Publicado: 07.10.2015 22:38 |Actualizado: 08.10.2015 09:23

La derecha maniobra para desbancar al presidente del tribunal que debe
juzgar a Mas por la consulta del 9-N

Sectores conservadores mueven la silla a Miguel Ángel Gimeno, presidente de la sala del TSJC que enjuicia la consulta alternativa. Está pendiente su renovación por el Consejo General del Poder Judicial y la tensión es "extrema" según ha podido saber 'Público'

Publicidad
Media: 3.45
Votos: 11
Comentarios:
El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Miguel Ángel Gimeno. EFE / Toni Garriga

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), Miguel Ángel Gimeno. EFE / Toni Garriga

MADRID.- El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJCat), Miguel Ángel Gimeno, está en el centro de un proceso de presiones al ser el tribunal que resolverá la querella contra Artur Mas y dos de sus consejeras por auspiciar la consulta alternativa del 9 de noviembre, a pesar de haber sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

La tensión es “extrema”, sostienen fuentes conocedoras de estas maniobras, mientras las presiones se suceden sotto voce para conseguir que la Sala de lo Civil y Penal del TSJCat siente en el banquillo —o archive, según el caso— a Mas, a su entonces vicepresidenta Joana Ortega y a su consejera de Educación Irene Rigau por la querella presentada contra ellos por la Fiscalía por cuatro delitos vinculados con la organización del 9-N: desobediencia, prevaricación, usurpación de funciones y malversación de fondos públicos.



Las presiones provienen del ámbito del órgano de gobierno de los jueces —el Consejo General del Poder Judicial—, así como de los aledaños de los partidos políticos implicados y los medios de comunicación.

Gimeno aguanta el tirón y hasta ha desmentido a la asociación de la cual fue portavoz
—Jueces para la Democracia (JpD)— que alertó del peligro de que el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, cesara al presidente del tribunal catalán por el 9-N. Tras ser presionado,

Este tira y afloja se produce en un momento en el que Gimeno está muy débil. Debe ser renovado en su cargo a finales de año por el CGPJ, cuando se cumplen sus cinco años de mandato.

Pero tiene enfrente a Carlos Lesmes, que en dos ocasiones le ha recriminado el haber retrasado hasta después de las elecciones del 27 de septiembre la declaración de Artur Mas y sus consejeras.

El tribunal en Catalunya no ha hecho otra cosa en este tiempo que seguir la senda marcada por el Tribunal Supremo, que retrasó la declaración de Manuel Chaves y José Antonio Griñán hasta después de las elecciones andaluzas de marzo pasado. Pero para Lesmes, Catalunya es diferente, y ya el 3 de abril le reprochó a Gimeno la tardanza en citar a Artur Mas.

Son precisamente estas presiones las que denunciaba la semana pasada JpD en su comunicado, sabedores de que existen antecedentes de que aquel que contraría a Lesmes acaba cesado.

De izquierda a derecha, el Fiscal Superior de Catalunya, José María Romero de Tejada; el conseller de Justícia, Germá Gordó; el presidente de la Generalitat, Artur Mas; y el presidente del TSJC, Miguel Angel Gimeno, en la apertura del año judicial en Cata

El presidente de la Generalitat, Artur Mas; y el presidente del TSJC, Miguel Angel Gimeno, en la apertura del año judicial en Catalunya. EFE / Andreu Dalmau

El presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo volvió a la carga contra Gimeno el pasado 8 de septiembre, durante la ceremonia de apertura del año judicial.

Gimeno reveló a Lesmes que Mas sería citado por el juez tras el 27-S. Dicho y hecho: en plena jornada de reflexión 'La Razón' publicó sobre la inminente declaración

Gimeno le reveló entonces que Mas y sus consejeras serían citados por el juez instructor de la causa nada más celebrarse las elecciones catalanas. Dicho y hecho: en plena jornada de reflexión del 27-S, el diario La Razón reveló la inminencia de esta declaración.

La reforma del CGPJ ha concentrado todo el poder su presidente, Carlos Lesmes, quien hace y deshace todo cuanto acontece en la cúpula judicial gracias a esa reforma que él mismo elaboró por encargo del PP.

Las presiones alcanzan tal punto, que se da por hecho que Lesmes va a acabar con el mandato de Miguel Ángel Gimeno. En principio, la renovación de su cargo tiene que producirse en diciembre.

Carlos Lesmes tiene previsto llevar al pleno del CGPJ de comienzos de enero la votación para elegir al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

Incluso ya circulan los nombres de los dos posibles sustitutos, ambos de la Asociación Profesional de la Magistratura: su antecesora, Eugènia Alegret y Fernando Lacaba, presidente de la Audiencia Provincial de Girona.

En medio de estas presiones, Miguel Ángel Gimeno ha optado por callar.