Público
Público

Madrid celebra un Dos de Mayo con grandes ausencias y sin menciones a Cifuentes

La fiesta ha estado encabezada por el presidente en funciones, Ángel Garrido, que ha ejercido de anfitrión en un día marcado por las nuevas encuestas electorales que auguran un estrepitoso descenso del PP

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i), y la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal (d), durante el acto conmemorativo de la Fiesta del 2 de Mayo, celebrado hoy en la Real Casa de Correos de Madrid. EFE/Chema Moya

La Comunidad de Madrid ha celebrado su día grande, el Dos de Mayo, con un presidente en funciones tras la dimisión de Cristina Cifuentes, que no ha acudido a los actos previstos en la Puerta del Sol, como tampoco han hecho sus antecesores más directos en el cargo: Ignacio González, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón. El único expresidente madrileño presente en los festejos ha sido el socialista Joaquín Leguina, que no ha hablado con los medios de comunicación, aunque en una entrevista a ABC ha afirmado que en el PP sabían lo de Cifuentes y "la llevaron al matadero".

Otro de los grandes ausentes ha sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que tenía un acto en Burgos, y el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, pese a que su nombre aparecía en una de las sillas colocadas entre el público. Entre la plana mayor del PP estaban la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que no han atendido a los medios de comunicación. En su lugar, han tomado la palabra los vicesecretarios del PP Pablo Casado (uno de los más reclamados para los selfies) y Javier Maroto

Ha sido una fiesta descafeinada marcada por la ausencia de Cifuentes, que tenía la intención de haber ejercido de anfitriona hasta que la publicación de un vídeo sobre un supuesto hurto en un supermercado en 2011 precipitó su salida hace una semana. La celebración ha coincidido con la protesta de algunas mujeres que han acudido a la Puerta del Sol para denunciar la sentencia de La Manada, pese a que su intención inicial era concentrarse en la Plaza del Carmen. Escoltadas por una veintena de policías nacionales, han entrado en la plaza madrileña al grito de "¡No es abuso, es violación!" y "¡Tranquila hermana, aquí está tu manada!" y sus abucheos han llegado hasta la tribuna de invitados instalada con motivo del desfile del Dos de Mayo.

La celebración ha coincidido con la protesta de algunas mujeres contra la sentencia de La Manada

La fiesta ha estado encabezada por el presidente en funciones, Ángel Garrido, que ha ejercido de anfitrión en un día marcado por las nuevas encuestas electorales realizadas en plena crisis de Cifuentes que auguran un estrepitoso descenso del PP, un retroceso más leve de PSOE y Podemos y un gran ascenso de Ciudadanos, que ganaría las autonómicas de 2019.

Sobre estos sondeos han versado los pocos corrillos que se han formado en la Real Casa de Correos entre periodistas y políticos, algunos de los cuales han abandonado pronto la recepción, como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, o el líder del PSOE, Pedro Sánchez. A los actos han acudido, entre muchos otros, la alcaldesa Manuela Carmena, los portavoces de todos los grupos parlamentarios en la Asamblea y el Ayuntamiento, y representantes de todos los partidos, entre otros Pablo Casado, Javier Maroto y Juan Carlos Vera (PP) e Íñigo Errejón y Tania Sánchez (Podemos).

Garrido ha intentado imprimir normalidad a los actos, que han comenzado como es tradicional en el cementerio de La Florida para rendir homenaje a los 43 caídos en el levantamiento de 1808 contra las fuerzas napoleónicas y donde ha dicho que, en pleno siglo XXI, Madrid tiene que ser una referencia de "solidaridad y pluralidad". Mismo mensaje que ha transmitido en su discurso tras entregar las medallas y condecoraciones de la Comunidad, en el que ha instado a renovar el compromiso de los madrileños que se alzaron el 2 de mayo de 1808 en un llamamiento "heroico" a la unidad de España, a la soberanía, a la lucha por una sociedad mejor, a la convivencia, al progreso y a la superación.

No ha habido ni una sola mención a Cifuentes en sus palabras, en las que se ha limitado a pasar tangencialmente por la crisis asegurando que "los vaivenes políticos y los cambios coyunturales" no deben hacer olvidar que la madrileña es una sociedad "preparada, trabajadora, solidaria" y que el Gobierno garantiza la estabilidad "más allá de las circunstancias concretas de cada momento".

'Corrillos' sobre las encuestas

Si Cifuentes no ha sido objeto de las conversaciones, sí lo ha sido la inminente investidura del nuevo presidente, tanto por las fechas en las que se producirá el debate como por el nombre de la persona que se presentará. Ninguno de los dirigentes del PP nacional presentes en el acto ha abordado la situación del partido ni del Gobierno, ni ha dejado ver quién podría ser propuesto como presidente para el año que queda de legislatura, aunque Casado ha mencionado los nombres de los diputados que más suenan en las quinielas: Rosalía Gonzalo, Carlos Izquierdo, Juan Antonio Gómez-Angulo o el propio Garrido.

Lo que sí han dejado claro es que la decisión se tomará en breve, y la propia presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, ha confirmado que la ronda de contactos con los grupos para proponer al candidato tendrá lugar los próximos 7 y 8 de mayo.

PSOE y Podemos, por su parte, han reiterado su llamamiento a Ciudadanos para que apoye la investidura de Ángel Gabilondo y permita que se produzca un cambio en la política regional porque apoyar a otro candidato del PP "no es el camino" de la regeneración, a lo que la formación naranja ha respondido que su intención no es "echar al PP en los despachos", sino "ganarles en las urnas".

Sólo el escritor y periodista Alfonso Ussía ha mencionado a Cristina Cifuentes en su discurso

También se ha hablado de las encuestas, que no han causado sorpresa en el PP, dado el momento de crisis interna en el que se efectuaron, pero tanto Garrido como Casado se han mostrado optimistas con poder remontarlas en el año que queda: "El partido está por encima de los nombres de cualquiera de nosotros", ha afirmado.

Íñigo Errejón es otro de los que ha restado importancia a los sondeos, que dejan a Podemos en último lugar, porque, igual que en el PP, cree que aún queda tiempo "para sembrar una remontada". El más optimista ha sido el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que ha quitado también importancia a las encuestas que sitúan a su partido como tercera fuerza en Madrid y ha asegurado que los socialistas serán "primera fuerza política" porque tienen un "proyecto ganador" y al "mejor candidato", Ángel Gabilondo.

La Comunidad ha entregado sus Medallas y Encomiendas a personas e instituciones "que representan a este Madrid que no se deja vencer por los problemas, que no se conforma con los éxitos y que se esfuerza a diario por llevarlos un poco más lejos". Alfonso Ussía, Ángel Nieto (a título póstumo), el equipo de trasplantes infantiles del Gregorio Marañón, la Policía Municipal de la capital, la ONCE o Gemma Cuervo son algunos de los premiados.

Ussía ha sido la única persona que ha mencionado a Cristina Cifuentes delante de un micrófono. "Fue justa, absolutamente obligada e irremediable la dimisión de la anterior presidenta, pero sería muy grosero por mi parte, también irremediablemente grosero, no recordarla en este momento", ha dicho el escritor y periodista tras recoger su Medalla de Oro.