Público
Público

Lola Sánchez: "Como en Grecia, los chantajes y amenazas a Podemos vienen de Bruselas" 

La eurodiputada de la formación que lidera Pablo Iglesias dice que no se postulará para los cargos orgánicos de Podemos, y tampoco será candidata en las autonómicas porque quiere seguir en su escaño. "Cuanto más dividido esté el poder, mejor"

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 39
Comentarios:

Lola Sánchez, en uno de sus vídeos como candidata a las elecciones europeas. PODEMOS


MADRID.- Pablo Echenique y Teresa Rodríguez dieron el paso, pero ella asegura haberle cogido "el tranquillo" al Europarlamento. Sus dos compañeros eurodiputados dicen que simultanearán el trabajo en la UE con sus responsabilidades en la estructura orgánica de Podemos -de resultar elegidos como secretarios generales autonómicos-, pero Lola Sánchez quiere dar la oportunidad de saltar a la arena política a otras personas, porque "para eso nació Podemos".

Casi medio año después de haber llegado a la Eurocámara con el terremoto del 25 de mayo, Sánchez se muestra orgullosa por los frutos de su trabajo y el de su equipo en Bruselas, con la vista puesta en uno de sus grandes enemigos, el TTIP. El Tratado de Libre Comercio que Bruselas y Washington negocian con sigilo está entre las prioridades de su grupo parlamentario (GUE/NGL), y aparece marcado en rojo en la agenda de Sánchez. "Si todo el mundo sabe de qué va y qué contiene, todo el mundo se opondrá", asegura.

El "tirón de orejas" de Bruselas al Gobierno de Murcia, y su exigencia de aportar información sobre las ayudas concedidas al aeropuerto privado de Corvera son algunos de los logros por los que saca pecho Sánchez, antes de asegurar que a la puerta de Podemos aún no ha llamado ningún lobby "porque saben que no tienen nada que hacer".

Pablo Echenique y Teresa Rodríguez han dado el paso y se han postulado a las elecciones a las Secretarías Generales autonómicas,  ¿por qué usted no?

El trabajo en Bruselas me está gustando bastante. He conformado un equipo buenísimo , estamos consiguiendo cosas, lo que nunca habríamos creído cuando llegamos. Dicen que el Parlamento Europeo no sirve para nada, que hay poco que hacer aparte de patalear, pero se pueden hacer muchas cosas. Le hemos cogido el tranquillo, sabemos qué tenemos que hacer para sacarle cosas a la Comisión, como pasó con el aeropuerto de San Javier, en Murcia. Me ha picado el gusanillo del Parlamento, pero aparte creo que esto va a ser una plaza fuerte de pelea. Casi seguro que Syriza ganará las elecciones en Grecia, y tenemos los comicios en España. A ver qué pasa con Podemos, pero como ocurre con Grecia, las amenazas y los chantajes vienen de allí, de la Comisión Europea.

¿Cómo se habla en los pasillos del Europarlamento del ascenso de Syriza? ¿Cómo se percibe?

Con mucha ilusión, pero hablo de mis compañeros de grupo. No sé cómo se lo están tomando en otros partidos, estamos recién llegados de navidad y todavía no hemos tenido mucha relación, pero en nuestro grupo hay esperanza porque esto sirva para impulsar también a otros partidos en sus países de origen.

¿Han visto nuevos gestos por parte del Europarlamento o de la Comisión de lo que ustedes encuadran en una campaña contra Syriza? La semana pasada fue Merkel, antes lo hizo Juncker…

Nada nuevo. Desde lo que dijo Merkel de la salida del euro no ha habido novedades, pero ellos ya han hecho sus cálculos. Primero vino una amenaza enorme a Grecia, y ahora, como la deuda griega es prácticamente pública para todos los europeos, les importa menos que se haga una quita o que se reestructure. Ya no es una deuda de los bancos alemanes o franceses, la han convertido en pública y es menos problemática. La semana que viene habrá pleno en Estrasburgo y supongo que habrá algún debate sobre el tema.

Si quedan dos semanas para las elecciones probablemente intensificarán esa campaña.

Exacto

Volviendo a su decisión de no postularse a los cargos orgánicos de Podemos, ¿ha consultado esta decisión con el secretario general del partido? ¿Le ha apoyado?

