Publicado: 21.09.2016 21:02 |Actualizado: 21.09.2016 23:15

Maniobra de Sánchez para evitar
un motín de los críticos tras el 25-S

El secretario general convoca la Permanente del PSOE, donde cuenta con mayoría, en lugar de una Ejecutiva al completo antes del Comité Federal de octubre. 

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 10
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (3i), junto al secretario de Organización y Acción electoral, César Luena (2d), y el secretario de Acción Política y Ciudadana, Patxi López (d), la presidenta del partido, Micaela Navarro (2i), y el secretario

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (3i), junto al secretario de Organización y Acción electoral, César Luena (2d), y el secretario de Acción Política y Ciudadana, Patxi López (d), la presidenta del partido, Micaela Navarro (2i), y el secretario de Política Federal, Antonio Pradas (i), durante la reunión del Comité Federal del PSOE. EFE/Juan Carlos Hidalgo

MADRID.- El PSOE desveló el miércoles dos movimientos internos en el partido de mucha importancia. El primero, acabar con el baile de fechas del Comité Federal, que finalmente será el 1 de octubre. El segundo, que el líder del PSOE se blinda hasta ese encuentro y el lunes 26 de septiembre, tras las elecciones gallegas y vascas, ha convocado una Permanente en lugar de la Ejecutiva al completo.



La llamada Permanente está constituida por los miembros de la dirección que tienen área concreta y, en ese órgano, Sánchez cuenta con una mayoría holgada ante cualquier hipotético intento de motín, algo que no estaría tan claro si convocase a la Ejecutiva al completo, con miembros que sólo son vocales.

Podría darse una dimisión previa de la mayoría de los miembros de la Ejecutiva Federal, aunque no estén convocados, lo que llevaría a forzar un Congreso. Pero ni cuadran las cuentas, ni parece probable.

Sánchez estará más cómodo en la Permanente si tiene que asumir los previsibles malos resultados de las elecciones gallegas y vascas, y evitar una reunión turbulenta que podría haberse dado de convocar a todos sus miembros.

Al final Sánchez este lunes se reúne casi con todos los suyos y preparará la estrategia para un Comité Federal cinco días después que puede antojarse complicado… o no.

Previamente, Sánchez querrá intentar de forma clara y rápida un Gobierno con Podemos y Ciudadanos, y llevará al encuentro del máximo órgano de los socialistas lo que haya conseguido, o su propuestas, o la decisión sobre qué quieren hacer los socialistas. Ahí estará el debate.

Según fuentes consultadas, Sánchez quiere poner las cartas sobre la mesa y que cada cual se pronuncie en la dirección que debe actuar el PSOE. Sigue manteniéndose firme en no apoyar a Rajoy ni con la abstención, y sigue empeñado en buscar otras salidas… si quiere el PSOE.

Aseguran fuentes de Ferraz que retará a los críticos a posicionarse de forma clara y, de haber discrepancias, no le inquieta forzar la votación de las diferentes posturas.

Eso, en el último caso, porque previamente habrá intentos de consensuar posturas y de buscar una salida pactada, aunque los movimientos internos son impredecibles y hasta hay rumores que es el propio Pedro Sánchez quien podría convocar un Congreso y que volviera a decidir la militancia al nuevo líder del PSOE.

El ambiente es tan irrespirable en el partido que todas las batallas están abiertas y todas las jugarretas posibles se pueden dar. Las habrá por las dos partes.