Publicado: 19.08.2016 21:28 |Actualizado: 20.08.2016 13:33

Luis Villares, candidato de En Marea a la Xunta de Galicia con el apoyo del 86,7% de las bases

El juez será el número uno por Lugo. La secretaria general de Podemos en Galicia, Carmen Santos, encabezará la lista por Pontevedra, mientras que Antón Sánchez lo hará en A Coruña y María Ángeles Cuña en Ourense

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
Villares y Beiras, en un acto en Pontevedra hace unos días. EFE/Salvador Sas

Villares y Beiras, en un acto en Pontevedra hace unos días. EFE/Salvador Sas

SANTIAGO DE COMPOSTELA.- El juez Luis Villares, único aspirante a la Presidencia de la Xunta por En Marea, ha recibido el apoyo de 8.804 personas en las primarias, que contaron con 10.143 participantes -el 86,7%-y la secretaria general de Podemos en Galicia, Carmen Santos, encabezará la lista por Pontevedra.

En esta consulta interna, el censo total era de 13.415, y los votantes 10.143, lo que se traduce en un porcentaje de participación del 75,60%, ha informado el comité electoral esta tarde en la proclamación provisional de los resultados, en un acto en el que no hubo valoraciones.

Las primarias para elegir las listas con las que concurrirá la confluencia En Marea a las elecciones autonómicas del mes próximo concluyeron la pasada medianoche.



Representantes de este partido instrumental han celebrado únicamente en la conferencia ante la prensa en Compostela la manera en la que todo ha transcurrido, "tanto desde el punto de vista técnico como político", y se han referido a este sistema, por el que quedan elegidas la totalidad de las listas, como un "hecho histórico".

Carmen Santos, la dirigente de Podemos en Galicia, liderará Pontevedra; mientras que en A Coruña este puesto corresponde a Antón Sánchez, número tres de Anova, grupo integrado en este partido instrumental y en el que comparten portavocía el histórico dirigente nacionalista Xosé Manuel Beiras y el alcalde de Santiago, Martiño Noriega.

En Lugo, el candidato número uno es Luis Villares, que se hizo con el 86,80% de los apoyos, y en la circunscripción de Ourense María Ángeles Cuña, directora de la compañía teatral Sarabela, es la que figurará en el puesto de salida.

En la comparecencia en la que se comunicaron estos datos no hubo valoraciones, tras un acuerdo tácito, y la líder autonómica de Podemos, Carmen Santos, emplazó al fin de semana todo comentario sobre la representación obtenida. Únicamente se ha pronunciado al respecto, pero a mediodía, el regidor compostelano y referente de En Marea, Martiño Noriega, que ha aplaudido que la llamada a la "responsabilidad y a la ilusión" prendiese y ha esperado que tal circunstancia desemboque el 25 de septiembre en un cambio de gobierno liderado por esta marca.

Martiño Noriega ha destacado que nunca antes hubo "un proceso tan participativo ni tan democráticamente impulsado", y menos alguno que sirva para elegir la totalidad de las listas. Ha comentado, al respecto, que la prueba es que el PP emplea la "dedocracia" para las designaciones; el PSOE, las primarias, pero para escoger al candidato a la Xunta; y el BNG elabora tal confección a través de sus órganos internos.

En el caso de En Marea, ve Noriega por tanto "un gran potencial" y un "gran candidato" a la Xunta, en alusión al juez Luis Villares, y, por tanto, están "en una posición muy buena", ha observado, tras agradecer que Podemos Galicia se percatase de la "necesidad de participar en este espacio".

El alcalde ha restado importancia al paso dado por Xuntos Podemos, sector crítico de Podemos Galicia, que ha presentado una denuncia contra los representantes legales de este partido y también contra los de En Marea por la posible comisión de un delito de coacciones, en la modalidad de atentado contra los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos en cuanto a su libertad de voto y a su libertad de pensamiento.

En la denuncia, exponen que ambas formaciones "obligan" a los votantes de Podemos que participan en el proceso de primarias de En Marea a "firmar una serie de documentos contrarios a su propia libertad de pensamiento e ideología" a través de "un chantaje psicológico-emocional" e incumpliendo además la Ley de Protección de Datos.

Martiño Noriega, que ha recordado que no es un "jurídico", ha apostillado que no comparte esta acción, aunque respeta lo que cada uno haga, pero "el que pretenda judicializar un espacio de acuerdos, está confundiendo churras con merinas".