Publicado: 17.11.2015 08:26 |Actualizado: 17.11.2015 08:26

Luis Carlos Rejón: "A Podemos le falta pillería política"

"Si el 20-N salgo diputado me da muy mal rato", asegura el número tres en las listas del partido de Pablo Iglesias al Congreso por Sevilla. El sucesor de Julio Anguita al frente de IU en Andalucía hasta 1996 espera que la coalición de izquierdas logre "un buen resultado en las generales para que puedan negociar con Podemos desde una posición de fuerza".

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4
Comentarios:
Lusi Carlos Rejón en su domicilio junto a su perro 'Tico'.

Lusi Carlos Rejón en su domicilio junto a su perro 'Tico'.

MADRID.- "El que nace lechón muere cochino". Luis Carlos Rejón (Baena, Córdoba, 1951) reconoce así que nunca ha abandonado la política, a pesar de haber pasado los últimos 12 años alejado de cargos, dedicado a su familia y a su labor como profesor de historia. Tras su fallido intento de liderar la federación de izquierdas en 2003, el que fuera sucesor de Julio Anguita como coordinador de IULV-CA entre 1988 y 1996 y portavoz del grupo en el Parlamento Andaluz vuelve al frente de la mano de Podemos, que lo ha reclutado como número tres en su lista al Congreso de los Diputados por Sevilla.

El desembarco del histórico dirigente de Izquierda Unida y el Partido Comunista se produce apenas unas horas después de que Diego Cañamero, Juan Manuel Sánchez Gordillo y José Manuel Gómez Benítez retirasen sus candidaturas junto a Javier Pérez Royo, al que Rejón sustituye en la lista, tapando así "una raja al viento". "Mientras estuviera Pérez Royo que no contaran ni con mi voto", apostilla.



Después de haberle dado calabazas en otras ocasiones al secretario de Organización del partido de Pablo Iglesias, Sergio Pascual —con quien dice tener "un feeling"— este domingo aceptó la enésima invitación del también número 1 por Sevilla y hoy se compromete a tomar posesión del escaño si resulta elegido, aunque a juzgar por los resultados de las encuestas parece difícil. "Si salgo diputado me da muy mal rato", asegura el hombre vinculado a la pinza del PP con IU en Andalucía (1994-1996).

Rejón da una de cal y otra de arena a Podemos. Cree que el compromiso de crear grupos propios de Catalunya, Valencia y Galicia en el Congreso "puede racionalizar la construcción de una nueva constitución mucho más respetuosa y equilibrada", pero también advierte al partido de que les falta "soltura", "pillería política" para desenvolverse en el complicado tablero en el que deben disputar la partida decisiva antes de las elecciones generales.

La encuesta de ABC de este lunes da veintitrés diputados al PSOE en Andalucía, que pierde dos con respecto a 2011, y sólo seis a Podemos. ¿Confía en estas cifras? ¿Pueden ser más? ¿Cómo ve el camino para el 20-D?

Creo que puede ser interesante, pero hay cuestiones que deberían tener mucho más en cuenta. Maldad no es la palabra, pero a Podemos sí le falta más pillería política. Hay que tener más soltura y ser más pícaro a la hora de hacer política. A mí las siete medidas que han sacado contra el tema del terrorismo me parecen magníficas, pero no puedes empezar diciendo que no te unes al pacto yihadista y cuando ya te han dado de leches y de hostias durante dos días intentando explicar algo, entonces vas y sacas las siete medidas. ¿Por qué no lo haces al revés? Es mejor decir primero por qué algo debe ser así, para después explicar que rechazas lo que proponen.

"He sido infiel a casi todo, solamente soy fiel a mis principios, pero mis ideas políticas cambian"

Y a pesar de esa inocencia, ¿cómo ve el camino a las generales? ¿Cree que realmente pueden promover el cambio político?

Creo que tiene que haber mucha reflexión. El próximo periodo tiene que ser de mucho hablar, es muy serio lo que tenemos delante. No es que tengamos el cuerpo de España, porque a mí la geografía me importa un bledo, pero es que tenemos delante el cuerpo de los españoles y españolas que están en crisis y en paro. Es la obligación. El Artículo 13 de la Constitución de Cádiz de 1812 dice que la obligación de todo gobierno es la felicidad de los gobernados.

