Público
Público

Luis, el ministro

Martínez Noval era uno de los miembros del llamado "consejo de sabios" que debe asesorar al actual presidente autonómico de Asturias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En una sociedad tan pequeña como la asturiana, no es difícil encontrar personajes públicos de los que se habla con apelativos personales: Paco es Francisco Álvarez-Cascos, que fue ministro con Aznar; Tini es Vicente Álvarez Areces, ex presidente regional durante tres legislaturas, y Luis era Luis Martínez Noval.

De Noval se sabe en España que fue ministro de Trabajo y Seguridad Social con Felipe González. Sucedió a Manuel Chaves cuando el PSOE mandó a éste para Andalucía y fue sustituido por José Antonio Griñán, el actual presidente de aquella comunidad. También, que fue miembro del Tribunal de Cuentas por el PSOE.

A nivel nacional, Noval es una de las figuras más respetadas en temas relacionados con las pensiones, respecto a las cuales su criterio era tenido en cuenta por todos los partidos. De él decían compañeros y rivales que era un hombre discreto y muy dueño de sus silencios. 

Pero en su tierra se saben más cosas. De momento, era uno de los miembros del llamado 'consejo de sabios' que debe asesorar al actual presidente autonómico y también fue consejero independiente en Hidroeléctrica del Cantábrico.

Luis, el ministro, era un profesor universitario de conocida militancia sindical y un hombre conciliador. Ni siquiera sus rivales más recalcitrantes recuerdan de él una palabra más alta que otra y le disgustaba enormemente la popularidad, hasta el punto de que hay quien dice de él que era un poco fotofóbico.

De sus habilidades como negociador hizo buen uso el socialismo asturiano, de cuya federación fue secretario general cuando ésta aparecía apaciguada de puertas afuera y en su interior hervían las tensiones entre el poderoso sindicato minero SOMA y la tribu de Gijón.

En lo personal, Noval era aficionado a la lectura y al fútbol y su hijo le dio un buen disgusto cuando tonteó con las categorías inferiores del Real Oviedo, ya que el exministro era sportinguista confeso. El exministro nació en Infiesto el 3 de julio de 1948 y tenía dos hijos: el futbolista y una chica que se casó en Estados Unidos hace pocas semanas. 

Básicamente, de Noval cualquiera diría que fue un hombre bueno y eso es mucho más de lo que puede esperar una persona que hoy se dedique a la política, una actividad que Luis, el ministro, abandonó hace años.