Publicado: 15.09.2016 13:47 |Actualizado: 15.09.2016 13:47

Maillo dice que Rajoy no habló
con Barberá, pero apoyaba la decisión de pedirle un "paso atrás"

"Yo mismo hablé con ella en muchas ocasiones. Le pedimos que en interés del partido y en su propio interés tenía que dar un paso atrás. Ahí hemos estado dialogando y hablando con ella en todo este tiempo", ha precisado el vicesecretario de Organización y Electoral del PP.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto al vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo. EFE/Archivo

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto al vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo. EFE/Archivo

MADRID.- El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha asegurado este jueves que pidieron a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá que diera un "paso atrás" y le plantearon que tenía que dejar el partido. Según ha añadido, esa decisión contaba con el respaldo de Mariano Rajoy, aunque no fuese el presidente del Gobierno el que la llamara para trasladárselo.

El dirigente del PP ha explicado que es "lógico" que las personas que se encargan de "estas cosas" -en su caso la Organización del partido- sean los que hacen estas gestiones. Por tanto, ha subrayado que "no había ninguna necesidad de que hubiera una llamada de Rajoy a Rita Barberá".



"Ella sabía perfectamente que cuando hablamos con ella, pues por supuesto teníamos detrás el respaldo del presidente. Ella lleva muchos años en el partido y sabe cómo son estas cosas", ha manifestado en una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press.

Al ser preguntado si Barberá hubiera dejado el escaño en caso de habérselo pedido Rajoy, Martínez-Maillo ha admitido que, desde que conocieron que el Tribunal Supremo abría causa para investigarla en el caso de presunto blanqueo de capitales, en el partido se pusieron a trabajar para "buscar una solución".

"Yo mismo hablé con ella en muchas ocasiones. Le pedimos que en interés del partido y en su propio interés tenía que dar un paso atrás. Ahí hemos estado dialogando y hablando con ella en todo este tiempo", ha precisado.

"Muchos tiras y aflojas lógicos"

El responsable de Organización del PP ha indicado que reclamaron a Barberá "un paso atrás" aunque no hay una "imputación formal", en "coherencia" con lo que habían solicitado a los demás ediles de su anterior equipo municipal.

"Hubo muchas conversaciones, muchos tiras y aflojas lógicos, que se producen en estos casos porque no es fácil. Es doloroso para ella y para el PP", ha afirmado, tras recordar su trayectoria en el partido, con cinco mayorías absolutas en Valencia. Según ha dicho, les ha dado "mucho" y no es un momento "agradable" ni para ella ni para el PP.

Además, ha precisado que lo que le plantearon es que "al final tenía que dejar el partido" y, antes de que esa decisión se produjera, ella "tomó la decisión de abandonarlo". En el caso de su acta de senadora, no ha aclarado si llegaron a pedirle que renunciara y se ha limitado a decir que hay un sistema de representación parlamentaria, que no existe mandato imperativo y "no puede ser revocado el cargo de diputado o senador".

Reproche a C's

Dicho esto, ha aprovechado para criticar que Ciudadanos se haya "arrogado" la baja de la exalcaldesa del PP "como si fuera cosa suya". "Siguiendo estrictamente el acuerdo con Ciudadanos, Rita Barberá seguiría en el Partido Popular", ha enfatizado.

Además, ha destacado que en el PP valenciano han realizado una "gran renovación" y no se puede decir que el partido "no ha hecho nada". De hecho, ha puesto en valor las medidas que han impulsado para "combatir la corrupción", endureciendo las penas para evitar que haya financiación ilegal.

A su juicio, la corrupción "no es un problema del PP" sino que afecta "a todos" los partidos. Y ha advertido a los nuevos partidos que presumen de no tenerla que eso es "pasajero" como la juventud, porque cuando entran en las instituciones aumentan las posibilidades de que tengan un "garbanzo negro".

¿Temen que tiren de la manta?

En cuanto a si teme el PP que Barberá 'tire de la manta', es decir, que pueda desvelar informaciones que perjudiquen al partido, ha asegurado que la exalcaldesa "jamás" ha sugerido nada parecido y "nunca ha habido amenazas de ninguna naturaleza". "Y si lo hubiera hecho no lo hubiera aceptado", ha añadido, pese a admitir que las conversaciones con ella no han sido fáciles, puesto que se mezcla la larga trayectoria de la 'popular' y también asuntos personales.

Al ser preguntado por la exigencia de Ciudadanos de que o bien Mariano Rajoy o bien Luis de Guindos asuman responsabilidad por el intento de colocar a José Manuel Soria en el Banco Mundial, Maillo ha optado por responder que está convencido de que el partido de Albert Rivera sigue comprometido con las 150 medidas de su acuerdo. Así confía en que si Mariano Rajoy vuelve a presentarse a una investidura, seguirá teniendo como mínimo 170 diputados.

El dirigente del PP ha defendido que Guindos no comparezca ante el pleno del Congreso para explicar este asunto, alegando que este Parlamento no puede controlar a un Ejecutivo nombrado en 2011 y denunciando que lo que pretende la oposición es "escenificar el primer acto de precampaña electoral para unas terceras elecciones que el PP quiere evitar".

Y, en cuanto a si la sucesión de escándalos puede afectar las opciones de Mariano Rajoy de ser presidente del Gobierno, ha replicado que los ciudadanos le apoyaron y tiene "la legitimidad de las urnas". "Es lo que vamos a poner sobre la mesa para intentar formar gobierno y si tenemos que ir a terceras elecciones buscaremos la legitimidad de las urnas", ha añadido.

El PSOE, el "partido más corrupto de España"

Además, ha afeado al PSOE que pretenda gobernar con la bandera del "cambio" y la "regeneración", cuando es "el partido más corrupto de España" por número de imputados. "Me habla de cambio y de regeneración el PSOE, el PSOE de Andalucía; el partido que dejó a España en la ruina y en la crisis no es el cambio para España".

Por todo ello, ha confiado en que una vez que pasen las elecciones vascas y gallegas, "que lo modifican todo", el PP pueda volver a intentar la investidura y lograr los 176 escaños necesarios. "Es la primera vez que alguien va al Parlamento con 170 escaños y no consigue investidura", ha lamentado.