Podemos le ofreció ir en la lista por Córdoba en primer lugar. ¿Por qué lo rechazó?

Hay dos motivos. Uno, que llevo ya más de once años divorciado de la política pública. Tiene que entrar nueva gente, nuevas caras, porque este país cambia y posiblemente yo no estaba cambiando a la misma velocidad. No quería ser un peso muerto. Por otro lado la ciudad y la provincia de Córdoba son importantes para IU y para el PCE. Quienes hoy tiene cincuenta años y son alcaldes o diputados regionales son los que yo metí en el partido durante los estertores de la dictadura y en el tránsito hacia la democracia. No quería ir por Córdoba, ni siquiera el último de la lista. No podía ir a decirles: mira, os engañé, os voy a explicar un rollo y ahora voy en otra lista. No cuadra con la ética que me han enseñado y no quiero hacer daño. Yo quiero a mi gente, aunque puedo tener diferencias y las tengo con lo que hicieron en Andalucía. El destrozo que hicieron allí no tiene nombre.

En Sevilla me he tirado 16 años de mi vida política, en las encuestas del partido siempre estaba bien valorado, siempre he estado muy agradecido a esa ciudad. Pero de pronto veo que ponen como tercero a Javier Pérez Royo, al que conozco desde los 80. Para mí es una persona que ante la sociedad y el electorado le daba cobertura ideológica de pensamiento cultural al peor PSOE, al de Felipe González, al régimen más duro. Además, ha escrito varios insultos y descalificaciones contra mi persona, citándome con nombre y apellidos.

"No soy tránsfuga, porque ya me fui, me echaron"

¿Hay una vinculación directa entre el hecho de que Javier Royo deje la candidatura y usted se incorpore inmediatamente después?

Uno ve sus limitaciones. Aunque no sea física o mentalmente uno ya no es el que era, la espada flamígera de la izquierda andaluza que sacaba los mejores resultados superando a Julio [Anguita]. Dije que no me importaría tapar el agujero. Yo no hubiera puesto jamás a Pérez Royo en mi lista, y comprendería que él tampoco me pusiera a mí si él fuera el jefe.

Dicho de otro modo, ¿el que Pérez Royo saliese fue una condición para aceptar?

Claro, por supuesto. Mientras estuviera Pérez Royo que no contaran ni con mi voto. Un hombre que bendice como ha bendecido el 135 con aquello de que esto era un artículo académico... es como si soy profesor y justifico el holocausto: 'No , es que yo estaba dando la clase de historia'. Un hombre que dice en la primera entrevista que va en la lista de Podemos porque no se lo ha pedido primero el PSOE... Pero insisto en que me he sentido útil por tapar una raja al viento.

¿Qué tiene Podemos hoy que no tenga IU? ¿La capacidad de ilusionar que defienden sus dirigentes?

Creo que si Pablo [Iglesias] lo plantea bien esa idea de formar un grupo en Catalunya, otro en Valencia con Compromís y otro con Anova en Galicia. Ese grupo puede ser muy interesante, porque eso puede racionalizar la construcción de una nueva constitución mucho más respetuosa y equilibrada en un proceso federal. Hay que contar con la izquierda periférica, que es lo que yo intentaba en aquellos tiempos [años 80 y 90].

¿Tiene previsto hacer campaña? ¿Va a seguir como independiente?

Por supuesto. Pero es que yo no soy nadie, y además me encanta no ser nadie.

"Sigo manteniendo una gran amistad con Javier Arenas. Tenemos una relación de hermanos, independientemente de dónde estamos cada uno"

Hombre, para la izquierda andaluza es una figura clave.

