Publicado: 10.03.2016 23:58 |Actualizado: 11.03.2016 12:45

López Madrid urdió una reunión con el rey Juan Carlos para cerrar negocios de OHL en Arabia Saudí

Quiso proteger a Felipe VI pero hizo gala de sus relaciones con el anterior monarca para ampliar las obras que la constructora de Villar-Mir realizaba en el Ave la Meca-Medina

Publicidad
Media: 4.18
Votos: 28
Comentarios:
El rey Juan Carlos conversa con Salman bin Abdulaziz al Saud, en 2014, entonces príncipe heredero y ministro de defensa saudí.- EFE

El rey Juan Carlos conversa con Salman bin Abdulaziz al Saud, en 2014, entonces príncipe heredero y ministro de defensa saudí.- EFE

@patricialopezl / @JairoExtre

MADRID.- Javier López Madrid, consejero de la constructora OHL y yerno de su presidente, conocía a la perfección la agenda de los reyes de España, y no dudaba en utilizarles para facilitar los negocios de la compañía de Villar-Mir, exministro franquista, uno de los grandes  constructores españoles de la actualidad y amigo íntimo del rey emérito Juan Carlos I.

Que el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid le hubiese puesto en el disparadero no le frenó para intentar organizar una reunión en octubre de 2014 con el rey Juan Carlos, aunque éste ya había dejado el trono. El objetivo: que OHL consiguiera más tramo de obra en la construcción del AVE de La Meca-Medina, en Arabia Saudí.



Según los mensajes del móvil de Javier López Madrid, [el compi yogui  de la reina Letizia, según los mensajes desvelados por elDiario.es] que constan en el sumario por acoso sexual tras la denuncia que el empresario puso contra la doctora Elisa Pinto y a los que ha tenido acceso Público, el consejero de OHL se sirvió de sus conexiones con la Casa Real para que mediara en una reunión de negocios junto a su cuñado, Juan Miguel Villar Mir, y el que sería el abogado Neil Brimson, socio gerente de la oficina en Doha del despacho de abogados Herbert Smith Freehills.

Literalmente, López Madrid le escribe el 13 de octubre de 2014 a una persona desconocida un mensaje en que se asegura que al rey Felipe VI “quizás no le conviene en estos momentos” estar presente en la reunión en ciernes y que, además, “el rey Felipe tiene un viaje oficial a Holanda este miércoles”. Sin embargo, le asegura a su interlocutor que, aunque éste falte, “le mantengamos informado”.

conversacion-portada 2

Extracto de los mensajes de López Madrid recogidos en el sumario.- PÚBLICO

En sustitución del monarca el consejero delegado de OHL escribe a su interlocutor: “He pensado que lo mejor es que sea el rey padre el que reciba a Neil [Brimson] y compañía en privado y eso lo gestiono con mi cuñado”.

El tal Neil sería Neil Brimson, socio y jefe en Oriente Medio del despacho Herbert Smith, uno de los dos asesores jurídicos del macroproyecto saudí que comenzó en 2011 y en el que participa un consorcio español compuesto por doce empresas como Imatia Inovation, Indra, Talgo, Renfe, la propia OHL o ACS, la constructora de Florentino Pérez, con quien López Madrid también intercambia llamadas los días posteriores a estos mensajes, según el sumario citado.

Juan Carlos I, el mediador del consorcio español en Arabia

Sin poder confirmar que esa reunión se celebrase, un mes después, OHL informaba a los medios de comunicación de que estaba en condiciones de asumir un nuevo tramo de la obra del AVE de la Meca-Medina, el tren de la sagrada peregrinación de los musulmanes, para acelerar los trabajos y poder cumplir con los plazos fijados.

Arabia Saudí amenazó con cancelar el proyecto si
no se cumplían los plazos

En la actualidad, la arena del desierto saudí ha puesto en problemas más que serios la construcción de este proyecto tasado en más de 6.500 millones de euros. La monarquía suní ya amenazó el pasado diciembre con cancelarlo debido los numerosos retrasos en el calendario inicial . El propio Juan Carlos, ya rey emérito y sin agenda oficial, tuvo que apaciguar a la muy conocida y visitada monarquía saudí durante un viaje en febrero de 2015. En esta visita a Riahd, Juan Carlos I se comprometió ante el nuevo ministro de transportes saudí a que el consorcio español cumplió el plazo, fijado para este año.

Ha sido Juan Carlos I el mediador estrella de los grandes constructores españoles en Oriente Medio, sobre todo en Arabia Saudí, con cuya familia real tiene un larga y estrecha relación. Ha viajado y recibido en Zarzuela en repetidas ocasiones al monarca saudí, ya fallecido, bien para vender tanques españoles o para cerrar otros contratos, junto a una cohorte de empresarios y, a veces, con la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Llama la atención que Javier López Madrid, imputado en la trama Púnica, las tarjetas black y en las amenazas y acoso a la doctora Elisa Pinto, supiese con tanta exactitud la agenda de los miembros de la Casa Real así como que no tuviera ninguna duda en la disponibilidad de los mismos para acudir a sus reuniones de negocios.

Según fuentes de la Casa Real, es muy habitual que los reyes se reúnan con empresarios, aunque no es tan normal que éstos conozcan la agenda del exmonarca, que al haber abdicado de sus funciones, ya no tenía agenda oficial.