Público
Público

El mal sueño de Carme Chacón

La ministra compartió las cinco horas de cónclave sentada al lado de su rival

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La ministra compartió las cinco horas de cónclave sentada al lado de su rival.

No hubo confidencias ni sonrisas ante las cámaras entre la ministra de Defensa, Carme Chacón, y el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba. Durante el Comité Federal socialista, que se celebró ayer y en el que se abría oficialmente el proceso de primarias para elegir al candidato del PSOE para 2012, el rostro de Chacón reflejaba el duelo por el "paso atrás" dado el jueves cuando renunció a presentarse a las primarias.

Llegó caminando a la sede del partido, escoltada por el exministro José Corbacho y el expresident José Montilla, sin esconderse de los medios, pero mostrándose más seria de lo habitual. Una vez dentro, en la sala Ramón Rubial y manteniendo la posición de siempre entre Rubalcaba y el dirigente del PSE Rodolfo Ares , la titular de Defensa siguió las cinco horas del cónclave socialista con gesto adusto.

El "paso atrás" de Chacón recibe elogios de muchos barones

Sin apenas mirar al flanco derecho ocupado por el vicepresidente, Chacón se refugió en la charla esporádica con Ares. Casualmente, él fue el encargado de insistir en la celebración de un congreso para elegir al candidato y al secretario general, en lugar de celebrar primarias. La propuesta que sirvió de detonante a Chacón para reconsiderar su candidatura, anticipando los riesgos que tenía para el PSOE y para que José Luis Rodríguez Zapatero pudiese culminar su hoja de ruta en el Gobierno.Halagos 'en abierto'

El líder socialista agradeció la "generosidad" mostrada por Chacón con su retirada. "Agradezco su actitud y su valía", dijo en su intervención en abierto minutos antes de las 10.30 horas, para después apostillar que le "gusta hablar bien de todos los compañeros".

Rubalcaba ignoró a la ministra mientras Zapatero aludía a su generosidad

La señal de televisión de los socialistas, que segundos antes había mostrado a Rubalcaba sonriente tras los halagos del líder, privó a los espectadores de ver cómo recibía Chacón estas palabras. La retransmisión casi en directo (vía nuevas tecnologías) de las intervenciones de los miembros del Comité Federal, que son a puerta cerrada, provocó el malestar del vicesecretario general del PSOE, José Blanco. El número dos del partido amonestó a los presentes por desvirtuar la naturaleza de la reunión.

Como Zapatero, la mayoría de los intervenientes una treintena elogiaron a la ministra por haberse retirado y anteponer los intereses del partido a los suyos propios. El secretario general del PSM, Tomás Gómez, destacó que, sin ese paso atrás, "estaríamos en una situación diferente". Unánime fue, sin embargo, el apoyo a Rubalcaba como candidato tanto dentro como fuera del cónclave, porque la mayoría de los secretarios regionales del PSOE dieron una minirueda de prensa acabada su intervención. Por si quedaban dudas.

El único que ignoró a Chacón fue Rucalcaba, que eludió mencionarla en su intervención justo antes de finalizar el encuentro. Tuvo palabras para muchos compañeros, pero no para la titular de Defensa.