Pero ya hace mucho tiempo. Yo, que he sido infiel a casi todo, solamente soy fiel a mis principios, pero mis ideas políticas cambian. Si después de cuarenta años de vida política, veintitantos años en la vida pública y en primera fila, con aciertos y errores... si a pesar de eso no he cambiado de opinión es que soy un marmolillo, pero en lo fundamental sigo pensando lo mismo. No soy tránsfuga, porque ya me fui, me echaron, tanto del Partido Comunista como de IU. Y lo hicieron sin expediente ni comunicación. No soy un tránsfuga porque me sigo considerando el mismo que con Julio. Él curtió la piel, puso la esencia, pero yo cosí el macuto. Esa mochila... mire usted, es que esa mochila la cosí yo. ¿Cómo no voy a ir con esa mochila? Con mis errores y aciertos yo también llené esa mochila, es la que llevo y no puedo llevar otra.

¿Los dirigentes de IU han ido evolucionando? ¿Se han sabido adaptar a los cambios que ha vivido el país?

No, creo que ese es el gran error, y la gente lo ha castigado de una manera u otra. Deseo que saquen un buen resultado en las generales para que puedan negociar con Podemos desde una posición de fuerza. No me gustaría el escenario del veinte más uno donde Podemos saca mucho e IU queda orillada, no. Izquierda Unida tiene un programa muy bueno, el problema está más en el regate corto, el inmediato. Su convergencia con el PSOE aquí, en Andalucía, fue tan terrible que van con cinco diputados cuando Julio Anguita sacó diecinueve y yo me quedé en trece, con el catorce por ciento. Es lo que ha sacado Podemos en las elecciones del 22-M.

Sin embargo habrá quien también recuerde su vínculo con la 'pinza' de IU y PP.

Sí, pero resulta que ellos tienen un gran aparato de propaganda. Coincido con muchos sociólogos: el PSOE se asentó sobre el franquismo sociológico, así de claro. Supieron vender muchas cuestiones, a lo que está en los juzgados me remito. Además, también he dicho que cuando quieran puedo sentarme en una mesa y sacar los acuerdos entre PSOE y PP, que eran los fundamentales, y los acuerdos de PP e IU, que eran fundamentalmente de mero control parlamentario.

Parte del relato puede haberse visto influido por el potencial mediático del PSOE, pero ese acuerdo existió.

Claro. De ese documento solo queda un ejemplar, lo tiene un amigo periodista. Casualmente, un tonto le echó whisky al ejemplar del PP mientras bebían y le prendió fuego. Yo lo sacaría, me siento muy orgulloso de que mi firma apareciera al lado de la Javier Arenas, con el que sigo manteniendo una gran amistad. Tenemos una relación de hermanos, independientemente de dónde estamos cada uno. Charlamos, hablamos, discutimos, y cuando nos calentábamos en el Parlamento te puedo asegurar que éramos el más cruel con el otro.

"En el Gobierno andaluz con IU y Ciudadanos lo que quieren son siervos, no socios ni compañeros de gobierno"

En algún lado es posible leer que reconoce ser "casta". ¿Le da el mismo significado que Podemos atribuiría a la palabra para hablar, por ejemplo, de Javier Arenas, o va más por el sentido de su permanencia durante años en política?

Es que ni Javier Arenas es casta. No voy a hablar de los orígenes familiares de Javier.

Podemos se refiere al hecho de que alguien que sea figura pública haya tenido una relación cercana con el mundo empresarial y que durante decenios haya vivido de la política.

No, casta en ese sentido no, es en otro. Mire usted, yo porque me vaya a Podemos no me voy a quitar la chaqueta y la corbata. Lo mismo que me pongo una ropa para dar un pésame, siempre voy con corbata. Y llevo con orgullo en mi solapa la medalla de diputado, con la bandera constitucional. A veces me dicen: '¿Dónde vas con la bandera de la derecha?' Respondo que la de la derecha tenía una gallina negra. A partir del 77 y del 78 me sentía a gusto, porque cuando alguien llamaba a las siete de la mañana a la puerta de casa era el lechero que se había adelantado, y no la Policía. A los que nos detenían, a los que nos pegaban, a los que volaban por la Puerta del Sol les vino muy bien que fuera el lechero el que llamase.

