. Los diputados de Catalunya Sí que es Pot trabajan con la hipótesis de que en la dirección de Convergència (CDC) no tienen candidato alternativo al actual presidente en funciones de la Generalitat.



Entiende Rabell que la retirada de Mas sería “muy humillante”, pero también advierte que una cosa es la política oficial del partido del President y otra el hecho de que dentro de Convergència hay gente que ya le dan por amortizado.

“Lo más inteligente ahora sería construir un relato de continuidad” para un espacio político de izquierdas

Califica de “postureo” la toma de posición del líder de ERC, Oriol Junqueras, favorable al aprovechamiento hasta última hora de las posibilidades de negociación entre Junts pel Sí y la CUP, que explicó este lunes ante los medios de comunicación. Cree que ERC se presentará a las elecciones en solitario y que ahora pretende aparecer como un partido de “buenos chicos”, como fuerza cargada de “sentido común”, sin responsabilidad alguna en el fracaso de las conversaciones con la CUP.

No ve indicio de que se pueda producir una maniobra de última hora que evite la convocatoria de elecciones, pero indica que, en cualquier caso, la ocasión final para que se dé a conocer un movimiento en este sentido es la reunión que mantendrán este martes los dirigentes de Junts pel Sí.

“Ha estallado la burbuja del 27-S”, “ha finalizado un período”, afirma contundentemente Rabell en conversación con Público. Opina que “el artefacto Junts pel Sí era un invento para reconducir CDC y para permitir que Artur Mas liderara la recomposición de este partido”. La CUP, en su opinión, “ha pagado los platos rotos” de un proceso que les ha resultado “agotador”. “El planteamiento del 27-S en términos plebiscitarios era inviable”.

La CUP "ha pagado los platos rotos” de un proceso que les ha resultado “agotador”

La renuncia de Antonio Baños a su acta de diputado no le ha sorprendido. Piensa Rabell que el que fue cabeza de lista de la CUP “se encontró prisionero de su propia ilusión”, que tanto él como sus compañeros “han padecido mucho” y que eso les colocó en manos de la política de Convergència. Reconoce no sólo su “honestidad política y personal”, sino que se encuentran entre los que considera como “su gente”, “gente diversa”, que hay que distinguir de la que “no lo es”.

“Nosotros hemos sido muy leales con la CUP. Hemos sido la única formación política que los ha defendido”, afirma el líder de Catalunya Sí que es Pot, que pone especial empeño en señalar que los insultos y groserías lanzados contra diputadas como Anna Gabriel alcanzan “niveles infamia intolerables”. “En eso sí que habría que colocar líneas rojas”, de la misma manera que frente a los “ataques machistas” que ha sufrido la representante de Ciudadanos Inés Arrimadas, de la que obviamente se siente muy lejos políticamente.

El futuro de Catalunya Sí que es Pot

Rabell ve complicado que se mantenga la marca de Catalunya Sí que es Pot en las elecciones que ya prevé para marzo, pero no le parece aconsejable cambiar demasiado los referentes políticos.

Compara la candidatura que él encabezó con lo que en términos militares se conoce como cabeza de puente, que en los desembarcos son los lugares en los que se reciben los golpes más fuertes. “Lo más inteligente ahora”, según él, sería “construir un relato de continuidad”, aunque todas las elecciones tengan sus propias características. “La clave será la misma que la de las elecciones del 27 de septiembre´”, para las que se intentó “configurar un espacio con base social popular, con la clase trabajadora”.

Y en cuanto a la posibilidad de que él vuelva a ser candidato, afirma que “está disponible”, pero que “depende de muchos factores, de negociaciones y del tira y afloja” entre diferentes fuerzas”, aunque insiste en que “tendría lógica una cierta continuidad”.

Etiquetas