Público
Público

Caso Auditorio López Miras será presidente de Murcia, pero sin acuerdo de Gobierno PP-Ciudadanos

El PP votará este miércoles a favor de limitar los aforamientos, como le pedía C's, pero sus discrepancias sobre la expulsión de cargos públicos imputados han impedido que las negociaciones llegaran a buen puerto. Los naranjas se abstendránpara salvar la investidura del sustituto del dimitido Pedro Antonio Sánchez, pero no habrá pacto de gobernabilidad. 

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:

El candidato del PP a la presidencia de Murcia, Fernando López Miras. Archivo EFE

No habrá firma, ni pacto, ni foto. PP y Ciudadanos no han logrado llegar a un acuerdo de Gobierno en Murcia antes de la investidura de Fernando López Miras. El elegido por los conservadores como sustituto del dimitido Pedro Antonio Sánchez será presidente de la Región, pero ya no contará con los naranjas como socios.

El PP ha cedido finalmente al ultimátum de C's y votará este miércoles a favor de limitar los aforamientos. Eso condicionará la abstención -en segunda votación- de los naranjas, pero no ha sido suficiente para un acuerdo de gobernabilidad, según han confirmado a este diario fuentes de la dirección nacional de ambas formaciones. Esta vez, ése será el único punto del pacto no escrito entre ambos: aforamientos por investidura. Y nada más.

En un principio, el PP opuso resistencia a volver a pasar por ese aro. El objetivo era reforzar su campaña para prohibir a los partidos políticos que ejerzan la acusación popular en los juicios por corrupción. "No se pueden eliminar los aforamientos si antes no se limita la acusación popular", esgrimieron tanto en el PP de Murcia como en Génova. 

En Ciudadanos, en cambio, se negaron a admitir sus argumentos. Es más, de momento han dado un rotundo portazo a sus socios al negarse a apoyar dicha reforma. Para los de Rivera no se podrá limitar la acusación popular hasta que en España no exista una Justicia independiente. Una premisa que han puesto en duda, todavía más, tras los escándalos de la Fiscalía Anticorrupción y los presuntos chivatazos a Ignacio González y otros implicados en la Operación Lezo

El único punto del pacto no escrito entre PP y C's será 'aforamientos por investidura'

Finalmente, fueron los conservadores quienes cedieron. Al fin y al cabo, es uno de los compromisos que el expresidente dimitido firmó en su día con C's y que forma parte, también, del acuerdo de investidura de Mariano Rajoy a nivel nacional

Por ello, los 22 diputados del PP votarán a favor este miércoles de la reforma del Estatuto de Autonomía de Murcia propuesta por la oposición y que luego deberá ser ratificada por el Congreso y el Senado. En ella se elimina el articulado que propone que los diputados regionales, así como el Gobierno autonómico, no pueden ser "detenidos ni retenidos en Murcia, salvo en caso de flagrante delito", en cuyo caso será el Tribunal Superior de Justicia de la Región -y no los tribunales ordinarios- sobre "su inculpación, prisión, procesamiento y juicio". Si todo sale según lo previsto, los 45 diputados que componen la Asamblea de Murcia [otros 13, del PSOE; 6, de Podemos; y 4 de Ciudadanos] votarán a favor de la reforma que se había convertido en condición sine qua non para los naranjas. 

El ultimátum de los naranjas, esta vez, les salió bien. A cambio, ellos permitirán la investidura de López Miras como nuevo presidente de la Región de Murcia. Será en segunda votación, el sábado, 48 horas después de la primera sesión del pleno de investidura que comenzará el jueves. 

C's exige que los cargos sean apartados cuando son citados como investigados. El PP, cuando se les abre juicio oral

"Votamos a favor de los aforamientos para que haya investidura", reconocen las fuentes del PP consultadas. "Vamos a abstenernos en segunda votación para que haya Gobierno pero sin firmar acuerdo de investidura", especifican las de Ciudadanos. 

¿El motivo? La falta de entendimiento en las negociaciones. Al final, el primer escollo terminó siendo el más importante. Se trata del debate sobre cuándo expulsar de su cargo a un político que ha sido imputado por un caso de corrupción. En C's exigían que ese límite lo marque la citación como investigado (antiguo imputado) mientras que en el PP insistían en la apertura de juicio oral, como marcan sus Estatutos y la propia proposición de ley propuesta por los naranjas en el Congreso

Los conservadores habían aceptado las exigencias de los naranjas en el primer pacto de investidura de Pedro Antonio Sánchez. Éste lo incumplió. Tras ser imputado en el caso Auditorio se negó a dimitir esgrimiendo que sobre él no pesaba ninguna "imputación formal" (término jurídico inexistente hoy en día). Al final, ya salpicado también por la Operación Púnica, amenazado por una moción de censura y presionado por Génova, cumplió su palabra y se fue.  Ciudadanos se marcó el tanto por su marcha pese a que su pacto sólo se llevó a medias a la práctica: el expresidente debería haber abandonado también su escaño -y, por tanto, su actual aforamiento-. 

No se prevé que eso vaya a ocurrir, por lo que, los de Rivera, escarmentados, han decidido romper por lo sano y tirar por la vía del medio: permitirán que gobierne el PP pero se quedarán en la oposición y ya no serán sus socios. En Murcia, a partir del sábado, habrá Gobierno pero no acuerdo de gobernabilidad