Lo he consultado con mi gente de Murcia. Hay quienes llevaban tiempo pidiéndome que me presentara a la Secretaría General, pero hay gente válida de sobra para cubrir todos los puestos, no tenemos que ser los mismos los que estemos en todas partes. Podemos nació para eso, para empoderar a gente normal y corriente que nunca había hecho política. Cuantos más seamos y más nos repartamos mejor; cuanto más dividido esté el poder es mejor, siempre. La concentración de poder siempre lleva a posiciones de fuerza que a veces no responden a la realidad de la democracia. Más que nada, lo que quiero es quedarme aquí, dar la pelea en Bruselas y cumplir el compromiso con los electores de las europeas de mayo, con el programa con el que vinimos.

¿En qué circunstancia se plantearía dejar el Europarlamento? ¿Lo haría si el secretario general se lo pidiera? ¿Para presentarse a las primarias para elegir  a los candidatos para los procesos electorales de este año?

No creo.

El "no creo" también lo usó Echenique

Si hubiera una avalancha de gente que me lo pidiera porque en Murcia fuese a suponer un cambio importante que me presentara yo y no otra persona… pero siento que en Murcia no va a haber un cambio importante en el impulso de Podemos porque sea yo u otra persona. Me parece importante que yo esté aquí como murciana, defendiendo los intereses de allí, y lo hemos demostrado con el aeropuerto de San Javier. Los asuntos de mi región me interesan especialmente, y cuando esté constituido un Consejo Autonómico en Murcia tendremos comunicación directa para poder traer al Europarlamento sus demandas.

¿Ha apoyado o va a apoyar a algún candidato?

No, y no quiero entrar en eso. Quiero que sea un proceso independiente, en manos de todos los círculos de la región. Prefiero que entre ellos decidan, y quiero mantenerme al margen. Si todos los procesos son democráticos, limpios y transparentes, apoyaré lo que salga de ahí y haré campaña por el secretario que ellos hayan elegido.

¿Considera que los procesos están siendo limpios?



¿Cómo ha sido el proceso municipal en Cartagena, su ciudad?

Ha sido bastante bueno. En la lista ha entrado gente que llevaba en Podemos desde el principio, como mi hermana. Ha habido malas lenguas, cómo no, que han criticado que mi hermana estuviera en esa lista y que finalmente haya entrado en el Consejo, como si yo la hubiera puesto a dedo. Cualquiera puede ir a las fotos de la primera asamblea en Cartagena, en febrero, y ella estaba a mi lado, con el micrófono en la mano. Aparte, la gente la ha votado, no hay nada que criticar.

La cuestión es que se ha incluido en esa lista a gente de edades, procedencias sociales y laborales diferentes, gente que estaba desde el principio y otras que se han unido hace poco, pero que tienen valía.

Mencionaba que hubo quienes les avisaron de que en el Europarlamento hay poco margen de acción, que habría quienes intentaría impedir que culminaran algunos planes. ¿Qué es lo que han conseguido y qué es lo que han intentado trabarles?

Lo del aeropuerto ha sido muy importante, porque ha sido un tirón de orejas de la Comisión Europea al Gobierno de Murcia por cómo ha llevado a cabo toda la gestión: abrió un aeropuerto nuevo con dinero público, luego tenía que ser privado, después había que rescatarlo, pero ahora resulta que no va a ser rentable… ha sido un desastre de gestión, y está bien que la Comisión Europea los haya puesto en fila, pero ese proceso no ha terminado. Ahora tenemos que conseguir que no se cierre el aeropuerto de San Javier, público, privado y rentable, y a ver qué hacemos con el de Corvera. Costó 200 millones de euros, y seguimos pagando.

Calderilla.

Nada, se lo lleva en el bolsillo el consejero. La solución es ver qué hacemos con unas instalaciones que hemos pagado entre todos, habrá que sacarles rentabilidad. Otra cosa que hemos conseguido: en 2015 terminan los Objetivos de Desarrollo del Milenio, hay que rehacer unos nuevos en Naciones Unidas, y el Parlamento Europeo tiene una posición muy fuerte, porque tiene el derecho de opinar, de enviar una resolución con los puntos fuertes. De desarrollar este informe se encarga la Comisión de Desarrollo, de la que soy coordinadora en mi grupo, y por eso he tenido una posición favorable para poder influir en eso. Hemos incluido algunas cosas importantes, como derechos reproductivos de la mujer, y hemos introducido los temas de género como algo transversal a todos los objetivos de desarrollo. Son cosas que no estaban previstas, pero lo hemos logrado a través de negociaciones, y el informe será remitido a Naciones Unidas. Nos sentimos orgullosos de haber puesto nuestro granito de arena, que finalmente la ONU lo vea y lo tengan en cuenta.

