Publicado: 23.05.2014 13:16 |Actualizado: 23.05.2014 13:16

Otro magistrado de la Audiencia Nacional pide diferenciar entre el genocidio y el tráfico de drogas de "pobres marineros"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional Ramón Saez cree necesario diferenciar entre los crímenes de genocidio o de guerra cometidos por "asesinos en serie" de forma sistemática y protegidos por el Estado frente a los delitos cometidos por "pobre marineros en barcos destartalados".

 

La reforma exprés de la justicia universal ha propiciado una confusión que Sáez reclama diferenciar: "aquí estamos comparando los crímenes de guerra con el tráfico de drogas".

 

Para el magistrado, no es lo mismo los  crímenes de guerra, que son crímenes cometidos por aparatos protegidos por el Estado, esto es, los"crímenes masivos y sistemáticos"y cometidos por "asesinos en serie", que los delitos individuales y concretos de tráficos de drogas en los que han incurrido "pobres marineros" que viajaban a bordo de "barcos destartalados", como son buena parte de los detenidos en alta mar por tráfico de drogas y que han sido excarcelados en aplicación de la reforma del PP.

 

Esta reforma, que entró en vigor el pasado 15 de marzo, se centró en una nueva redacción del artículo 23.4 de la ley Orgánica del Poder Judicial. Redacción que acordaba el archivo de causas de jurisdicción universal y que ha traído como consecuencia la libertad de supuestos narcos detenidos en aguas internacionales, al no tener conexión con España.

 

Sáez se ha sumado a las críticas vertidas por varios magistrados de la Audiencia Nacional, centradas en la necesidad de que prevalezcan los convenios internacionales para juzgar los delitos de lesa humanidad, a pesar la aplicación de la justicia universal en España.

 

"Lo que están haciendo los jueces de la Audiencia Nacional es lo normal en un Estado Derecho, que en el caso español responde a la Constitución  y a los convenios internacionales suscritos", ha remachado.

 

Sáez ha centrado el debate para plantear a los líderes españoles una pregunta "definitiva": "¿Queremos que la prohibición del genocidio, de los grandes crímenes, de los crímenes de guerra estén vigentes o no? Esta es la pregunta. Si queremos que estén vigentes, los Estados deben cumplir con su deber de aplicar el derecho penal internacional", ha apostillado mientras recordaba que el siglo XX ha sido el paradigma de la comisión de esos delitos de genocidio, como el cometido contra los armenios, el holocausto nazi, Camboya, Ruanda...

Saez también defiende reflexionar por la razón por la cual "hemos involucionado"a una justicia universal prácticamente desaparecida en España, cuando en este país se ejercía una jurisdicción "modélica de acogida en derechos humanos, a la cual acudieron víctimas de muchos países a encontrar justicia".