Publicado: 09.04.2015 15:04 |Actualizado: 10.04.2015 09:19

Lozano: "He recibido ofertas de algún partido, pero yo soy de UPyD"

La diputada magenta que pugnará con los afines a Rosa Díez por conseguir hacerse con el liderazgo del partido rechaza las críticas a su ambición y asegura que lo hace por el "proyecto". Sobre el acercamiento a Ciudadanos, lo tiene claro: "A quien no pacte con nadie, la gente le va a echar del tablero político".

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5
Comentarios:
La diputada de UPyD, Irene Lozano, en un momento de la entrevista con 'Público'. JAIRO VARGAS

Lozano, en un momento de una entrevista anterior con 'Público' . JAIRO VARGAS

MADRID.- Irene Lozano (Madrid, 1971) no pretendía, cuando empezó en UPyD,  dirigir un partido. Pero lo hará, si gana, por intentar salvar el proyecto en el que cree: "El proyecto de UPyD es el mejor de todos para lo que España necesita", sentencia al otro lado del teléfono.

Lo dice "con absoluta convicción" y es por ello por lo que decidió no marcharse a su casa ni volver al periodismo, sino pugnar por el liderazgo de la formación. Frente a Rosa Díez o cualquiera que se presente de entre el sector "oficialista".

Las diferencias entre su lista y la de ellos se basarán casi únicamente en el acercamiento o no acercamiento a Ciudadanos. "En el panorama político actual hay que pactar. No soy partidaria de una fusión, pero a quien no pacte con nadie la gente le va a echar del tablero", argumenta.  ¿Ha sido ese el principal error de UPyD con Díez al frente? "Sí, probablemente sí", responde. Y añade :"Si la dirección entendiera que hay que cambiar las estrategias, no habría que cambiar la dirección", esgrime.



La de Díez es una dirección que ella misma apoyó hasta hace poco. Y por ello son muchos quienes no entienden su actual rebelión y le recuerdan su famosa carta arremetiendo contra Francisco Sosa Wagner por proponer, justamente, un acercamiento a la formación de Albert Rivera. "En esa carta yo criticaba el procedimiento, no el fondo. No puede ser que de repente nos enteráramos por los medios de que defendía lo contrario a lo que había defendido un mes y medio antes en el Congreso de UPyD", justifica. 

E incide en que no ha variado su postura. "Nunca he cambiado de opinión respecto a Ciudadanos. Desde las elecciones europeas, cuando se vio el mal resultado de UPyD aposté por cambiar la estrategia política, pero he sido tan leal que nunca he trasladado mi postura de los debates internos a los medios de comunicación", explica. Y reconoce que, tras la ruptura de negociaciones entre Díez y Rivera, asumió el mensaje oficialista y criticó la OPA hostil de C's a UPyD. No estaba de acuerdo con las prisas de los naranjas ("Era una cuestión de tiempos", dice) ni tampoco de la fusión total de ambos partidos. "Pero sí creo en lo que nos une", especifica.

"Si la dirección entendiera que hay que cambiar las estrategias, no habría que cambiar la dirección"


Preguntada por si había pensado alguna vez en cambiar de bando y unirse a C's, responde un no rotundo. Aunque revela, tímida -no quiere parecer "vanidosa"-, que ha recibido "ofertas de algún partido" que no quiere desvelar. En cualquier caso prefirió quedarse en UPyD y luchar por ese proyecto en el que cree. "Yo soy muy de UPyD y no me veo ni en Ciudadanos ni en ningún otro partido".

"Me veo en UPyD", insiste, aunque también reniega de ser ambiciosa en cuanto al liderazgo se refiere.  De hecho, asegura que si Toni Cantó decidiera presentar una candidatura propia, ella abandonaría el encabezamiento de la suya para unirse a la de su excompañero diputado. "Yo con Toni voy al fin del mundo", le alaba. "Porque no es cuestión de personas, sino de proyectos", matiza.

La diputada de UPyD, Irene Lozano, en un momento de la entrevista con 'Público'. JAIRO VARGAS

Críticos entre los críticos 

La candidatura de Lozano ha sido apoyada por su amigo Álvaro Anchuelo, diputado que, con ella, también dimitió del Consejo de Dirección de UPyD. También fue bien aceptada o, al menos, "respetada" por los de Díez, como Andrés Herzog, que apeló a la "democracia interna" del partido al recibir la noticia. 

Pero entre el sector crítico también están divididos. 
Para los eurodiputados suspendidos de militancia, Enrique Calvet y Fernando Maura, Lozano no es buena candidata para salvar UPyD. Y no entienden su cambio de actitud. Le reprochan su ya citada carta a Sosa Wagner -con quien ya se ha disculpado- y hasta la acusan de tener intenciones ocultas y de "ambición" detrás de su postura díscola con la actual dirección. "Ellos no representan a nadie en UPyD", se defiende la diputada. "Y yo nunca hago juicios sobre las intenciones de nadie y, aunque los hagan sobre las mías, pues mira, seguir en política es una ambición legítima. No tengo nada de qué pedir perdón. Yo ya tengo mi escaño garantizado al menos hasta noviembre y mi única intención es seguir intentando hacer bien mi trabajo", sentencia.

Asimismo, aunque reconoce que a ella no le entusiasman las formas de Díez, que ha expulsado a todos los críticos -no solo a Maura y Calvet, sino también este mismo jueves, al asturiano Ignacio Prendes-, no asistirá al cónclave de la corriente interna La Ciudadanía Primero organiza este fin de semana en Archidona. "Puedo coincidir con ellos en que la dirección tiene que asumir responsabilidades, pero yo tengo las ideas muy claras y lo que necesitamos ahora es un partido flexible, abierto, pero con gente en positivo que quiera un proyecto constructivo para UPyD". 

"Hay que intentar cambiar lo que no te gusta desde los propios órganos del partido"

No obstante, matiza, "hay que cambiar la dinámica de enfrentamientos y buscar órganos distintos, más colaborativos, en los que se solucionen los problemas personales de la forma más pacífica y razonable posible". "Pero también hay que acatar las decisiones del partido y en el Consejo Político se decidió que la dirección seguía y hay que acatarlo", opina, especialmente en referencia a Prendes, que ha propuesto a los militantes asturianos votar una resolución pidiendo la dimisión de Díez. "Hay que intentar cambiar lo que no te gusta desde los propios órganos del partido", resume para explicar, de paso, el por qué de su candidatura.  

Pese a todo, incide en que, si ha anunciado ahora su candidatura ha sido para intentar dar toda la estabilidad posible a la formación dentro de la descarnada crisis en la que se encuentra, especialmente, tras la debacle de las elecciones andaluzas. "Lo he dicho ya, más que nada, para decirle a los afiliados 'quédate', pero ahora lo único que importa es apoyar a los candidatos a las autonómicas y municipales para intentar que ganen los máximos posibles", insiste. "Después (del 24 de mayo) ya trabajaremos para prepararnos para el Congreso extraordinario", concluye.