La Comisaria del Interior, Cecilia Malmström, prometió dar acceso a nuevos documentos sobre el Tratado de Libre Comercio entre Bruselas y Washington en enero de este año. Efectivamente, el día 7 han publicado varios documentos, ¿qué sabe de ellos?

Todavía no he tenido tiempo de verlos, pero me da la impresión de que habrán hecho lo que hacen siempre: publicar documentos que ya han sido filtrados con anterioridad, es lo mismo que hacen cuando publican documentos. Otra cosa que prometió Malmström a final de año es que todos los eurodiputados íbamos a tener acceso a los documentos, a la famosa reading room, la sala de lectura [donde se guardan los documentos sobre el TTIP]. Tenemos que ver cuál es el proceso para entrar, ponernos en lista, en cola o como sea. En cuanto tenga acceso a la habitación contaré lo que haya visto.

¿No hay nada nuevo en relación al acceso a esa habitación?

Lo dijo, pero de momento no ha habido cambios. Parece que deja en nuestras manos investigar cómo hacerlo.

Es un año vital para el Tratado de Libre Comercio. En febrero arranca la octava ronda de reuniones, ¿cómo han organizado su campaña contra el TTIP?

El planing sigue centrado en la difusión. Seguimos con la ronda de charlas y conferencias, explicando qué es el TTIP, manteniendo contacto con organizaciones de la sociedad civil y ONGs, intentando organizar un día mundial contra el Tratado. Es una alianza que afecta al mundo entero, y las organizaciones de la sociedad civil están bastante implicadas en esto. En eso estamos, y cada vez que tengo ocasión de hablar con la comisaria le digo cuatro cosas y pregunto por la transparencia, porque poco más podemos hacer de momento.

¿Han logrado cumplir con sus expectativas para dar a conocer el TTIP?

Queda muchísimo por hacer, porque los medios de comunicación… Luego pasan pequeñas cosas, como que El Intermedio le dedique tres minutos. De repente la gente lo escucha, el nombre les va sonando y sienten curiosidad. Cuando los medios generalistas hablan de esto hay movimiento.

¿Por qué los medios más grandes no lo cuentan?

Porque pertenecen a compañías multinacionales que están redactando el TTIP y no quieren que se sepa. Es lógico, si todo el mundo sabe de qué va y qué contiene, todo el mundo se opondrá.

El Tratado tiene cosas como un Consejo de Cooperación Reguladora que da más poder a las multinacionales.

Es un añadido al mecanismo de resolución de controversias (ISDS). Es una especie de consejo preventivo ante las futuras legislaciones de los distintos niveles de gobierno. En una mesa se van a sentar funcionarios de la UE y EEUU junto a representantes de las grandes multinacionales, que se dedicarán a estudiar las legislaciones que se están proponiendo en los distintos niveles de gobierno a ambos lados del Atlántico, y antes de que las instituciones aprueben esas reglas ellos dirán si pueden aprobarlas o no, atendiendo a si atacan a sus beneficios futuros y sus intereses. Las grandes compañías podrán decirle a las instituciones si pueden sacar la legislación que están redactando, podrán frenar legislaciones que están en proceso de debate.

¿Cómo se explica que liberales, conservadores y socialdemócratas apoyen algo que suena así?

Es ceder la soberanía, sencillamente. Las instituciones tendrán miedo, y quizás antes de redactar una ley preguntarán al Consejo de Cooperación Reguladora, para no perder el tiempo. La soberanía legislativa la tendrán las grandes empresas, y entiendo que liberales y conservadores defiendan esto, pero no que lo hagan los socialistas. No puedo entenderlo.

Ha mencionado el peso de las empresas en las negociaciones, ¿ha intentado algún grupo o corporación presionar a Podemos desde que están en Bruselas?

Nadie. Llegan cartas, pero imagino que las mismas cartas y los mismos emails que llegan a los 750 diputados, no es nada especial. A nuestra puerta no ha llamado ningún lobby todavía, saben que no tienen nada que hacer.