Público
Público

Podemos Madrid Las feministas de Podemos tildan de "pacto entre patriarcas" la lista de Errejón y Espinar

"En Podemos se suponía que éramos un partido asambleario", lamenta Paloma García Villa, Secretaria de Feminismos en Madrid. "No nos vamos a quedar calladas" ante decisiones tomadas "en despachos o reuniones sin transparencia", afirma.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Íñigo Errejón durante la rueda de prensa que ofreció este jueves junto a Pablo Iglesias y Ramón Espinar. / EFE

Tras vivir días convulsos en los ámbitos internos del partido, parecía que Podemos había logrado llegar a un momento de calma y se habían alcanzado acuerdos de cara, esencialmente, a la elaboración de una lista que presentar a las elecciones Primarias para las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid. Íñigo Errejón y Ramón Espinar se daban la mano este jueves y pactaban una ristra de 26 nombres encabezada por el primero—que colocaba a 15 de los candidatos y candidatas— y con Espinar —a quien le correspondían otros 11— en la tercera posición, tras Tania Sánchez. 

Así, se confirmaba también que el bloque de Anticapitalistas, definitivamente, no participaría de esta propuesta, y con ellos, tampoco lo haría la actual portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruíz-Huerta. Sin embargo, parece que las tensiones no han terminado todavía. Y que Anticapitalistas no ha sido el único sector del partido que no ha terminado satisfacho con lo pactado.

El Círculo de Feministas de la Comunidad de Madrid ha hecho público un duro comunicado en el que denuncia el modo en que se ha desarrollado el proceso de elaboración de la lista a Primarias, tildándolo de "pacto de patriarcas", desarrollado en "despachos o reuniones carentes de transparencia". "Está pensado para reforzar el poder patriarcal de unos pocos varones", lamentan las feministas en la nota. Entre otras cosas, se quejan de que el proceso se ha hecho precipitadamente.

"Es imposible que sin recursos económicos puedas competir a unas primarias donde ya hay gente que lleva preparándose desde hace mucho tiempo, mientras a ti te dan los plazos recortados", lamenta en declaraciones a Público Paloma García Villa, actual Secretaria de Feminismos y LGTBI del partido en Madrid.

García Villa explica que la decisión de emitir este comunicado ha surgido "espontáneamente" de las mujeres que conforman el Círculo de Feminismos, "mujeres de todas las corrientes", y que responde a la "desidia" que sienten porque "las decisiones siempre se toman desde arriba". "Han sido las mujeres militantes, las de los círculos barriales, distritales, desde sus pueblos, las que configuran las bases quienes se han revelado, como buenas feministas, por un sistema que creemos que nos deja fuera", cuenta.

El Círculo también critica que, al final, todo se reduzca a una lucha "entre familias", refiriéndose a las diferentes facciones —en el caso de la Asamblea, la liderada por Errejón, la de Espinar y la de Anticapitalistas— en que se organiza teóricamente el partido. "Esto un acto de protesta y, a lo mejor, en el futuro salimos como corriente feminista y nos alejamos de las familias teóricas de Podemos", advierte.

Además, en este sentido, García Villa declara que "ojalá la hermandad entre Errejón y Espinar fuera de verdad, pero creemos que no lo es". En este sentido, la Secretaria se remite a "Vistalegre II, cuando le dieron a Íñigo Errejón la Comunidad sin pasar por primarias", cuando "en Podemos se suponía que, precisamente, las primarias eran distintas a cualquier formación, porque éramos un partido asambleario".

"Creemos que hay hiperliderazgos masculinos", continúa, y manifiesta que, a pesar de que en los documentos de feminismos aprobados en Vistalegre II contemplan medidas como las cuotas de paridad o las listas cremallera, "quien decide quién va en la lista y quién no va en la lista siguen siendo hombres".

Aun así, García Villa incide en que la crítica es "constructiva" y que no se trata de nada "rupturista" con el partido. "Es una llamada de atención a los patriarcas de Podemos, para decirles que las feministas no nos vamos a quedar calladas".