Y esas convicciones y experiencias que tiene por su paso por el PCE e IU, ¿cómo casan con la idea de centralidad que defiende Podemos? Esa idea de que el asunto no va de izquierdas ni derechas, sino de arriba, las minorías poderosas, y abajo, los trabajadores.

Hoy casi no tienes tiempo de tomar conciencia de clase, y sin embargo sí tienes muchas horas a la semana en las que eres ciudadano, concretamente veinticuatro por siete días, donde la salud, la sanidad o las pensiones son muy importantes. A lo mejor la centralidad no es como yo busco el centro, porque creo que las elecciones se ganan y se pierden en el centro. Considero que el viejo concepto de clase obrera está ahí, como demostró un revolucionario, pero la gran globalidad es la ciudadanía.

Y esa ciudadanía, ¿ha podido ver un cambio en el nuevo escenario que se abrió en Andalucía con las elecciones autonómicas de marzo?

Esta mañana, el responsable de organización del PSOE andaluz [Juan Cornejo] ha dicho que Podemos llevaba en la lista al ideólogo, el práctico de la 'pinza'. Sí que son antiguos. No han aprendido, porque han demostrado en el Gobierno andaluz con IU y Ciudadanos que lo que quieren son siervos, no socios ni compañeros de gobierno. Están tomándole el pelo un día sí y otro no a Ciudadanos. Los de C's no tienen nivel: llegan a acuerdos sobre la rebaja del IRPF y el PSOE les engaña, y se quedan tan felices porque ellos están allí, se sienten importantes, les ponen los micrófonos cuando salen.

Volviendo a las encuestas, parece difícil que saquen tres escaños en Sevilla.

Me encanta ponerme en los sitios que no salen. En 1983 Anguita dijo que fuera en las listas y pensé: 'Éste me va a joder a mí la vida que llevo como profesor'. Vi las encuestas, hablé con gente que trabajaba en ese mundo y me dijeron que no iban a salir más de tres diputados. Me puse el cuatro en las listas y sacamos cinco. He hecho el cálculo, no creo que salgan más de dos, pues me pongo el tres. A mí esa noche salgo diputado y me da muy mal rato.

"Cañamero no es sumable a Gordillo aunque parezca mentira, y por supuesto ninguno de los dos es sumable a Pérez Royo o a Gómez Benítez"

¿Pero tomaría posesión de su escaño?

Hombre, por supuesto. Yo soy serio, no juego al escondite. Ya jugué de pequeño.

En las últimas horas, además de Pérez Royo se han descabalgado de las listas del partido al Congreso Diego Cañamero, Juan Manuel Sánchez Gordillo y José Manuel Gómez Benítez. ¿Cómo ve la política de fichajes de la dirección de Podemos de cara al 20-D?

Cañamero no es sumable a Gordillo aunque parezca mentira, y por supuesto ninguno de los dos es sumable a Pérez Royo o a Gómez Benítez... son gente que se ha descolgado por diferentes razones. No conozco la vida interna de esta organización, respeto siempre mucho a la organización, pero sí tengo mi opinión sobre eso de llevar 'a los mejores'. ¿Es conveniente tener un cargo público parlamentario que sepa mucho de una cosa pero que no sea político? Opino que no. En ese sentido lo que veo bien es que se vayan formando, si no iríamos a un parlamento de tecnócratas, y a lo mejor a medio camino tienen que ir a medias con asesores. Por ejemplo, el fichaje de Julio Rodríguez me parece muy bien. Que el Ejército, la Guardia Civil y la Policía vayan entrando con normalidad en la política es bueno, pueden aportar buenas informaciones y conocimientos, aunque a lo mejor políticamente no estén hechos para eso. Debemos hacerlo bien para dejarle un mundo mejor a la gente que viene después, no seamos torpes. Ya hemos tocado fondo, ¿por qué no nos sentamos a hablar? Hay muchos ritmos, muchas cosas que se pueden ir consiguiendo. Esto no es el blanco y el negro, los buenos y los malos, porque entre blanco y negro hay muchos grises. Este país necesita tolerancia .

Etiquetas